Sunday, May 06, 2007

Ojos fijos e imperturbables que no parpadeaban jamas



Como no se me ocurre nada y ya no tengo la sección semanal que me salvaba el blog tres o cuatro días voy a recurrir a algo que escribí para la pagina de Anika hace seis años http://www.ciberanika.com/.

Los datos sobre la biografía y el estilo de Lovecraft han sido recogidos de varios prólogos de las diferentes obras recopilatorias de sus cuentos. Estos escritos constituyen también la base del epílogo donde se analiza el relato elegido como muestra de su obra De todos estos prólogos quiero destacar el de Rafael Llopis (“Los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft y otros” Alianza Editorial) cuya lectura recomiendo a todos los seguidores del hombre de Nueva Inglaterra.





BIOGRAFIA

Howard Philips Lovecraft nació en la ciudad de Providence en el estado de Rhode Island (E.E.U.U.) el 20 de Agosto de 1890. Su padre Winfield Scott Lovecraft era un viajante de comercio que falleció cuando Howard tenía ocho años. Siendo hijo único se educo exclusivamente entre adultos: su madre, Sarah Susan Phillips, sus abuelos maternos y las dos hermanas de su madre.

Durante su infancia y adolescencia se dedicó sobre todo a la lectura, en especial “Las Mil y Una Noches”, leyendas del paganismo clásico, tratados de Astronomía y muchos escritores del siglo XVIII. Su primer relato, “La bestia de la cueva” (imitación de los cuentos terroríficos de la tradición gótica) fue escrito a los quince años de edad, pero no fue hasta 1908 que vio publicado su primera obra: “El alquimista”.

Ya entrado en la veintena se inclino por el estilo de Lord Dunsany y en 1917 a la edad de veintisiete años publicó el relato fantástico “Dagon”, en la revista Weird Tales donde posteriormente vieron la luz otros relatos suyos.

En 1921 fallece su madre tras pasar una larga temporada ingresada en un sanatorio. Aquel mismo año, acuciado por necesidades económicas, comienza a ganarse la vida como crítico y corrector de pruebas. Por aquello años empezó a mantener relaciones epistolares con varias personas interesadas en sus relatos, algunas de las cuales se convertirían posteriormente en escritores y algunas incluso en escritores bastante conocidos como en el caso de Robert Bloch








En esta época comenzaron a gestarse los mitos de Cthulhu El primero de sus relatos perteneciente a este ciclo es “La ciudad sin Nombre” (1921). Posteriormente y a partir de “La llamada de Cthulhu” (1926), los mitos adquieren su forma adulta y definitiva con la colaboración de todo su círculo de amistades.


También en esta época data su amistad con Sonia Greene, diez años mayor que el con la que se casaría en 1924. La pareja se marchó a vivir a Brooklyn, Nueva York pero se separó dos años más tarde.








Lovecraft regresó a Providence donde permanecería ya para siempre a excepción de algunos breves viajes. A finales de febrero de 1937 ingresó en el Hospital Jane Brown Memorial, de Providence. Allí murió a primeras horas de la mañana del 15 de Marzo de 1937 a la edad de cuarenta y siete años víctima de un cáncer intestinal complicado con la enfermedad de Bright. Fue enterrado tres días después en el panteón de su abuelo Philips en el cementerio de Swann Point; aunque su nombre esta inscrito en la columna central, ninguna lápida señala su tumba.




Después de su muerte, sus amigos y admiradores se dedicaron a recopilar sus cuentos dispersos o inéditos y a publicarlos. Se creó una editorial llamada Arkham House que tuvo un éxito cada vez mayor. Cabe citar las recopilaciones “Beyond the wall of sleep” 1943; “The Weird Shadow Over Insmouth” 1944, y “The Dunwich Horror” 1945.


EL ESTILO DE LOVECRAFT


Los relatos de H.P. Lovecraft poseen dos características principales, que a menudo aparecen mezcladas. Por un lado son fantásticos, al estilo del ya mencionado Lord Dunsany, y por otro son extrañas y terribles visiones cósmicas que revelan influencias de Edgar Allan Poe, Algernoon Blackwood y Arthur Machen.

La primera época conocida como "época dunsaniana" a la que pertenecen sus primeros cuentos publicados está invadida del irrealismo onírico, del fondo numinoso de religión arcaica, de los nombres sonoros de dioses olvidados, de la descripción de templos sepultados y de civilizaciones perdidas que cristalizaron en un mundo onírico que no fue solo épico y legendario como el de este su primer maestro, sino terrorífico también, elemento añadido por Lovecraft y que constituía para el un ingrediente imprescindible.








