Wednesday, December 17, 2008

Grizzly ryder




Hoy en la Audiencia Nacional han juzgado (y absuelto) a los autores de un viñeta humorística, publicada en su día en algunos periódicos vascos, en la que se hacía alusión a una supuesta cacería de osos protagonizada por el Rey Juan Carlos en Rusia y en la que el plantígrado en cuestión había sido previamente emborrachado con vodka para que no causara excesivos problemas a la puntería real.

A mí las tonterías del Rey me dan igual. Una vez que se asume el absurdo de la monarquía hay que aceptar todo lo que traiga consigo. Lo que me ha llamado la atención de todo este asunto es una anécdota que contaban en el programa de radio que dio la noticia de la absolución. Por lo visto es bastante común que se invite a políticos y otras personalidades extranjeras a que cacen también su oso en los bosques de Rusia. Por lo visto en cierta ocasión las autoridades locales compraron para tal propósito un oso de circo ya que no tenían ningún otro mano. Se cuenta que mientras le perseguían a través de una aldea el oso encontró una bicicleta en la que se montó y en la que trató de huir pedaleando. Cierto o no es una de las cosas más tristes que he oído en mi vida.

12 Comments:

Blogger Mery said...

Joder, sólo de imaginrme el hecho me ha dado una pena terrible, supongo que no será cierto, pero la imagen es pa echarse a llorar.

4:20 PM  
Blogger Vargtimen said...

Pues yo pagaría por ver al Juancar persiguiéndolo, vestido de payaso y subido en un triciclo.

4:31 PM  
Blogger SisterBoy said...

Lo curioso es que se supone que tiene que ser una anecdota divertida pero no lo es.

5:32 PM  
Blogger cucumber said...

Ver a animales hacer cosas que hacen los humanos, siempre es patetico. a mi lo que más me ha desesperado es ver esos perritos con vestidos de bailarinas bailando alrededor de un entrenador.
Lo del osos tendría gracias si realmente se hubiera escapado de la caceria con una buena bici con cambios y todo.

4:42 AM  
Blogger 3'14 said...

Es triste, sí, pero por el final que le esperaba al pobre oso... Porque subirse a la bici para escapar más rápido denota mayor inteligencia en el animal que en el propio animal que le persigue para darle caza sin ningún otro motivo que el entretenimiento...

5:33 AM  
Blogger El Impenitente said...

Mitrofán se llamaba el pobre oso Borbón.

Sobre la caza podría extenderme. Podría entender a un tío que madruga un domingo, sale al campo con un grupo de amigos, almuerzan y si matan un conejo se lo comen con patatas y si matan una liebre se la comen con arroz. Pero sentarte y esperar que te planten delante a un oso borracho para que dispares, pues, no séqué merito tiene. Y sin mérito ya me explicarán la diversión.

11:50 AM  
Blogger 3'14 said...

Yo a estos que madrugan los domingos como dices, les dividia en dos equipos: A unos les metía un cola de conejo y unas orejas de este mismo en la cabeza. A los otros les daba las armas y ale, a darse caza unos a otros, y nanai de balas de pintura, bien cargaditas de pólvora, para que la cosa tenga mérito y gocen de diversión.

2:53 PM  
Blogger SisterBoy said...

No me gusta la caza y no encuentro ninguna diversión en ella pero aún así entiendo la distinción que hace El Impenitente. Ya nadie caza para comer pero algunos tienen la decencia de comer lo que cazan.

3:29 PM  
Blogger El Impenitente said...

Suerte mañana.

4:40 AM  
Blogger SisterBoy said...

Gracias y para el lunes también la necesitaré :D

4:52 AM  
Blogger El Impenitente said...

La suerte del lunes la reservo para mí.

4:55 AM  
Blogger 3'14 said...

Pues me sumo al Impenitente.

7:08 AM  

Post a Comment

<< Home