Wednesday, August 16, 2006

Pariras con dolor

Apartandome un poco de la finalidad puramente lúdica de este blog hago un aparte para transmitir un articulo de denuncia que me ha resultado impactante. ¡En este blog también existe conciencia social que no todo va a ser alegria y zapateta!

El artículo en concreto está escrito por Rosa Montero y apareció el pasado doming en El Pais Semanal, ignoro si lo que se dice aqui es cierto, pero que duda cabe de que va a generar polemica y ya me huelo la avalancha de protestas corporativistas que se avecinan en las proximas semanas en esa revista. He mostrado este articulo en otros foros y lo que algunas mamas (de toda mi confianza) me han contado de sus partos ha hecho que se me erizaran los pelillos de la nuca así que muy descaminada no andará la mujer. A partir de aqui reproduzco literalmente

Durante muchos años he ido posponiendo en mis artículos un tema verdaderamente lastimoso: las malas prácticas médicas que se aplican en España, de manera casi generalizada, a la hora del parto. A lo largo de este tiempo decenas de mujeres me han contado diversas situaciones indignantes que han tenido que soportar para dar a luz. Supongo que, como yo no tengo hijos, he estado esperando a que otra escritora que sí hubiera pasado por ello contara lo que ocurre con el añadido de su testimonio personal. Hace un par de años, Lucía Etxebarría me explicaba exasperada lo que había sufrido cuando nació su niña, y se prometía escribir algo al respecto. Pero creo que todavía no lo ha hecho.

Y resulta que acabo de recibir un libro luminoso y formidable sobre el tema. Se titula La revolución del nacimiento, está escrito por Isabel Fernández del Castillo y acaba de ser publicado por Granica. Todo lo que cuenta el libro es de una sensatez apabullante; y aún así, Isabel, a quien sólo conozco a través de un par de cartas por

e-mail, me comenta la resistencia de los medios a tratar este tema y de qué manera el peso del poder obstétrico dificulta que salgan a la luz opiniones distintas.

En las opiniones distintas de Isabel, que en el libro aparecen bien desarrolladas y documentadas, resuenan todas las quejas, todos los gritos y todas las lágrimas de las muchas mujeres que, como digo, me han ido contando durante todos estos años su triste historia. Porque el problema, como bien señala Fernández del Castillo, es que aquí la mayoría de las veces se utiliza un sistema erróneo. Resumo las ideas del libro: el parto, como es obvio, es un acontecimiento involuntario dirigido por la parte más primitiva de nuestro cerebro. De manera que no puedes ayudar a que se produzca (de la misma manera que no puedes ayudar a que alguien se duerma), sino que lo único que puedes hacer es crear las condiciones idóneas para que suceda.

Sin embargo en España, y en Latinoamérica, continúa imperando una visión del parto patológica, intervencionista y jerárquica. A la parturienta se la considera una enferma (y no lo es); y además una enferma privada de derechos que en otras especialidades médicas sí se pueden ejercer. Lo necesite o no, sobre la parturienta a menudo se aplican rutinas desaconsejadas por la Organización Mundial de la Salud. Por ejemplo, la episiotomía (el corte vaginal) o el goteo (que acelera el parto y provoca mayores sufrimientos en la madre y el niño), sin información de las consecuencias de las mismas y de que existen otras alternativas.

Pero prefiero contarlo en positivo, desde el otro lado, porque se puede dar a luz de otra manera y porque el parto no tiene por qué conllevar el trauma, la pesadilla y la sensación de maltrato que a menudo se experimenta en España (aquí también hay médicos sensatos, pero son los menos y no están demasiado bien vistos por el entramado oficial médico). Y es que en Europa (es decir, en la UE), dar a luz es algo muy distinto.