Con el tiempo sin embargo la vía puramente onírica de Dunsany y su estilo maravilloso y poético comenzaron a serle insuficientes. Coincidiendo según algunos críticos de su obra con su apertura al mundo exterior como consecuencia de la muerte de su madre, Lovecraft necesitaba de una estructura mas verosímil que contara con el apoyo de la razón, de la ciencia y de la realidad. De manera que la conocida estructura dunsaniana fue asimilando estos elementos nuevos hasta que se produjo el salto dialéctico a su fase madura, la de los Mitos de Cthulhu.


En esta nueva etapa destacan como se ha señalado la influencia de dos escritores, uno es Arthur Machen del que tomó los cultos de la antigüedad clásica, los afanes arqueológicos, las doctrinas esotéricas de ciertas sociedades secretas, el materialismo de explicar lo sobrenatural mediante ciertos secretos científicos hoy olvidados.

El otro es Algernoon Blackwood del cual tomó la idea de la existencia de seres primordiales que han sobrevivido hasta nuestros días y la idea de que el universo no es nada sin la presencia de ciertas fuerzas elementales de la naturaleza, teorías ambas que se resumirían en una frase de este autor: "Es concebible que tales potencias o seres hayan sobrevivido desde una época infinitamente remota en que la conciencia se manifestaba quizá a través de cuerpos y formas que ya hace tiempo se retiraron ante la marea de la ascendiente humanidad, formas de las que solo la poesía y la leyenda han conservado un fugaz recuerdo bajo el nombre de dioses, monstruos, seres míticos de toda clase y especie".

Estos rasgos temáticos son identificados por el lector como el tema principal de la fase de los mitos cosa que el mismo Lovecraft explicaba: “Todos mis relatos, por desconectados entre sí que puedan parecer, están basados en la misma idea: la de que este mundo estuvo habitado en otra época por otra raza, la cual fue expulsada del planeta por practicar la magia negra, y ahora vive en un plano exterior, acechando la ocasión de volver a tomar posesión de la Tierra.”


Además de estas dos influencias, los mitos se alimentaron de múltiples aportaciones debidas a las lecturas e ideas de Lovecraft y de su círculo de amigos, así se añadieron elementos de la literatura de ciencia ficción, del ocultismo y de las religiones esotéricas.

De esta manera el mundo onírico se transforma en realismo formal donde se contraponen la realidad objetiva y materialista, la razón y la conciencia frente a lo irracional y lo oculto. Y esta es verdaderamente la gran aportación de Lovecraft y sus colegas, en un mundo materialista y científico la explicación meramente sobrenatural cada vez convence menos, el relato fantástico necesita de visos de verosimilitud, no se trata sin embargo de hacerlo pasar por verdad científica objetiva, pero sí de darle un tinte de verdad que lo haga aceptable en un nivel estético.

Retomando de nuevo las palabras de Lovecraft: “El principio fundamental debe ser el de una exposición científica -puesto que ese es el modo normal de presentar un hecho nuevo al conocimiento existente-, y no debe modificarse mientras el relato se desliza gradualmente de lo posible a lo imposible”. “La ficción espectral debe ser realista y atmosférica, sin perder nunca de vista que el escenario, el ambiente y los fenómenos son más importantes para el efecto que se desea causar que los personajes y la trama. El impacto de una narración fantástica reside simplemente en la violación de una ley cósmica considerada como absoluta –una huida imaginativa de la realidad- puesto que los héroes lógicos son los fenómenos, mas que las personas.”


Esta formula que ha sido bautizada como “cuento materialista de terror” exigía por consiguiente el abandono de los países y tierras míticas de antaño y su transposición a la geografía conocida que en el caso de Lovecraft son las costas atlánticas del territorio llamado Nueva Inglaterra que incluye los estados de Connecticut, Maine, Nueva Hampshire, Vermont, Massachusets y el propio Rhode Island. Aquí bajo diferentes nombres inventados pero conservando en esencia el ambiente que destilaban esos pueblos y ciudades costeras (que Lovecraft conocía tan bien) tienen lugar gran parte de sus relatos.






