Saturday, August 29, 2009

El caos reina



Ultimo trabajo del cineasta Lars von Trier que ha venido acompañado, como suele ocurrir, de cierta dosis de polémica.

Tras presentarse en la escena internacional con dos intensos, aunque algo huecos en el aspecto argumental, ejercicios de estilo (“Europa” y sobre todo la fascinadora “El elemento del crimen”) Trier cambio de registro con sus tres obras siguientes: “Rompiendo las olas”, “Los idiotas” y “Dancer in the dark” en las el realizador danés despojaba su cine del barroquismo con el que se había dado a conocer para enfocar todo su esfuerzo en un argumento desnudo de cualquier artificio que pudiera distraer la atención. En medio de todo esto Trier y un grupo de cineastas de su país se habían inventado el “Dogma”, un movimiento cinematográfico no carente de interés (admitiendo la sinceridad de sus intenciones lo que ya es bastante) pero que demostraba que en el fondo la única división posible en el séptimo arte es la que se establece entre buenas y malas películas (Celebration sería un ejemplo del primer tipo y Mifune un ejemplo del segundo sin salirnos del movimiento de marras).

La trilogía anteriormente señalada fue conocida como “la del corazón de oro” aunque yo particularmente la rebauticé como “la de la cabeza de chorlito” debido a la profunda irritación que me causaba los personajes de las tres mujeres que las protagonizaban con su bondad extrema y su capacidad de sacrificio al borde de la sumisión masoquista.

No conozco a fondo el carácter de Trier ni sus motivaciones pero me gusta pensar que en el fondo todo aquel tipo de cine no iba en serio, que se trataba de una burla, un retorcimiento de los postulados del drama tradicional hasta los límites de la parodia y una especie de broma sobre la trágica condición de la mujer muy vinculada a la visión clásica que sobre el género femenino tenía la religión católica. Pero repito que no soy un gran conocedor de la psicología de Trier así que siempre tendré la duda de si los personajes de Bess, Karen y Selma son un sincero homenaje a la abnegación y al amor sin límites producto de la conversión del cineasta al catolicismo o, por el contrario, de una habilidosa burla hacia esos mismos sentimientos. Prefiero pensar que se tata de lo segundo o al menos yo empecé a apreciar esta fase de la carrera de Trier cuando presentí que en el fondo todos aquellos intensos ejercicios dramáticos no iban en serio.

Quizás como confirmación de esto vino su célebre “Dogville” película en la que, aparte de llevar al extremo (y de un modo magistral que considero la mayor virtud de este filme) el minimalismo formal de su puesta en escena, hacía que otra de sus vírgenes mártires en este caso interpretada por Nicole Kidman llegara a convencerse de la inutilidad de sus bondadosos esfuerzos y los transformara en furia purificadora en un final que podía interpretarse también como una despedida de esta peculiar tipología femenina.



Tras eso vinieron “Cinco condiciones”, “Manderlay” y “El jefe de todo esto”. La primera puede servir como un preclaro ejemplo del carácter egocéntrico y sádico de Trier que ajusta cuentas a su manera con un cineasta que le había fascinado en su juventud.

“Manderlay” en cambio me pareció un fiasco, la sensación que dejaba la segunda película de la trilogía de Grace era bastante menos impactante que en la primera entrega de dicha saga a pesar de usar los mismos postulados formales y temáticos (con la variante de tratar el tema del racismo) o precisamente por eso.

En cuanto a “El jefe de todo esto” me pareció una comedia que, salvo alguna escena aislada, tenía bastante poca gracia aunque claro para entonces la mejor comedia negra sobre las miserias de la oficina ya se había hecho.



Y ahora, después de que, según cuentan, Trier haya pasado por un periodo de depresiones que incluso motivó su internamiento en una clínica (yo en esas cosas ya no me meto) llega Anticristo.