De nuevo sigo el libro de Fernández del Castillo: en otros países, la mujer no tiene que parir en la atmósfera fría y quirúrgica de los paritorios españoles, sino que lo hace en la intimidad de su habitación. En Europa no se rasura, no se pone enema ni se rompe la bolsa, y se procuran realizar los menos tactos posibles. No existe ese arcaico instrumento de tortura llamado potro obstétrico, y mientras dura la dilatación las madres pueden moverse a su gusto y hacer uso de medios naturales para paliar el dolor: darse un baño, recibir un masaje, sentarse en grandes pelotas de goma. Además pueden adoptar la postura que les sea más cómoda para parir: en el taburete obstétrico, en cuclillas, a cuatro patas… Y desde luego, y salvo que sea imprescindible, no se les pone ese terrible goteo acelerador que aquí reciben casi todas y que tan cómodo es para médicos y enfermeras, que así ajustan la hora del nacimiento para cuando les conviene. El parto está dirigido naturalmente por la hormona oxitocina, cuya secreción se bloquea con la adrenalina. El enorme estrés con que se hace parir a las mujeres en España dispara la adrenalina, comenzando así un círculo vicioso que aumenta la necesidad de recurrir a la cesárea y los fórceps, y desde luego a la epidural, una supuesta conquista femenina que a menudo tan sólo sirve para paliar el desastre de dolor y trauma que han creado con un sistema obstétrico obsoleto.

20 Comments:

Blogger Vargtimen said...

This comment has been removed by a blog administrator.

5:34 PM  
Blogger Vargtimen said...

Por partes: “ese terrible goteo acelerador que aquí reciben casi todas y que tan cómodo es para médicos y enfermeras, que así ajustan la hora del nacimiento para cuando les conviene”.
A eso se llama 'inducción del parto' y no siempre se emplea oxitocina, ni se realiza por sistema como afirma esta señora, sino en función de factores maternos y obstétricos (antecedentes obstétricos de la madre, enfermedades como hipertensión, diabetes gestacional, esteatosis, presencia de amnionitis, preeclampsia...) con objeto de evitar sufrimiento fetal y las posibles complicaciones derivadas de ello y no para que el médico y las enfermeras puedan fumarse un piti viendo el “Saber Vivir” a la hora que les venga en gana.

Se trata de llevar a término el parto en el momento adecuado para el feto, al que se llegará de forma natural o mediante inducción o tocólisis (que es un procedimiento que la señora no nombra suponemos que por desconocimiento, y que se realiza para evitar un parto prematuro y el consiguiente riesgo fetal); teniendo por tanto que acudir el personal sanitario al paritorio cuando el feto esté en las condiciones óptimas para el parto, aún a riesgo de perderse sus programas favoritos de la tele o no poder echarse siesta.

Es una lástima “todas las quejas, todos los gritos y todas las lágrimas de las muchas mujeres”, y ese “trauma, la pesadilla y la sensación de maltrato” y que la mujer tenga “que parir en la atmósfera fría y quirúrgica de los paritorios españoles”.
Que yo sepa, nadie dijo que parir fuera una experiencia agradable y se trata de hacerla lo menos dolorosa posible, con técnicas como la epidural (“esa supuesta conquista femenina”, válgame dios que estupidez de frase) y utilizando la postura que se considera más adecuada para la salida del recién nacido sin complicaciones, siempre pensando en el bienestar del feto y de la embarazada.

No obstante, si esta señora o su hija, nuera, prima o Lucía Etxebarría, están embarazadas y prefieren irse a parir a mitad del campo, encima de una pelota, a cuatro patas o haciendo el pino, y sin la supuesta conquista femenina de la epidural, dejando además que el parto llegue cuando buenamente pueda (ya sea a las 28 o a las 40 semanas), son plenamente libres para hacerlo.

Mientras tanto, su artículo demuestra un gran desconocimiento de la práctica obstétrica de este país y como periodista, sólo merece el calificativo de TONTA DEL CULO.

9:55 PM  
Blogger Queer Enquirer said...

Oye, yo quiero saber que ponía el comentario eliminado!

9:40 AM  
Blogger Vargtimen said...

El comentario eliminado era igual que el de más abajo, tan sólo sustituyendo las partes donde pongo "esta señora" por un más apropiado y merecido "esta tonta del culo", pero a última hora decidí suavizar la cosa porque se me había pasado ya el rebote inicial que tuve al leer el artículo.
Uno que es así de impulsivo y le pierde su bocaza :)

11:45 AM  
Blogger SisterBoy said...