Su horror al mar también se integra perfectamente con los demás elementos de sus cuentos: Cthulhu, máximo símbolo de este universo fantástico, yace en el fondo del mar, los seres híbridos de sus relatos a menudo son cruces de hombres y bestias marinas, los barrios portuarios, el olor a pescado corrompido son, en sus relatos, signo inequívoco de la presencia del mal.


En entonces de ese mar gigantesco y misterioso (probablemente el único territorio sobre la tierra capaz quizás de albergar lo desconocido) de donde surgen muchos de sus espantos que están encarnados no en puros dioses, ni en figuras oníricas sino en seres materiales (aunque de una materia distinta y ajena a la que conocemos) que habrían venido a la Tierra mucho antes que el hombre. Estos seres son personificaciones de los arquetipos más aterradores y primitivos, de los monstruos más antiguos de nuestro abismo interior. Estos monstruos nunca domesticados, se manifiestan de nuevo con todo su poder cuando, en el sueño (una de las pocas puertas abiertas a ese abismo interior), descendemos a las profundidades del alma donde habitan.


Aquí se produce la lucha entre los Primordiales encarnación de nuestros terrores y deseos más ancestrales, y la razón que los hundió en los abismos del subconsciente desde donde sueñan con regresar y volver a dominar el mundo. Es la lucha del interior entre la razón y el abismo que se manifiesta en la contemplación alucinada del hombre moderno enfrentada a los demonios de los tiempos remotos.


Este razonamiento sobre el significado de los mitos de Chtulhu ha sido explicado por algunos críticos de la obra de Lovecraft como consecuencia de su propia personalidad y de su desdichada y solitaria vida. Lovecraft nunca creyó en la abstracta y estéril mitología cristiana que imperaba en torno suyo, en cambio fue desde su infancia un devoto de los cuentos de hadas y de las Mil y Una Noches, en los que tampoco creía, pero los cuales, pareciéndole tan inciertos como La Biblia le resultaban mucho mas placenteros.


Así pues lejos de creer en magias y esoterismos Lovecraft fue siempre un hombre lógico, materialista, racionalista, ateo. Sin embargo esta inevitable conclusión a la que llegaba sobre el mundo en el que vivía se transformaba también en angustia y decepción, ¡Qué pena que el mundo sea bajo y miserable! ¡Qué pena que los sueños sean tan solo eso!. Era pues un hombre que no creía en nada pero que se sentía profundamente desdichado por ello.


Al descubrir que la religión era un absurdo quedó en él un vacío que intentó llenar con un mundo místico imaginario, así pues su literatura funciona sobre todo como una evasión en la que supo transmutar sus dolores en arte. En sus relatos encontró expresión mítica la vida reprimida de sus sentimientos, en ellos supo sublimar las fantasías que rechazaba su intelecto formalista
Lovecraft aludió a su afición a lo fantástico diciendo que se trataba de “una característica de la personalidad, cuya fuente solo puede ser rastreada por un psiquiatra o un biólogo...El objetivo de una narración es el de reflejar una emoción, o una situación real de la vida, y si se tiene en cuenta la influencia que lo fantástico ejerce sobre nuestras emociones y sobre nuestra vida hay que convenir en la necesidad de la narración fantástica como forma literaria, ya que el sentimiento de lo misterioso es una emoción auténticamente humana”.


Los viejos mitos y leyendas de la antigüedad abolidas por el racionalismo del siglo XVIII y recuperados por el Romanticismo de un modo puramente estético se convierten así en esta etapa en una defensa, una huida ante el vacío existencial que nos ha dejado una ciencia y una razón empeñadas en que comprendamos que el mundo no es otra cosa que lo que en realidad es, pero de algún los mitos de Chulthu recogen de ese mundo racional y moderno lo que les interesa y luego lo subvierten y transforman hasta convertirlo en un caos cósmico nacido de los abismos de tiempos remotos. Veamos un ejemplo de ello.



THE SHADOW OVER INSMOUTH








PROLOGO
Este relato publicado en 1931 ha sido elegido por dos motivos, primero porque es un ejemplo muy claro de la época mas celebre del escritor conocida como la de “Los mitos de Cthulhu” y segundo porque particularmente lo considero el más terrorífico de cuantos he leído del hombre de Providence y casi diría que de cuantos he leído del género.
Recomiendo a todas las personas interesadas en este modesto comentario que por supuesto lean primero el relato
“, no podía sustraerme a la sensación de que en todo momento me vigilaban unos ojos ocultos, taimados y fijos que no parpadeaban jamás”. La Sombra sobre Innsmouth, H.P. Lovecraft.