Aun sin resolver del todo la cuestión de si Trier hasta ahora ha hecho o no cine tomándose en serio su profesión tengo que decir que, a excepción de algunas peculiaridades de su estilo como el hecho de dividir el argumento en capítulos con prólogo y epílogo incluido, Anticristo me parece paradójicamente el ejercicio más académico y sincero que ha llevado a cabo el director danés a la hora de contar una historia.

Lo primero que llama la atención de la película es la renuncia de Trier a ejercer de manera explicita ninguna muestra de lo que podríamos llamar su sello personal. En cambio resultan llamativas las múltiples referencias cinéfilas que un espectador más o menos veterano puede encontrar en la historia que se cuenta: un poco de “Amenaza en la sombra” (Dont look now) en lo que se refiere a la descripción del encuentro con lo sobrenatural de un matrimonio que sufre la trágica pérdida de un hijo; otro poco de las bergmanianas “La hora del lobo” (seres humanos asaltados por la materialización física de sus demonios más ocultos) y “Secretos de un matrimonio”; bastante de “El resplandor” (la búsqueda del conocimiento transformada en obsesión y más tarde en locura), e incluso algunas gotas de “Suspiria” (no diremos cuales).

En resumen la historia de una pareja (Willen Dafoe y Charlotte Gainsbourg) que decide enfrentarse a la tristeza, la desesperanza y el dolor viajando (de forma casi más espiritual que física) al amenazador entorno natural de una cabaña en medio de un bosque solitario donde sólo encontraran el caos y la locura


La película, tras un hermoso y posteriormente revelador prólogo, avanza por los caminos clásicos del estudio de la descomposición de una pareja a la que la tragedia personal y el aislamiento físico obliga a enfrentarse con los aspectos más desagradables y recónditos de su relación. Pero posteriormente la progresiva introducción en la historia de elementos simbólicos y sobrenaturales va dirigiendo el argumento hacia unos derroteros de insospechadas connotaciones filosóficas para terminar con la sorprendente conclusión de que lo que hemos visto no es la causa del drama sino una consecuencia que tiene su origen en un suceso anterior y que además hace derivar la historia (y en esto sí volvemos a encontrar al Trier tradicional) hacia un polémico análisis de la condición femenina, algo a lo que ayuda un epílogo tan hermoso como el prólogo aunque bastante menos revelador (de hecho hace que todo se vuelva increíblemente más confuso).

Además de todo esto la película aparece trufada de numerosos elementos igualmente controvertidos (en este caso desde un punto de vista más de forma que de fondo) basados sobre todo en el uso del sexo (incluyendo profusión de planos de órganos reproductivos en reposo y en movimiento) como un elemento de agresión y desahogo sicótico más que como algo placentero o purificador y en algunas escenas que se cuentan sin dudarlo entre las más truculentas que haya presenciado jamás. Hay una en concreto ante la que ningún espectador mentalmente sano puede evitar desviar la mirada o cuanto menos enguruñar los ojos (que fue lo que yo hice).

Como de costumbre son estas cosas las que más llamaran la atención de la última película de Trier y sin entrar a discutir su pertinencia o no a la hora de narrar lo que se pretende (eso es algo que ya he decidido dejar de hacer) creo que es una lastima perder el tiempo con esas disquisiciones y dejar de disfrutar (es un decir) de la que posiblemente sea una de las películas más bellas y más interesantes de Lars von Trier.

24 Comments:

Blogger Vargtimen said...

A mí de Trier me encantan tanto "Dogville" como "Manderley", ésta algo menos, y también la trilogía de la cabeza de chorlito, aunque sus protagonistas femeninas me desesperen un poco. "El jefe de todo esto" me pareció una chorradilla. "El elemento del crimen" algo hueca y peor que "Europa". No he visto "Cinco condiciones" ni "Epidemic", por ahí las tengo pendientes, igual que esa serie de terror hospitalario "The Kingdom" de la que creo que Stephen King hizo su propia versión. Habrá que verlo.

