Sunday, August 21, 2011

Letting go

Se habla de Súper 8 con spoilers.



Creo que “Súper 8” es una película perjudicada por las expectativas que una poco adecuada publicidad previa ha creado sobre ella. No me refiero a un perjuicio en el aspecto económico evidentemente, sino más bien en la percepción actual que se tiene ahora y el recuerdo futuro que se tendrá de ella, si es que tal cosa preocupa a alguno de sus autores.

A pesar de lo mucho que se ha hablado de esta producción en los meses previos al estreno de la misma he intentado no demasiadas de muchas cosas (algo que siempre procuro hacer cuando ya he tomado la decisión de ir a ver una película), aunque al final terminé por enterarme de algunas. Sobre todo se destacaba el hecho de que el filme estuviese producido por Steven Spielberg y dirigido por J.J. Abrams (uno de los máximos responsables de “Lost” posiblemente la serie de televisión más importante en lo que llevamos de siglo). Parecía como si el cineasta que cambió la industria del séptimo arte en los setenta y ochenta fuera a traspasar la antorcha de la sabiduría a la generación que (según su nota biográfica Abrams nació en 1966) había crecido viendo su cine, además estaba la circunstancia de que la acción de “Súper 8” tenía lugar precisamente en los años dorados del rey Midas de Hollywood y de que la trama tenía algo que ver con el tema de los alienígenas. Todo esto hizo que abundaran comentarios del tipo “vuelta al gran cine popular de los ochenta” o “el E.T. del siglo XXI”.






Una vez visionado el filme hay que decir que no se trata de nada de eso. Para empezar “Súper 8” es una película que se podría haber hecho perfectamente incluso si no hubieran existido “E.T.” o “Encuentros en la tercera fase”, y tampoco es una vuelta al cine de los ochenta, primero porque tal cosa no es posible, no se puede filmar una película de 2011 como si estuviera hecha en 1982, sólo se puede intentar hacer una recreación y ni siquiera se puede decir que tal cosa se haya logrado puesto que no hay nada que nos indique tal cosa, demonios técnicamente NI SIQUIERA la acción de la película se desarrolla en la década pegajosa, ya que tiene lugar en el verano del 80 (algo que sólo averiguamos cuando nos fijamos en la lápida de la tumba materna).

Así pues si lo que se pretendía era algo de eso (lo que ya es mucho suponer) el resultado es desde luego un fracaso. De hecho incluso el propio título de la película es engañoso puesto que la importancia que en la acción tiene lugar la película filmada en 8 milímetros que los niños están rodando es nimia y lo que en teoría tendría que ser el punto culminante del argumento (esto es la visión de lo que ha rodado la cámara durante el accidente ferroviario) resulta sorprendentemente anticlimático.





¿Qué es entonces Súper 8? Pues desde luego nada de lo que muchos esperaban que fuera, es simplemente un filme de aventuras con niños, ambientado en uno de esos pequeños pueblos norteamericanos que tan familiares se han hecho a los espectadores del resto del mundo, con una trama de suspense (que, como suele ser habitual, funciona mejor cuanto menos se sabe y decae en cuanto el argumento pone las cartas sobre la mesa), con una estructura de guión en la que es mejor no pararse a pensar demasiado, con multitud de referencias (además de las ya señaladas habría que añadir otras como “La cosa” o “Cloverfield” en lo referido al aspecto de la progresiva revelación de la naturaleza del monstruo por más que esta última pueda ser tomada como anti-referencia para mostrar de qué modo se puede reescribir un argumento clásico bajo una óptica novedosa), con un mensaje indescifrable (que sólo se revela en parte al final y que de todos modos resulta demasiado endeble para ser tenido en cuenta) y que sólo funciona en tanto en cuanto se abandonen las expectativas previas y se entra en alguna clase de empatía con los jóvenes protagonistas de la historia (algo a lo que no ayuda precisamente el lamentable doblaje del que suelen ser objeto los niños actores en nuestro país). Quizás por ello son todas las escenas que tienen que ver con la pandilla las que despiertan alguna clase de reacción entre la audiencia y es ese corto que funciona como epílogo de la sesión el único momento que se puede calificar como memorable de esta película.

Y eso es todo lo que tengo que decir del gran estreno del verano de 2011.



8 Comments:

Blogger Mer said...

Es cierto que esperábamos muchísimo. Pero ya no sólo por venir de quien venía, sino porque el trailer nos prometía algo que jamás se cumple. En esa cinta no hay nada que nos interese!!!! ya sabemos que se trata de un monstruo y lo peor, lo sabemos antes que los niños.

10:30 AM  
Blogger SisterBoy said...

Por eso digo que una vez que abandonas las expectativas te puedes relajar y ver una simpática peli de aventuras con niños. A mi amigo Little le ha encantado porque dice que es como Los goonies, Exploradores, El vuelo del navegante, etc...

10:54 AM  
Blogger Miqueldps said...

A mí la verdad me aburrio bastante todo manido y previsible. Así como el final absolutamente previsible,

Saludos!

2:10 AM  
Blogger SisterBoy said...

Además eso de un subtarráneo donde se construye una nave ya se le ocurrió a Carpenter :)

Bienvenido al blog bytheway

9:31 AM  
Blogger El Impenitente said...

Entonces, a Abrams, ¿dentro de qué grupo lo metemos entre los nacidos en el glorioso año de 1966? ¿Junto a Cindy Crawford, Futre, Pantic o Romario? ¿O junto a Leticia Sabater, el padre Apeles o Hristo Stoichkov?

1:20 AM  
Blogger SisterBoy said...

Yo le pondría junto a Leticia Sabater, seguro que de ahí SÍ que se saldría una película novedosa.

9:19 AM  
Blogger littlebab said...

A todos los treintañeros debe gustarles esta peli. Si hay alguno a quien no le guste, es que no tiene corazón :(

9:00 AM  
Blogger SisterBoy said...

Yo soy cuarenton

1:36 PM  

Post a Comment

<< Home