SINOPSIS
Innsmouth es como Arkham, o Miskatonic el nombre imaginario, pero perteneciente a la geografía real, de la región de Nueva Inglaterra El narrador en primera persona del relato oye hablar de esta localidad de modo casual en la estación de ferrocarril de Newburyport donde se encuentra haciendo escala en un viaje de placer.


Los rumores sobre pactos con demonios del mar, plagas misteriosas, extrañas joyas sacadas nadie sabe de donde, milagrosas capturas de pescado de tamaño descomunal así como ciertos detalles sobre el insólito aspecto físico de los habitantes del pueblo espolean la curiosidad del viajero que decide averiguar algo más sobre Innsmouth.


Sus investigaciones le llevan al museo local donde se haya expuesta una de esas joyas llegadas desde el pueblo misterioso, la contemplación de esa joya, una tiara adornada con figuras de extrañas criaturas híbridas despierta en el hombre una extraña sensación de familiaridad. En el mismo museo le mencionan también la existencia en el pueblo de cierto culto conocido como “Orden Esotérica de Dagon” al que son adeptos la práctica totalidad de sus escasos habitantes. El viajero decide en contra de los numerosos consejos que recibe en Newburyport acudir al día siguiente a visitar el pueblo tomando el autobús de línea. Quizás la idea de visitar un pueblo maldito en autobús no le pareció a Lovecraft demasiado terrorífica para lo cual adornó el viaje haciendo al narrador el único ocupante del vehiculo que además de estar en un estado cochambroso era conducido por un individuo “de aspecto siniestro”.


La descripción del recorrido del autobús por un Insmouth sembrado de construcciones ruinosas y decadentes e invadido por un persistente y nauseabundo olor a pescado podrido va sumergiendo cada vez más al lector en una atmósfera preñada de inquietud y amenaza, en palabras literales del narrador “El interminable espectáculo de callejones desiertos y fachadas miserables, la infinidad de cuchitriles oscuros, vacíos, abandonados a las telarañas y a la carcoma, provocan un temor que ninguna filosofía puede disipar.”


El visitante recorre el pueblo encontrando más de lo mismo, casas convertidas en escombros, factorías abandonadas y grupos de paisanos silenciosos y hoscos de andar torpe y bamboleante reconocibles en seguida por tener la “pinta de Innsmouth” manifestada sobre todo en sus ojos fijos e imperturbables que no pestañean jamás, todos jóvenes, no se ven ancianos por ningún sitio, tampoco se ven perros ni gatos, las ventanas de los pisos altos cerradas y clavadas con tablas.


Cada vez más inquieto el visitante desea marcharse cuanto antes pero una vez más la curiosidad vence a la prudencia. Al tropezarse con un anciano borrachín del cual le han comentando (en una tienda de comestibles atendida por un forastero como él) que suele contar disparatadas leyendas sobre el pueblo, decide abordarle con la ayuda de una botella de whisky.


El anciano borracho le cuenta una historia fantástica sobre el origen de la maldición que ha caído sobre Innsmouth. Hace muchos años algunos marineros del pueblo llegaron a un archipiélago de los Mares del Sur, en una de las islas había una gran abundancia de pescado cuando en la otras apenas se sacaba para malvivir, además había muchos objetos de una extraña clase de oro con motivos labrados mostrando unos seres monstruosos mitad peces mitad ranas. Interrogando a los nativos se enteraron de que andaban en tratos con esas criaturas que procedían de los abismos marinos donde habitaban en ciudades bajo el agua. A cambio de sacrificios humano, las bestias del mar les entregan el oro y toda la pesca que quisieran. Con el tiempo aquellos seres llegaron a mezclar su sangre con los humanos dando como resultado criaturas híbridas que nacían con apariencia humana pero que con el tiempo se volvían como los seres del abismo y terminaban arrojándose al agua para vivir entre ellos una vida inmortal.


Los nativos enseñaron a los marineros los ritos y conjuros necesarios para invocar a las bestias del mar que estaban diseminadas por todo el mundo de manera que en cualquier parte del océano se podía dar con ellos.


Los marineros de regreso a Innsmouth trajeron consigo aquellos rituales presentándolos como la solución para la decadencia económica del pueblo y conminaron a sus paisanos a abandonar los inútiles ritos cristianos y adoptar la religión de la Orden Esotérica del Dagon.