(SPOILERS) En cuanto a "Antichrist", la nueva entrega de cine familiar del amigo Lars, su primera hora o así me parece estupenda: el prólogo, las interpretaciones de la pareja, Eden, las escenas oníricas... Sobre todo me gustó la idea de la Naturaleza como algo aberrante, caótico, amenazante, "la iglesia de Satanas" como dice ella. Esa lluvia de bellotas, esos hongos en la mano de él, esos grotescos animalillos del bosque... Todo el tema de la terapia psicológica para afrontar los miedos me parece algo simplista pero interesante, y la relación de la pareja entre sí y con el extraño entorno de Eden me recordó también a "La hora del lobo".
Pero para mí, en el momento en el que comienza el capítulo del ginocidio la cosa se viene abajo. La progresión de la locura de ella me parece demasiado brusca, las escenas de sexo y violencia un asquito y completamente gratuitas, el tema sobrenatural me chirría y la sutil versión de Lars de "Me casé con una bruja" me parece muy forzada y mal explicada, un batiburrillo de ideas y provocaciones mal digerido y sin consistencia. En definitiva, que la segunda parte de la película destroza la primera, que es de lo mejor que he visto este año.

2:32 AM  
Blogger Mery said...

Me encanta Dogville. Rompiendo las olas y Dancer in the dark, psss ni fu ni fa. Las otras no las he visto. Si veo esta última me paso a comentar:)

2:40 AM  
Blogger SisterBoy said...

Mer avisada quedas ya me diras :)

SPOILER

Bueno a mí lo primero que me llamó la atención es que lo que sucede en Eden es la consecuencia de lo que pasó el verano anterior cuando aparentemente ella estudiaba el tema de la brujeria y enloqueció hasta el punto de creer las teorías sobre la maldad femenina de los cazadores de brujas. Esto podría entenderse así de no ser porque la locura también parece afectarle a él y a sus visiones de los tres mendigos en forma de animales del bosque

Es una derivación sorprendente y como dices quizás menos interesante que los postulados del principio pero está claro que era esto de lo que Lars quería hablar.

6:10 AM  
Blogger 3'14 said...

No he leído los comentarios en los que avisais de spoliers, básicamente porque todavía no he visto la peli.

Me molesta la promoción de un film por ser controvertido y crear polémica (aunque todavía no se qué es lo que puede contrariar de esta peli, será debido a mi ignorancia de no saber ni de que va la trama, pero es que quiero verla siguiendo sin saberlo...), pero esto, muchas veces va más allá de las intenciones del autor y sí, en cambio, es un acto reflejo de una sociedad enferma. Como sucedió con "Camino", que vi antes del verano, y no cometaré ahora, pues no es el lugar ni el momento, pero la mayoría de las veces esa misma polémica ayuda al incremento de taquilla, pero no necesariamente siempre para bien del espectador. Personalmente si me apetece ver la última de Von Trier es porque las pelis que he visto de él me han gustado. Y joder, de alguna manera u otra deberá encontrar financiación para cubrir los gastos del sanatorio, no?

Cuando la vea, comento.

11:56 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues aquí estaremos y también puedes comentar Camino aquí o en el post que se puso en su día que me interesa saber tu opinión

12:08 PM  
Blogger bolboreta said...

Von Trier me parece un cineasta interesante y sus películas suelen gustarme mucho. Me encanta Cinco condiciones, me parece un ejercicio brillante, sobre todo por parte del pobre Leth, pero también porque demuestra el carácter controvertido de Trier dando pistas para poder comprender un poco mejor su cine.
Anticristo me parece un buen film sin embargo opino lo mismo que Vargtimen y es que creo que la película se le acaba yendo de las manos a partir del tema de la tesis (si es que hacer una tesis mina mucho...).
Los dos actores están brutales, lo dan todo en favor de una película desagradable y no sólo por las mencionadas escenas, que son realmente crudas.
Pero, pese a todo, sigo creyendo que Los idiotas es mucho más terrible, más polémica y desagradable. No puedo olvidar cómo me dejó clavada, sin reacción, en la butaca.
Me explayaré más en memoriade...

