Thursday, July 13, 2006

Ultimos visionados

El señor de la guerra y Las colinas tienen ojos, las dos con spoiler.



EL SEÑOR DE LA GUERRA


Historia de la ascendencia y no caída de Yuri Orlov (Nicholas Cage), un traficante internacional de armas

En un principio la estructura de esta película hace recordar a la de “Uno de los nuestros” (Goodfellas) es decir: una declaración inicial de intenciones dirigida directamente al espectador y que da paso a una continua narración en off, un breve repaso a los orígenes del protagonista en una barrio dominado por las bandas que junto a la contemplación de un crimen sirve como catalizador para la futura actividad delictiva del personaje que toma conciencia de vivir en un mundo donde las únicas leyes son el dinero y el crimen, una banda sonora usada como medio para señalar el paso del tiempo, ,etc. ¡Si hasta hay una escena en la que un helicóptero persigue a Yuri por Nueva York!.

No obstante esta forma de narración es abandonada a medida que transcurre la película y sustituida por otra en donde la historia queda desprovista de cualquier rastro de verosimilitud y predomina la astracanada y el chiste fácil, aquí la cosa deja de parecerse a Goodfellas para recordar más al estilo de Michel Moore. A este ambiente contribuyen algunos personajes secundarios bastante ineptos como el de la esposa de Yuri (Bridget Moynaham) que no cumple ninguna función en concreto salvo la de obstaculizar el desarrollo del argumento, o el de su hermano (interpretado por Jared Leto que parece salido de una secuela de Réquiem por un sueño) que sí que cumple una función aunque sea la muy tópica de personaje born to die o el peor de todos, ese extraño superpolicía que interpreta Ethan Hawke que lo mismo aparece en la costa de Colombia que en Ucrania que en Sierra Leona ¿es que acaso trabaja a sueldo de la Fundación Para la Ley y el Orden de Michael Knight?

En resumen, El señor de la guerra, sería un mediocre producto ideado para un público complaciente que recibe todas las gracietas del guión con grandes muestras de alegría de no ser por un detalle que se revela como lo más original del argumento. Me refiero al hecho del propio personaje de Yuri y su evolución en la película, o mejor dicho su no evolución, de hecho lo interesantes es que Yuri jamás se muestra arrepentido ni sufre el más mínimo remordimiento por sus actos, las objeciones morales de los que le rodean (su mujer, su hermano, el policía) son despachadas con las típicas frases hechas del traficante “yo no les obligo a comprar” o “si yo no lo hago lo haría otra persona”.

Durante la parte final de la película se espera que tenga lugar la típica epifanía del personaje malo-bueno pero esto no llega a producirse.

Ni la constatación de los terribles efectos que producen las armas con las que trafica, ni el hecho de verse obligado a matar con sus propias manos a uno de sus competidores, ni el asesinato de su hermano, ni la traición y el abandono de su mujer, ni el rechazo de sus padres sirve para que Yuri abandone lo que él considera el objetivo de su vida y la única cosa que está capacitado para hacer. Y no es que el protagonista de esta película sea un hombre amoral o insensible al contrario se deja muy claro que quiere a su familia y que la sucesivas pérdidas le causan dolor.

Ya que no se produce la citada epifanía se espera entonces que el personaje sólo y abandonado por todos reciba su merecido y termine en la cárcel pero esto tampoco sucede y a pesar de que su salvación de lugar a otra de esas lamentables escenas antes mencionadas (en esta ocasión una mefistofélica figurada vestida con uniforme militar acude al rescate de Yuri tocando la puerta justo después de que el traficante diga que va a hacerlo) el final de la película donde se muestra al personaje haciendo exactamente lo mismo que ha hecho siempre quedando impune y aparentemente recuperado de todas sus desgracias es una de los momentos más sugerentes de El señor de la guerra y contribuye a mejorar bastante la pobre impresión que hasta el momento había causado.



LAS COLINAS TIENEN OJOS

A priori el remake de una mala (como casi todas) película de Wes Craven firmado por el director de una mala (por tramposa) película francesa no es algo demasiado atractivo. Pero las alabanzas de personas cuya opinión respeto (especialmente en este género de películas donde hay que hilar tan fino) me convenció de ir a verla.