El visitante queda conmovido por la historia aunque sin acabar de creérsela. Aun así decide abandonar cuanto antes el pueblo que le resulta cada vez más aborrecible, ¿hará falta decir lo que sucede entonces?, al llegar a la estación del autobús el conductor le comunica “con un repugnante acento gutural” que el autobús está estropeado así que no tendrá más remedio que pasar la noche en el hotel del pueblo...


En una habitación de aspecto lúgubre, en medio de una “atmósfera de humedad estancada, lo que me sugería inevitablemente emanaciones de putrefacción y muerte” va llegando la noche.
En medio del silencio y la oscuridad empiezan a oírse ruidos de pasos furtivos, alguien intenta entrar en la habitación sin conseguirlo, se oyen gruñidos que no guardan relación con ningún lenguaje humano, la luz eléctrica ha sido cortada, el forastero siente la necesidad de escapar de allí cuanto antes, los inhumanos gruñidos van en aumento, el olor a pescado se hace mas fuerte, alguien comienza a embestir la puerta, parece como si una horda se hubiera reunido en el pasillo con la intención de entrar en la habitación del modo que sea, el forastero huye del siniestro edificio descolgándose por una ventana. A pesar de los explícitos horrores que se verán más tarde yo considero este pasaje como uno de los más terroríficos debido a esa sutil uso de la oscura soledad llena de extraños ruidos y olores.


Una vez en la calle el visitante ve como una tropa de individuos bamboleantes sale del Hotel en su persecución comandadas por una figura coronada por una tiara, la misma que había visto en el museo de Newburyport.


Nuestro hombre huye por las calles del pueblo tan solo alumbradas por la luna, por las aceras resuenan los pasos enérgicos y los gritos guturales de sus perseguidores. El fugitivo se dirige por las vías abandonadas del tren hacia las afueras del pueblo. Sólo tiene que atravesar el punto en el que estas vías cruzan la carretera principal y estará a salvo pero antes de llegar escucha el ruido de la horda aullante que se acerca precisamente por esa carretera de modo que tiene que esperar a que pasen por el punto que cruza la vía y se alejen para proseguir su huida. Sabe que va a ver a sus perseguidores de cerca por primera vez en aquella encrucijada bañada por la luz de la luna, se propone cerrar los ojos para no mirarles pero ... ya sabemos que no lo hará, “Entonces no pude resistir más, y abrí los ojos”.


Interrumpimos aquí el relato por si alguien desoyendo los consejos ha decidido leer la sinopsis sin haber leído previamente el cuento. Además tampoco se trata aquí de contar punto por punto lo que Lovecraft ya escribió a la perfección.


EPILOGO


En este cuento se manifiestan, como se ha dicho al principio, casi todas las claves que configuran los mitos de Cthulhu. No en vano está publicado en 1931 cuando la elaboración de los mitos estaba en su apogeo, el primero de ellos 2La ciudad sin nombre” había sido publicado en 1921 y el último “El morador de las tinieblas” en 1935.


Encontramos aquí la descripción de ciudades sumergidas en las profundidades del mar habitadas por criaturas que aguardan el momento de volver al mundo que una vez fue suyo y encontramos también descripciones de las decadentes poblaciones rurales de Nueva Inglaterra y sus huraños habitantes.


Asimismo en este como en los otros relatos se manifiesta la contradicción entre el racionalismo mecanicista y el anhelo de sueños numinosos que estaban ligados a la imagen mítica del pasado, un pasado dominado por las fuerzas del mal pero que son al fin y al cabo nuestro propio pasado manifestado en símbolos que perviven en nuestro subconsciente. El narrador va reconociendo progresivamente en los horrores contemplados su propio origen, su pertenencia a ese pasado abismal, al principio es un extraño, el único ser normal en un lugar enfermo que adopta la actitud del espectador alucinado (al fin y al cabo un “alter ego” de su propia actitud ante la vida y ante sus semejantes) pero que acaba por descubrir que él mismo es mucho mas monstruoso aun.
El descubrimiento de su hermandad con las criaturas del abismo seria así una metáfora sobre la revelación al ego racionalista de la existencia de su propio substrato irracional, ese “terror ancestral que yace en todos nosotros como denominador común”. El monstruo está dormido en nuestro interior.