Saludos.

2:47 PM  
Blogger SisterBoy said...

Bolboreta estaré ojo avizor aunque insisto en que esa tesis es posiblemente lo que a Trier le interesaba de la película

3:41 PM  
Blogger El Impenitente said...

Sólo vi "Celebration", y si ésta es de las buenas...en fin, bueno, esto..., que lo yo quería decir, que sí, que un buen chaval, que no mata, no roba, buen hijo, educado, se ducha todos los días...

"Me casé con una bruja". Pregunta: ¿Verónica Lake o Kim Novak? No sé yo.

3:04 AM  
Blogger SisterBoy said...

Kim Kim Kim Kim Kim

4:33 AM  
Blogger Deckard said...

Con todo lo que hemos hablado de Von Trier... Yo de sus pelis haría como tú como Mann, salvo una: Europa.

Rompiendo las olas es comedia, no hay discusión posible. Lo de la trilogía de la cabeza de chorlito es brillante.

1:46 AM  
Blogger SisterBoy said...

Rompiendo puede ser percibida como una comedia o una tragedia, la cuestión es ¿con qué intención la hizo el vikingo de ojos inexistentes?

5:48 AM  
Blogger Slim said...

Yo con Lars Von Trier tarifo, como Bjork (la bjork de la hora chanante, claro). y una pelicula que trata de "una pareja que trata de enfrentarse a la tristeza..." (toda la frase es genial por cierto) la verdad es que no me llama mucho. Y eso que no tienes parangón haciendo frases para el tráiler.

9:04 AM  
Blogger SisterBoy said...

Si tuviera que elegir una frase para la promoción de la pelicula sería "Tocón de madera, tijeras, piedra de afilar". No hace falta más :)

12:33 PM  
Blogger 3'14 said...

Este... me ha quedado un comentario un poquito largo... lo que me obliga a publicarlo en dos partes. Por tu parte, puedes hacer lo mismo y tomarte un par de días para leerlo :)

6:03 PM  
Blogger 3'14 said...

¡¡¡¡¡¡¡¡SPOILERS!!!!!!!!!!!!

¡Tocón, tocón, tocón de madera! Que puestos a empezar a comentar esta peli, tan subrallada por muchos como una aclamación más de la supuesta misoginia de Von Trier, pues empiezo por ese punto: Una buena machacada, así, tan sangrienta como la de la película :D

A ver, después de esta pro-feminista introducción que estoy segurísima que será del agrado de nuestro amigo común Vargtimen, debo decir que estoy completamente de acuerdo con su opinión, no en lo de enviar a todas las feministas en un vuelo espacial de ida sin retorno a mercurio,no, me refiero al comentario que hace respecto a Antichrist. Vamos que, se podía intuir que la mujer estaba más "pá allá" mucho antes de la pérdida de su hijo, pero eso giro tan brusco "Bastardo! batardo!", antes te la troncho a que me dejes no cuela demasiado. Aunque es cierto que el tema del sexo, más concretamente la instrumentalización de este para evadirse del dolor (o más bien, el consciente intercambio del dolor psicológico por el físico), tiene una relevante importancia sobre lo que creo, que quiere hablar. Y ni el uso de este ni el de las desagradables escenas de alto contenido de violencia son gratuitas.

La segunda parte está mal enfocada en mi opinión, que no rodada, pues es lo que más destaco del film, las imágenes, lo efectista que puede llegar a ser. Dónde habrá quedado ese borrador del manifiesto dogma propulsado por él mismo... Pensarán muchos después de ver la útima peli del director danés, pero que este comentario no confunda, tanto me gusta el brillante Lars de "Los idiotas", como el idodelaollanecesitohacerdeesterodajemipropiaterapia de "Anticristo". Con tal de que la peli me guste, el sello de autor me lo paso literalmente por el forro (y uso este lenguaje ahora que se lleva tanto la jerga estebariana-sálvame). Curioso es que lo que más resalte de la peli sea el efectismo, cuando es sabido en mí que no suelo dejar títere con cabeza en esto de la artificiosidad, pero claro, habrá quien cuestione aquello de: ¿Naturalidad en el cine?¿El cine como elemento para mostrar la realidad? Menuda falacia, pero si no hay nada más engañoso que una proyección que pretende transmitir lo real, siendo en si algo ya ficticio. En fin, que me estoy haciendo un taco, que si en eso de adornar el discurso con bobalicónicas secuencias me tengo que cargar a alguien ya tengo a la Coixet o a su idolatrado Won Kar Wai para ello.

