Tuesday, April 24, 2007

El buen pastor

En la película de 1959 “The F.B.I. story” el director Mervyn LeRoy trataba durante los 149 minutos de duración del filme de resumir la historia de la oficina federal a través de la biografía de uno de sus agentes (interpretado por James Stewart). La película alternaba sucesos históricos (la lucha contra el Ku Klux Klan, la persecución de los gangsters de la época de la Depresión, etc…) con escenas familiares del agente Hardesty que incluían los problemas conyugales del funcionario causados por su absorbente trabajo.

¿Se puede decir que “El buen pastor” es un experimento cinematográfico semejante a aquel? No exactamente.

Es cierto que al igual que en la película de LeRoy se traza el recorrido de una institución fundamental en la historia de la Norteamérica del pasado siglo, que en este caso es la C.I.A, y se hace también a través de la vida de uno de sus miembros. La diferencia no estriba, como pudiera parecer en un principio, en el distinto tono en el que se aborda la historia. La película de 1959 era desde luego una glosa de las excelencias del F.B.I. sin el menor resquicio a nada que no fueran alabanzas pero “El buen pastor” no es en absoluto una película critica con la C.I.A o al menos no de manera explicita. Los diferentes (y oscuros) acontecimientos en los que se ve envuelta la Agencia son mostrados de forma neutra y ninguno de los agentes que intervienen en dichos acontecimientos muestran ninguna clase de escrúpulo o arrepentimiento en hacer su trabajo ya se trate de, sabotaje, tortura o asesinato. “El buen pastor” no glorifica pero tampoco condena.

Yo pienso que en realidad Robert de Niro no cuenta la historia de la C.I.A. a través de un hombre sino que cuenta la historia de un hombre a través de la C.I.A. De hecho si algún otro filme tuve en la cabeza mientras veía esta película era sin duda “El Padrino” un título al que creo que se homenajea continuamente. Al igual que en la película de Francis Ford Coppola el protagonista de “El buen pastor” es un hombre que, bajo la influencia de un espectro paternal omnipresente, se pone al servicio de un poder superior al que consagra su vida, por el que sacrifica su propia libertad y el bienestar de su familia y por el que comete toda clase de crímenes incluyendo (al igual que ocurre en “El Padrino”) uno que afecta a su propia sangre.

Este poder superior no es ni siquiera los Estados Unidos o un concepto algo más idealista de democracia y libertad sino más bien un clase social compuesta por blancos, anglosajones y protestantes, los verdaderos fundadores de la patria (irlandeses, judíos, negros e italianos son simples invitados). Al igual que Michael Corleone, Edward Bell (interpretado por Matt Damon al que sólo puede reprochársele su incapacidad para hacer envejecer a un personaje que en la película se desenvuelve a través de un periodo de veinte años) puede sentir horror o remordimiento (nunca mostrado directamente) por sus actos pero en ningún caso vacilará en llevarlos acabo. Su lealtad a la familia (o a la Agencia) es lo que da sentido a su vida, por lo que ha tenido que luchar para lograr la aceptación y lo que le garantiza su lugar en el mundo.

En mi opinión estamos no sólo ante un homenaje de Robert de Niro a la obra maestra de Coppola sino en general al cine de los años setenta en el que él participó de forma tan intensa. No me refiero a un homenaje en el aspecto formal (como yo mismo supuse erróneamente en un principio) sino sobre todo en el aspecto temático al recuperar un cine con una fuerte carga política, dirigido sobre todo a un público adulto (que además tenga alguna clase de conocimiento sobre los sucesos históricos del siglo XX), en el que la carga ideológica del argumento descansa sobre todo en la narración y en la que los personajes se explican a sí mismos exclusivamente a través de sus actos. Un tipo de cine desde luego que necesita tiempo (no voy a decir que los 167 minutos de duración de la película no se notan pero en ningún momento me resultó aburrida), contención y elegancia en la puesta en escena algo que “El buen pastor” tiene de sobra.

Labels:

12 Comments:

Blogger 3'14 said...

¡Pero que bien se expresa mi niño! Ni queriendo podría haberlo explicado mejor. Acercando posiciones Sisterboy, en esta ocasión coincidimos. Y que conste que aun las veces que hemos estado en desacuerdo tu forma de narrar siempre mantiene un nivel inmejorable.