Pero como se ha visto también anteriormente la transposición a la escritura de estas inquietudes están revestidas de un armazón físico palpable. Innsmouth es un nombre inventado pero perteneciente al mundo real, es un pueblo señalado en el mapa, con un pasado recogido en los anales de las bibliotecas y aunque aislado se puede llegar hasta él simplemente cogiendo el autobús. La descripción de las ruinas del pueblo es inquietante pero perceptible a través de los sentidos y no se diferencia mucho de la que cualquier viajero pudiera contemplar en pueblo en decadencia. Los habitante de Innsmouth tienen un aspecto desasosegante pero al fin y al cabo humano y en un primer momento el narrador de la historia achaca dicho aspecto a la endogamia. El horror de Innsmouth es un pues y hasta ese terrible momento en la encrucijada bañada por la luz de la luna un horror verosímil. Además todo lo ocurrido a partir de dicho momento puede ser igualmente interpretado de forma racional como producto de alucinaciones provocadas por el miedo.


Como conclusión es de señalar una última característica que resulta ser la más inquietante en la lectura de este y otros relatos de Lovecraft. Según muchos de sus analistas el escritor de Providence manifestaba un profundo sentimiento racista. En su niñez su madre le contaba que su familia provenía de Inglaterra y que él era por tanto de estirpe británica y por consiguiente ajeno al terrible país en el que vivían. Más tarde manifestaría un sentimiento enormemente reaccionario. Sentía una gran predilección por el siglo XVIII en particular y por todo lo antiguo en general a la par que un miedo visceral por todo lo nuevo, incluso deploraba la independencia de su país, se consideraba británico al cien por cien y adoraba todo lo que le recordase el pasado colonial de su patria.


Amaba la Nueva Inglaterra colonial porque aún no había sido mancillada por según sus propias palabras “esa chusma de extranjeros miserables venidos de la Europa Continental”. En una de sus cartas relata un viaje a los barrios bajos de Nueva York y dice que se vio obligado a caminar por el centro de la calzada para no rozar esa “horda itálo-semitico-mongoloide que pululaba, leprosa, llena de llagas y podredumbre, en las aceras” ¿Serán sus monstruos híbridos y sus criaturas inhumanas una transposición de aquellos roñosos inmigrantes?


En el relato en un primer momento, la decadencia física de los habitantes de Innsmouth es achacada además de a la endogamia a la contaminación por mezcla de sangre con otras razas, sin olvidar que posteriormente se revela que esa degeneración es producto de la mezcla con “criaturas extrañas”, ¿sería esto una condena implícita del concepto tan americano de “meeting pot”?.


Más aun, al principio del cuento se describe como tras informar a las autoridades de lo ocurrido en el pueblo estas se presentaron en Innsmouth, volaron e incendiaron las casas del pueblo y detuvieron en masa a sus pobladores internándoles en campos de concentración sin acusación, sin juicio y sin que se volviera a saber nada de los detenidos. No es necesario decir a que nos recuerdan estas acciones.


¿Qué significa en realidad todo esto? ¿estamos ante un cuento de terror o ante una metáfora sobre la limpieza étnica obra de un escritor racista?.


Por lo que cuentan sus biógrafos al final de su vida Lovecraft empezaba a simpatizar con los fascismos crecientes, sin embargo esta simpatía tiene una explicación más bien psicológica ya que no adoptó nunca postura política alguna de forma pública ni tuvo contacto con las organizaciones filonazis que proliferaban en aquellos días, y como murió en 1937, no se puede adivinar cuál hubiera sido su postura ante todo lo que sucedió a partir de ese año.


Así pues esas ideas solo deben explicarse en razón de la personalidad de Lovecraft, sus simpatías nazis eran simpatías de neurótico que necesitaba orden para vencer su propio desorden, de fracasado que anhelaba poder, de hombre torturado por su propia lógica inexorable, de niño enfermizo y delicado que teme al obrero hirsuto, y también de hombre espiritualmente malsano que necesitaba pureza. También laten en sus simpatías fascistas su odio neurótico al hombre y a la sociedad, su educación aristocrática, medrosa y miserable, su incapacidad ante la vida práctica y también su protesta social. Seguramente vio en las radicales ideas que llegaban de Europa un nuevo orden luminoso, un alborear real de utopías gloriosas en las que apenas se atrevía a creer. Su profascismo se revela entonces como puramente imaginario, ideal, fantástico como sus cuentos.