6:04 PM  
Blogger 3'14 said...

[Sigue...y dura, y dura... y no me refiero al miembro viril de William Dafoe]

*********MÁS SPOILERS********

Dices que precisamente crees que de lo que narra en esa “segunda parte”es justamente de lo que quiere hablar, pues bien, de nuevo afirmo con rotundidad que, de ser así, cosa que también yo creo, está mal enfocada, se equivoca en la forma, el discurso está mal construido, es confuso, no termina de estar resuelto, lo cual consigue con creces perder al espectador, que, por imbéciles que seamos, tampoco voy a decir que necesitemos que se nos de todo masticado para entederlo, pero algo más de luz y claridad sobre lo que cojones quiere decir o a donde pretende llegar no estaría mal, pues está bien el recurso de metáforas y simbolismos y tal, le da un aire de lo más molongo, en plan “Yo soy super megaprofundo y he pillado el discurso filosófico”, pero vamos, que si visualmente ese epílogo te deja clavado en la butaca, no es de desmerecer que te dejase clavado también pudiendo salir de la sala con cara de sobrado y diciendo: guau, si es que lo he entendido todo, porque el Dafoe al final se agarra a la vida, a su naturaleza, primitiva y aceptando su maldad, empieza a sentir y eso nos lo demuestra comiendo las propias frutas que el campo pone a su abasto pero luego aparece la visión de los tres mendigos, representados en los simpáticos animalitos que forman un elenco de formidables secundarios, el cervatillo, el zorro y el pajarraco, encarnando a su vez el dolor, el sufrimiento y la desesperación, pero, como le dijo Charlotte: Cuando aparecen los tres mendigos alguien muere. Así pues, efetivamente, el no tan ya racional hombre, muere como su mujer, para expurgar sus pecados. Y así es cuando, sea ya por la ingesta de alguna baya venenosa como el tontolhaba del Supertramp de Rutas Salvajes, o vete a saber porqué, la aparición de todas esas mujeres, víctimas del ginocidio ejecutado a lo largo de la humanidad, nos anuncia el paso a mejor vida del bueno de Willy.. Con lo que, tal vez, por loca que nos mostrase a la protagonista, tal vez, no se trate en el fondo, de un film tan misógino como muchos se empeñan en tachar.
Interpretaciones podrán haber tantas como cabezas pensantes haya, o más, que a mí se me agalopan más de una teoría al respecto, que esto parece ya la disertación de las posibles estrategias de los concursantes de GH, pero esto no es sino, un reflejo más del mal enfoque que ha dado al planteamiento de la película, pues un director/autor debería tener claro el qué quiere decir y el cómo va a transmitirlo. Y si ambas cosas no están en concordancia pues sucede lo que acabo de presenciar: El caos reina. Y que eso está muy bien, si lo que pretende es abrir al espectador una puerta hacia el interior de su mente, David Lynch lo hace de maravilla, pero es que no tengo del todo claro que esa fuera la verdadera intención de Lars Von Trier. ¿Y cual es? Preguntarás, pues eso, mejor que conceda una entrevista y él mismo nos lo cuente. Y como tu dices, “a disfrutar” del visionado.

6:06 PM  
Blogger 3'14 said...

Joder, Sister, y todavía se me han quedado cosas en el tintero por comentar, pero es que ya me he quedado sin tinta :D

Voy a ver si me autoprovoco un ataque de ansiedad que interpretado por la Gainsbourg más bien parece un megaorgasmo de los que hacen historia.