En este blog se premia el exceso y no la contención!!! O se que puedes insultar a quien quieras siempre que no sea a mí :)

Bueno a mí me puedes insultar siempre que no me llames cagalitroso o cachoqueso, los peores insultos que puede recibir un canario.

Como digo ignoro si las cosas que dice Rosa Montero son verdaderas o falsas pero que duda cabe que van a generar polémica y si con todo esto se consigue algún avance en la mejora de las condiciones pues tanto mejor.

Para engordar el debate ahi van un par de testimonios de personas de mi entera confianza, a partir de aqui reproduzco literalmente

"He pasado por tres partos, el primero hizo que me planteara no tener más hijos. Esperé cinco años para tener a Natacha porque quedé traumatizada con el trato y con la brutalidad a la que fui sometida (y el posparto aún fue peor, un mes sin poder moverme apenas).

El segundo parto fue más rápido, puede decirse que fue el mejor. Entré sin miedo porque sabía a lo que iba y la matrona que me atendía era amiga de mi hermana. Pero la sala donde nació Natacha tenía la máquina de recuperación estropeada, y Natacha nació por debajo del peso. A pesar de eso la niña era tan fuerte que me miraron pasmados y me dijeron "parece que la niña sabía que estaba estropeado, se ha recuperado solita".

En el tercer parto -esto lo sabe poquísima gente, hasta hoy que quiero apoyar el artículo de Rosa Montero- estuve a punto de morir. Me dio un "shock anafiláptico y tuve un fallo cardíaco importante". Con esas palabras me lo dijo mi matrona - la misma que me atendió con Natacha.- Bien, pues cuando estaba ya en la habitación le pedí al médico que me guiara para ver cómo podía averiguar qué me había ocurrido, que dijera qué pasos tomar para que no me ocurriera otra vez, etc... El médico abrió el informe y dijo:
- Aquí no pone nada de eso, y si no pone nada es que a usted no le ha pasado nada.
Creo que con eso os lo digo todo (también se equivocaron con las medicinas, las mías se las dieron a la chica de al lado y tuve que avisar -yo ya sabía qué debía tomar por el otro parto- porque la chica iba a dar pecho y esa medicina era contraproducente para ella. Y pasaron más cosas, pero en resumen, normalmente te marchas del hospital a los tres días, yo hice las maletas al día siguiente. Alta voluntaria, por supuesto."

"Una amiga mía quedó embarazada de gemelos cuando yo estaba también embarazada de Katia. Uno de los fetos estaba fuera (no os puedo especificar los datos porque no recuerdo los nombres) y el otro en su sitio. El que estaba en su sitio estaba muerto, el que estaba fuera estaba vivo y le dijeron que podía llevar el embarazo con reposo. Insisto, no sé cómo explicarlo, seguramente Aliena pueda echarme una mano que ella de estas cosas sabe.

Bien, le mandaron a urgencias para sacarle el que estaba muerto. Fui a verla al día siguiente coincidiendo con una de mis visitas médicas y la encontré pálida y con la barriga hinchada. Me decía que se encontraba fatal. Al parecer había perdido tanta sangre que había estado clínicamente muerta.

Pero lo malo no es esto... Lo malo es que le sacaron el feto vivo y le dejaron el feto muerto. Ella ha puesto una demanda al hospital y no quiere tener más hijos.

Cuando pidió explicaciones le dijeron que en sus papeles no decía nada de que fuera un embarazo doble. Su marido extendió el papel de nuevo y dijo que leyeran atentamente: lo ponía."

12:39 PM  
Blogger 3'14 said...

"En todas partes cuecen habas" Historias para no dormir hay donde vayas. No resto importancia a los "testimonios" que presentas y, si han recibido semejante trato, han de hacer lo que deben hacer, denunciar y tratar de seguir viviendo sus vidas como antes de pasar por semejantes traumas.