Además su racismo tenía más de fobia (entendida como miedo o pánico) que de odio, en sus propias palabras “Soy sencillamente incapaz de contemplar seres anormales sin sentir náuseas”. Lovecraft expresaba estos miedos de la misma manera que un hombre con fobia a las serpientes expresaba su miedo irracional a estos reptiles.


Por otro lado también encontramos que estas supuestas ideas están expresadas de forma contradictoria. Su amada Nueva Inglaterra aparece en sus cuentos como un lugar tenebroso, y sus habitantes de cuya pureza anglosajona tanto se enorgullecía se muestran como seres atrasados, degenerados por los muchos cruces consanguíneos, poseídos de supersticiones sin cuento, dominados por un absurdo orgullo y encerrados en un círculo pequeño y sofocante, con lo cual su territorio soñado se revela como una mera utopía. Lovecraft rechaza lo extraño pero señala la decadencia de lo propio, sentía terror por el prójimo pero sentía como cárcel el ambiente enrarecido de los suyos.


Tampoco debemos olvidar como se señaló al principio que el mismo en su “alter ego” del relato acaba por reconocer su propia pertenencia a esa raza degenerada.


En fin, queda a elección del lector si desea perderse en estas elucubraciones psicológicas, sociales y políticas o bien si desea simplemente gozar de un cuento de terror y recorrer con el viajero narrador las malolientes calles de Innsmouth, sentir su espanto al escuchar a la horda que rumorea por el pasillo frente a su puerta, huir en su compañía por las oscuras calles del pueblo perseguido por legiones aullantes y nauseabundas o contemplar el desfile de la encrucijada. Yo recomiendo olvidarse de lo primero y hacer lo segundo.



“Al despertar no lograba acordarme de todo, pero los fragmentos que recordaba habrían bastado para hacerme pasar por un loco, o quizá por un poeta maldito.” La Sombra sobre Innsmouth, H.P. Lovecraft




.

Labels:

24 Comments:

Blogger Cinephilus said...

Interesantísimo... Mis alumnos del master de edición están, precisamente, preparando una edición bilingüe de la poesía de Lovecraft... Si les queda bien, te guardo un ejemplar ;-)

3:16 PM  
Blogger SisterBoy said...

Genial porque precisamente su poesia no la conozco en absoluto. No sabia que Lovecraft entrara en los planes de estudio ¿o ha sido idea de ellos?

11:40 PM  
Blogger Zar Polosco said...

Te voy leyendo a trozos, que llevo un par de días un poco tontos. Sólo me asalta una duda. Cuando en el colegio tenías que hacer trabajos, ¿qué nota te ponían?

7:04 AM  
Blogger SisterBoy said...

Ops la verdad es que me ha quedado una actualización de un tamaño Chutluesco. Tenia que haberla puesto en dos entradas como Kill Bill.

Hombre no me acuerdo pero en sexto de EGB hice un mural sobre asesinos en serie :)

7:19 AM  
Anonymous Krisol K said...

Me has dejado anonadada con tu crítica... en serio.

El dato de que su mujer era 10 años mayor me ha conmovido, son los detalles de las biografías que tienen más juguillo.

¿guardas el mural?

12:07 PM  
Blogger SisterBoy said...

La historia completa es aun más conmovedora. Después de casarse la pareja se trasladé en efecto a Nueva York donde Lovecraft trató de econtrar trabajo sin ningún resultado, sólo valia para escribir. Ella le mantuvo todo ese tiempo y jamás le echó en cara sus continuos fracasos pero al cabo de esos dos años estaba claro que la cosa no funcionaba y Lovecrfat regresó a Providence para sumergirse ya definitivamente en sus fantasias.

Esto lo cuenta mucho mejor Michelle Houllebecq en su pequeño ensayo "H.P. Lovecraft contra el mundo contra la vida".

En cuanto al mural lo único que conservo de sexto de EGB soy yo mismo :)

1:34 PM  
Blogger Vargtimen said...

This comment has been removed by the author.

3:25 PM  
Blogger Vargtimen said...

Yo es oir hablar de Lovecraft y me viene a la cabeza su frase "el terror que aletea en la noche", que tanto le gusta a un amigo mío.

Así es como hemos bautizado ahora a una señora del trabajo con la que coincido un par de días en semana. No porque sea incómoda de ver (que también) aunque gracias a Dios apenas le veo la cara, sino por ser el personaje más porculero e insoportable con el que a uno le puede tocar en desgracia compartir tarea.