6:15 PM  
Blogger SisterBoy said...

Pi puedes hablar todo lo que quieras, sobre todo si es de esta película que es de esas "de hablar".

Veamos, hay directores que hacen sus películas pensando en el espectador y otros que no y Lars von Trier es de los segundos. Él ha dicho en varias ocasiones que las películas para sí mismo y yo le creo, los espectadores podemos entrar en su juego o inventarnos nosotros el nuestro propio.

En el caso de Anticristo las posibilidades son multiples, mi opinión personal es que todo lo que ocurre en el bosque es producto de uno de esos lynchianos viajes al fondo de la mente, un viaje que no sabemos si es ejecutado por él o por ella (posiblemente por él).

Yo me apoyo en que hasta ese momento todo lo sucedido era perfectamente verosimil pero la irrupción en ese bosque misterioso lleno de animales simbólicos forma parte ya del interior de la psique de los personajes.

A pesar de esto yo me encontraba perfectamente cómo con esa propuesta y que podría incluso conectar con la idea de la locura del personaje femenino que empieza a manifestar en sí misma los mismos sintomas por los que las mujeres fueron acusadas y condenadas en la edad media.

Pero cuando el personaje masculino hace suyas esas premisas y la película se transforma en una especie de reflexión sobre la tradicional idea de la maldad femenina (que se corresponde con la maldad intrinseca de la naturaleza a la que se considera que pertenecen en mayor medida que los hombres) es cuando la cosa se vuelve confusa y menos interesante aunque igualmente fascinadora.

7:26 AM  
Blogger 3'14 said...

¡Eso, eso!, hablemos, que la peli da juego para emparanoiarse y hacerse pajas mentales, y de las orgánicas también, según el grado de perversidad del espectador :O

Estuve repasando el prólogo, pues hay cosas que se pasan por alto a la primera.

Vayamos paso a paso, desde el principio:
1)La peli arranca en la ducha, lluvia relentizada de gotas de agua, paralelismo a la lluvia de las bellotas en la cabaña (fíjate que al principio él ni se moja, pero ella está completamente bajo el chorro de agua).
2)Después plano de la ventana que se abre anunciando, sin saberlo, al espectador el fatal desenlace para el crío y los tres mendigos en el centro. Cuando ella se refiere a los tres mendigos en la cabaña afirmando que alguien debe morir cuando aparecen los tres no era una metáfora, es algo literal, sólo que él, pobre ingenuo desconocedor del secreto de la pérfida esposa/madre, en su universo particular los representan a través de los tres animales. Que insisto: También simbolizan el dolor, el sufrimiento y la desesperación.
3)Seguimos: Sexo en la ducha, frenesí, deseo y pasión desatada, cae un cepillo de dientes de la repisa, que casualidad que sea el infantil. El plano de la báscula me pierde.
4)A continuación, Si te fijas, salen los tres animales en un puzzle de madera, justo antes de ver la lavadora, él la sienta/embiste sobre una repisa y ¡ahí está el puzzle! Claro que el trasero del Dafoe evita que la mayoría de las miradas femeninas (pero hay que ver lo malas que somos, ¿quien merece una hoguera si en sí ya somos puro fuego?) y otras tantas masculinas reparen en el detalle...
5)Luego plano del osito amarrado al globo elevándose hacia el techo/cielo (ese móvil de luna y estrellas).
6)Volvemos al polvo, se tumban en la cama y un primer plano del intercomunicador, pero ojo al detalle: el volumen está en off. Quien tiene hijos sabe que este tipo de aparato consta de dos "walkies", pero sólo se escucha por uno, que es el que se suele poner en la sala dónde se encuentren los adultos que lo vigilan. El que se deja en la estancia del hijo sólo capta el sonido de esa habitación, no se oye nada de la otra, entonces ¿Porqué lo tenien apagado? (pregunta retórica)
7)Acto seguido, el niño aporrea con el osito su walkie, evidentemente, nadie acude porque nadie le está escuchando.
8)De nuevo los tres mendigos en supermegaprimer plano. Y las páginas del libro pasando por el viento que entra y un poco de nieve que acompaña para recordarnos que la ventana está abierta y se avecina lo peor.
9)El niño baja de la cuna, ATENCIÓN: plano de los zapatos del crío: Están colocados del revés.
10)La botella que cae y se derrama el agua... bueno, este tipo de metáfora ya la había visto en esa gran película que es "Agárralo como puedas", cuando Leslie Nielsen fornica con La Presley, la de Porcelanosa no, la del Elvis, y utilizan todo tipo de símiles para reflejar la eyaculación.
11)El osito que se asoma a la ventana, la botella que cae...