La experiencia que yo puedo aportar es positiva hacía el centro sanitario en el que tuve a mi hijo. Pero, como en todas partes, hay de todo. Puedo decir a grandes rasgos, porqué es un tema que cuando me sacan, me enrollo y enrollo y enrollo!!! Lo explico minuto a minuto, y es que parir, no se hace todos los días. Puede resultar una mala experiencia, pero es una de las más importantes de la vida de una persona que tenga hijos (y digo persona, porque el padre, aun en acción indirecta, también forma parte de ese proceso y si vive el parto junto a la madre, lo disfruta tan inténsamente como el primero).
A lo que iba:
Como llegué al hospital habiendo roto aguas a la 1 de la mañana y mi hijo no nació hasta las 12 del mediodía, me asistieron dos matronas y dos médicos distintos (por el cambio de turno) He de decir, que tuve suerte con los que me acompañaron a la hora del parto, el segundo turno, pues me daban total libertad de decisión y movimiento. La primera comadrona no me dejaba levantarme de la cama y joder! la que estaba pariendo era yo.
Di a luz en un hospital en el que permiten la entrada al paritorio del padre si el parto no se presenta con complicaciones. Salvo que mi hijo estaba muy cómodo en mi vientre y no le daba la gana de apretar, el esfuerzo recayó en una servidora, todo fue viento en popa, pero por haber roto aguas, y el tiempo que transcurría con mi hijo dentro, me aplicaron el goteo. Claro que duele, joder!!! hasta ese momento no sabía lo que era una contracción!!! Pero como dicen por aquí, ¿Alguien dijo que parir no era doloroso? Aunque todo eso se te olvida en el momento en el que ves a tu hijo y te lo ponen en tus brazos. Repetiría todo eso y más sólo por esos segundos de éxtasis.
No me inyectaron la epidural, ni me tuvieron que practicar la epistonomía pues siguiendo las instrucciones que me dieron la cosa se dilataba de forma natural( lo siento, pero en la mayoría de los casos eso se hace por qué la madre, máxima responsable del parto, no colabora como es debido, y es que estamos medio agilipollados, que parir se ha hecho siempre, y por descontado que muchas parturientas se han quedado en el camino, es una desgracia, pero en lugar de apreciar los avances de los que disponemos para traer al mundo a nuestros hijos, lo criticamos en lugar de tratar de ser constructivos).
Mi opinión es, que en los casos en que un parto sea una experiencia funesta, en la mayoría se le podría atribuir al trato de las personas que hay en ese equipo de profesionales, en otros a la política del hospital, quizás, también a la histeria de muchas madres, y porqué no, a la puta mala suerte.
Creo que esas historias para no dormir (o no querer parir jamás)hacen mucho daño a personas que no saben lo que es dar vida a un ser humano, que es una de las cosas más grandes que hay en el mundo.

5:26 AM  
Blogger Vargtimen said...

Cierto. Los casos que cuenta Sisterboy son de juzgado de guardia. No deberían ocurrir cosas así y, si ocurren, deberían ser denunciadas.
En todas partes hay mejores y peores profesionales (y hay algunos que deberían estar inhabilitados) pero no podemos generalizar a partir de estos casos, que son los menos.

Por supuesto que la sanidad española necesita mejoras y por supuesto que se cometen errores, en muchos casos evitables: por insuficiente personal, por condiciones de trabajo intolerables (la gente que se queja, con razón, de las esperas en los Servicios de Urgencias Externas debería saber en qué condiciones se trabaja allí), por inexperiencia del nuevo personal o por actitud pasotil o soberbia de algunos profesionales más experimentados, etc...), pero también se realiza un trabajo meritorio y de gran responsabilidad, y en la mayoría de los casos bien hecho.