Un día estaba intentando fulminarla con la mirada cuando me vino a la cabeza Lovecraft y su "el terror que aletea en la noche" y con ese mote se ha quedado entre los íntimos. Qué gran frase.

3:27 PM  
Blogger 3'14 said...

Yo confieso: También te voy leyendo a trozos.
De Lovecraft lo único que conocía era "La llamada de Cthulu", y no por leerlo precisamente, si no por una partida de rol... Eso sí, me acojoné y mucho, todavía tiemblo al olor del pescado en el muelle...

No soy muy propensa a la literatura fantástica, o de terror (bueno, Stephen King me gusta mucho, pero la excepción no hace la norma ¿ no?)

10:51 PM  
Blogger SisterBoy said...

¡No me hables de los juegos de rol! Una vez hable con un tipo que dijo que no podia leer a Lovecraft porque su jefe de equipo se lo había prohibido ¿?.

La verdad es que me ha quedado un mamotreto que ni yo mismo me leeria :(

11:13 PM  
Anonymous oktomanota said...

no siempre pero te leo bastante , y me sigue gustando tus escritos

3:21 AM  
Blogger divadelro said...

Perdon....¿jefe de equipo?...eso no lo he pillado.
Por otra parte, genial el escrito/ensayo/analisis de Lovecraft. Junto con Kafka y Nietzsche, llamadme exagerdo, los creadores del pensamiento moderno...junto a otros, claro esta.

4:18 AM  
Blogger SisterBoy said...

oktomanota bienvenido al blog, tomo nota del tuyo ;)

Bueno divadelro no sé como se le llama porque nunca he jugado al rol, me refiero al tipo que arbitra el juego o algo asi. Ya me dirás cual es el nombre correcto ;)

6:56 AM  
Blogger Zar Polosco said...

No sé si Katharine Hepburn te hace tilín o no, pero, ya que se cumple su centenario, pues, no sé, podrías prepararnos uno de tus mamotretos tan brillantes en su honor.

Yo te doy ideas. Puedes hacer jabón con ellas, si te piace.

8:11 AM  
Blogger divadelro said...

Ah, vale..."Director de juego" o "Master" es la terminolofia mas extendida...perdona, no habia entendido la frase.

5:14 PM  
Blogger Zar Polosco said...

Ayer, para hacer boca, estuve viendo la mitad de las canciones de semifinales de Eurovisión. Promete. Las canciones son cada vez peores, si es que ello es posible y todo es cada vez más gay. El sábado toca cumplir. Si el super disco fashion de Bélgica se ha metido en la final, yo ya he tomado partido.

1:17 AM  
Blogger SisterBoy said...

Zar espero que Eurovision de lo suficiente como para escribir un post ahora que estoy falto de ideas (y de tiempo) ;)

12:34 PM  
Blogger Zar Polosco said...

Tú ya sabes que Eurovisión nunca falla.

¿Estás falto de tiempo? ¿Se acabó el dolce far niente?

11:04 PM  
Blogger SisterBoy said...

En proximos días lo explicaré todo :)

11:34 PM  
Blogger Slim said...

sister tu tan enigmatico como siempre...
yo ayer termine de ver las semifinales, que me lo habia dejado grabando para verlo con las niñas, y para mi pesar han eliminado a Polonia que era mi favorita. y zar, a belgica tambien (era mi segunda favorita). y no me voy a poner a analizar en plan uribarri/pecker porque se clasifican todos los del Este..eso lo dejo para el post del lunes.

en cuanto a españa...a quien se le ha ocurrido un titulo tan horroroso? i love you mi vida? pero que grima da!

12:45 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pero ¿España ha pasado? ¿A que hora y por qué cadena lo dan? ¿Qué partido dan hoy? ¡Respuestass quiero!

12:57 AM  
Blogger Slim said...

españa ya estaba clasificada antes de las semifinales, aunque parezca increible. el festival es hoy a las 9,30 en la 1, y españa actua los segundos que ya se que no te los quieres perder...:)

el partido es el del sevilla, creo.

5:00 AM  
Anonymous Empiezo a Entender said...

Guauuu. Qué buen post. Me ha dejado impresionada...no estaba al tanto ni de la mitad de la mitad de las cosas que contás. WikiSister.

1:52 PM  
Blogger SisterBoy said...

Espero que te haya estimulado a leer el cuento :)

1:55 PM  

Post a Comment

<< Home