¡¡¡Si es que nos lo intenta decir a gritos!!! El episodio de los gritos y llantos durante el verano, en realidad no es pánico, es un aviso de que se está transtornando y de que el niño le empieza a importar poco, está inmersa en su tesis y se olvida por completo de él hasta perderlo de vista.

1:49 PM  
Blogger 3'14 said...

En cuanto a lo que dices que Lars Von Trier afirma, que hace las pelis para sí etc... Lo lamento, no me lo trago, un tío tan ególatra no haría cine, y menos lo proyectaría al público, si no esperase una reacción de este (a ser posible inclinándose a pensar de él que está entre un genio y Dios), con lo que, algo de vanidad hay, y para que la vanidad se manifieste es necesario que otros te aplaudan. ¿Que no se somete a los gustos y exigencias de los espectadores? Vale, eso puede ser una cosa, pero que lo hace para el público, de eso no tengo la menor duda.

Una curiosidad:
No se si te diste cuenta, pero cuando van hacia Edén, la cara de ella, parece que gritando, aparece superpuesta unos segundos sobre el paisaje boscoso que se ve a través de la ventana.

1:51 PM  
Blogger SisterBoy said...

La muerte del niño es una cadena de negligencias lo que podría indicar el clásico argumento de los padres irresponsables incapaces de escapar de su egocentrismo y admitir que su vida no puede ser igual que antes pero el epilogo de la película (donde aparece un nuevo montaje de la escena de la ducha) parece indicar otra cosa, que el niño ha sido deliberadamente asesinado por la malvada madre-bruja que ya había rechazado su materniada con el gesto de los zapatos cambiados.

Pi en cualquier caso la hace para el público pero esperando una visceral reacción centrada no en la pelicula como producto artistico en sí sino sobre sí mismo como artista.

Por cierto ¿todos esos detalles que mencionas del epilogo proceden de un sólo visionado? sorprendido me hallo.

8:12 AM  
Blogger 3'14 said...

Supongo que te refieres al prólogo, no al epílogo, este último lo vi sólo una vez y mi impresión es fruto de la reflexión posterior.
Para todos los detalles que describo del prólogo tuve asesoramiento ;)
Mi chico me comentó que había leído en varias críticas que esos elementos (los tres mendigos, los animales, etc..) ya aparecían en él, así que volví a mirarlo detenidamente. Y más de una vez, no para ver el trasero del Dafoe, sino porque este, me hacía perder la concrentación :D

En cuanto al tema del calzado, recuerdo cuando 3'15 iba a la guardería, las profesoras me comentaban que sabían cuando a un niño le había vestido su padre por ese preciso detalle, muchas veces los zapatos estaban del revés. La diferencia es que en los hombres es un acto no deliberado, consecuencia de su inaptitud XD, O también podría ser su manera de manifestar su renuncia inconciente a la paternidad (voy a cambiar el concepto freudiano por larsiano)

10:21 AM  
Blogger SisterBoy said...

Acabo de recordar que yo me ponía los zapatos al reves invariablemente cuando era chico. Glups

12:18 PM  
Blogger 3'14 said...

:)

2:06 PM  

Post a Comment

<< Home