El “problema” de Damon es que por mucho que quiera no se quita esa cara de niño que tiene… Es cierto que durante la trama había momentos en los que de ser por su aspecto costaba identificar si estábamos en el 45 o en el 65… Supongo que en parte por eso le pusieron como partenier a la Jolie, otra a la que le cuesta “envejecer” (todavía me dan escalofríos al recordar aquel horror de “Alejandro Magno”) Aunque en esta ocasión lo consiguen un poco más, la caracterización de una Angelina demacrada y castigada por la amargura e infelicidad, esta bien lograda. Por no hablar de su actuación. Con el potencial que tiene y lo poco aprovechada que está esta chica.

SPOILER:
Me encantó esa “debilidad” final: Todos necesitamos ocultar algún secreto, propio, individual e intransferible.

11:20 PM  
Blogger SisterBoy said...

Sí es como Michael J. Fox lo cual tiene una parte buena (podrá hacer toda su vida de tipo de entre los veintimuchos y los treinta y pocos) y su parte mala (nunca podrá interpretar de forma convincente a alguien de cuarenta años ni siquiera cuando los tenga).









SPOILER

Por cierto que George Bush padre estuvo en Skull and Bones me pregunto que secreto contaria (Tengo un hijo tonto que....)

12:34 AM  
Blogger Arual said...

Pues sí Pi como se expresa Sisterboy xddd, en fin que EL BUEN PASTOR es un film contenido y elegante como tú dices que hay que aplaudir. Y a mí tampoco se me hicieron largas esas casi tres horas de metraje, más bien al contrario.
Saludos!!

1:03 PM  
Blogger SisterBoy said...

Gracias Arual aunque te conozco por ser un consumado comentarista de mis blogs preferidos creo que este es el primer comment que haces aqui asi pues bienvenido.

2:25 PM  
Blogger Vargtimen said...

Pues me sumo a la opinión general de que te expresas muy bien.

La película aún no he podido verla por falta de tiempo. Y es que 3 horas libres por ahí sueltas son complicadas de encontrar, pero tengo muchas ganas.

La que ví fue "Sunshine". Empieza aburrida, luego se pone muy interesante y los últimos 20 minutos son un refrito caótico de Alien que la echan a perder :P

3:38 PM  
Blogger SisterBoy said...

Se avecina La fuente de la vida de Aranofki. Todo el mundo habla pestes de ella, no me la pierdo :)

3:54 PM  
Blogger The Big Kahuna said...

A mí la de De Niro me recordó también al cine de Pakula, a TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE o EL ÚLTIMO TESTIGO. Hombre, a Pakula le habría salido totalmente distinta, más seca, pero yo echaba en falta ese tipo de tramas.

6:34 AM  
Blogger SisterBoy said...

A mi los dos últimos números del Dirigido me han hecho caer en un terrible ataque de nostalgia por el gran cine de los setenta ya sea en el aspecto politico como en el policiaco.

Por cierto Big bienvenido al blog que no recuerdo interevencioens tuyas anteriores.

6:46 AM  
Blogger Zar Polosco said...

¿Y es tan buena como "El padrino"?
¿Y es tan buena como "El padrino II"?
¿Y es tan buena, aunque no sea tan buena (Sofía, Sofía), como "El padrino III"?

8:54 AM  
Blogger Arual said...

Gracias Sisterboy pero me temo que soy comentaristaaa en femenino, jeje!
Opino como Vargtimen que el final de SUNSHINE la estropea por completo... una pena!!

10:42 AM  
Blogger SisterBoy said...

Bueno Zar yo siempre he dicho que puesto a tener influencias mejor tener influencias de las pelis buenas. Quiero decir: mejor homenajear a 2El Padrino" y "El Padrino II" que a "Esta abuela es un peligro" ;)

De todos modos es bastante mejor que "El Padrino III" lo que no supone tampoco ninguna hazaña.

Arual mis disculpas, no olvidare esta nueva información en el "Expediene Arual" :)

10:50 AM  
Anonymous Anonymous said...

emm.. 10x for post!

8:09 PM  

Post a Comment

<< Home