En un principio parecía que los temores se confirmaban: que sí escenario polvoriento de la América profunda, que si familia chiflada (el hecho de que sea por culpa de unas pruebas nucleares o por falta de trabajo en el matadero es lo mismo), que si cada tres minutos hay un susto (la mayoría de las veces un falso susto) que si el aparente tipo duro va a terminar por comportarse como pura mantequilla mientras que el aparente tipo blando será el que salve el día, etc… Generalmente el único interés de estas películas es adivinar quien va a morir y en que orden (yo sólo me equivoqué con uno)

Pero “Las colinas tienen ojos” se salva de la quema gracias a dos momentos en los que se consigue algo tan meritorio como plasmar el horror absoluto: uno de ellas es desde luego el primer asalto a la caravana, una escena extraordinariamente difícil de filmar y que resulta un prodigio de dirección y montaje además de terriblemente cruel y sangrienta. El segundo momento tiene que ver con la excursión de Doug al poblado de los salvajes donde el espectador amante del género se regocija estirándose en la butaca mientras se pregunta que nuevo aborto de la naturaleza le espera al protagonista cuando atraviese la siguiente puerta.

En resumen dos escenas que merecen por sí solas el visionado de esta película por más que al final se vuelvan a repetir otros tópicos como el del asesino-que-no-está-muerto-aunque-lo-parezca o el final-final cuando resulta que todavía queda un mutante preparado para volver a atacar a los restos de la maltrecha familia. Además me resulto curioso que en este remake ocurra algo similar a lo que se hizo en el de “La matanza de Texas”, en donde el personaje de Leatherface quedaba muy desdibujado en relación con la película original. Aquí sucede otro tanto con el personaje de Júpiter que en la película de 1977 estaba interpretado por el peculiar James Whitworth que evidentemente no necesitaba ningún maquillaje para encarnar a un mutante.

En fin, que parece que a pesar de todo sigue en marcha la recuperación del gran cine de terror de los setenta y que vamos saliendo poco a poco de la nefasta influencia de la mil veces maldita Scream.

7 Comments:

Blogger Manga Ranglan said...

No lo he leido por ahorrarme el spoiler, pero he detectado el nombre Bridget Moynaham con mi detector especial y te corrijo: Bridget Moynaham siempre cumple alguna misión en las películas. De hecho, todas las películas deberían incluirla.

3:15 AM  
Blogger SisterBoy said...

En ese aspecto y sin salirnos de las dos peliculas comentadas pero refiriendonos a Las colinas, confieso que me ha dejado prendado una mujer llamada Vinesa Shaw que además protagoniza una de las escenas más comentadas de la pelicula por su morboso contenido ahí van las referencias de la moza

http://spanish.imdb.com/name/nm0005416/

5:21 AM  
Blogger Manga Ranglan said...

Jeje. Era Domino en "Eyes wide shut". Ya me había percatado, ya.

8:55 AM  
Blogger Ra said...

¿Wes Craven películas horribles? ¡¡Pero bueno!!
(Ra se retuerce en la butaca y toma aire)
Ejem, que sí, que hay que ir a ver "Las colinas tienen ojos" Y no hay que ir a ver ninguna película que protagonice Nicholas Cage a no ser que se trate de El ladrón de Orquídeas o excepciones así.

9:49 AM  
Blogger SisterBoy said...

Nicholas Cage es mi ejemplo favorito de que un buen director puede hacer una gran pelicula aunque la protagonize un idiota. Mi segundo ejemplo favorito es Shyamalan

2:40 PM  
Blogger Vargtimen said...

Sisterboy, ¿te refieres a “Corazon Salvaje” o “Señales”? XDD

No he visto la de las colinas. La de “El Señor de la Guerra” me pareció algo aburrida y monótona y con un casting horroroso: Ethan Hawke flojo, Ian Holm ausente, Jared Leto nulo. Y el peor de todos el Cage. No puedes hacer una película con ese tipo saliendo en cada plano y encima con su voz en off todo el rato.
La cámara lo odia. Creo que hasta para el vídeo de su boda utilizaron un doble...

7:44 AM  
Blogger SisterBoy said...

Oh me refiero a que Shayamalan es otro tipo que hace grandes peliculas con actores ineptos y estaba precisamente pensando en Señales

12:27 PM  

Post a Comment

<< Home