Por eso, artículos tan tramposos como el de Rosa Montero, que te pinta una versión oscura y sórdida de la obstetricia española, donde los médicos son seres sádicos que aplican la oxitocina para provocar los partos por intereses propios (leyendo el comentario de "3'14" verás como en su caso se aplicó para evitar un potencial riesgo fetal, como debe hacerse, ya que había pasado demasiado tiempo desde que había roto aguas y el parto aún no se había iniciado) y donde se hace parir en unos paritorios fríos y quirúrgicos (porque hay que parir preferentemente en un sitio aséptico para evitar infecciones a la madre o al recién nacido, Rosa Montero, que pareces tonta), articulos como este, falsos, sensacionalistas, escritos desde la ignorancia, tan sólo provocan malestar y confusión.

8:34 AM  
Blogger SisterBoy said...

Sigo almacenando todos estos puntos de vista para engordar cualquier discusión que se plantee en los diferentes foros. Gracias por sus aportaciones amigos

12:01 PM  
Blogger Empiezo a entender said...

Espectacular, gracias. Si no lo hubieras colgado no lo hubiera leído.

2:25 PM  
Blogger SisterBoy said...

No hay de qué la idea es difundirlo :)
aunque con todas las prevenciones posibles naturalmente.

4:52 PM  
Blogger Empiezo a entender said...

¿cómo es eso de "en sus países"...? ¿A qué países te refieres? No ha leído bien, señorito....je jeje.

1:57 AM  
Blogger Vargtimen said...

He vuelto a leer el artículo y cuanto más lo leo, más tonto me parece.

Dejando a un lado sus equivocadas teorías sobre la utilización de forceps, cesárea o anestesia epidural como consecuencia de una mala práctica médica (donde el obstetra es poco más o menos que el hombre del saco con pijama verde), me doy cuenta de que en todo el artículo jamás hace referencia al bienestar del bebé, del feto.
Jamás. Quizá por el hecho de no ser madre o quizá por el hecho de que en el fondo le importa un pepino, el artículo se centra únicamente en el bienestar y la comodidad de la mujer durante el parto.

El bienestar de la madre es un punto importante, por supuesto, pero no podemos supeditar a su confort las necesidades del feto durante el nacimiento, opine lo que opine esta mema.

Si se rasura el vello púbico de la paciente y no se la deja que dé a luz en la comodidad de su habitación, es porque se necesita un ambiente estéril, aséptico, para ello (por su bien y el del bebé). Si no paren a cuatro patas o en cuclillas es porque quizá esa no sea la manera más facil para que el recién nacido pueda atravesar el canal del parto (por no mencionar como coño iba a poder ayudar a la extracción del feto el personal sanitario en determinadas posturas).

Y por supuesto, lo que clama al cielo es el párrafo en el que dice refiriéndose a España: “aquí también hay médicos sensatos, pero son los menos y no están demasiado bien vistos por el entramado oficial médico.”

¿Pero ella qué sabrá? ¿Eso de dónde se lo saca la petarda esta? ¿Estaba aburrida y no sabía que inventarse? Por suerte, a mí no se me ocurre DIFAMAR al gremio de los escritores y periodistas generalizando a partir del caso de esta impresentable, porque me parecería una temeridad.

Pero en fin, no todos los artículos de opinión de Rosa Montero iban a estar a la altura de su mítico “El negro”.
Y es que, cuando no hay Douglas Adams al que plagiar y tenemos que inventarnos los artículos nosotros mismos...la calidad pierde puntos, eh Rosa?

3:21 AM  
Blogger SisterBoy said...

MMMM ¿y ese mítico El negro donde lo puedo encontrar?

Sisterboy cazador de mitos

4:37 AM  
Blogger Vargtimen said...

Vaya, pues buscando el link para darte la referencia me he encontrado con que no sólo había una historia previa de Douglas Adams sospechosamente parecida, sino también una escena similar en una película (o en dos)...y hasta un poema por ahí rulando.

Después de leer esto ya me asalta la duda: ¿y si su fantabuloso artículo sobre obstetras malvados y terroríficos paritorios lo sacó de algún articulillo sobre sádicos odontólogos ingleses, obra de un autor desconocido? ¿O quizá le vino la idea viendo a Steve Martin en "La pequeña tienda de los horrores"? Qué sabemos!

Ay Rosa Rosa, que no eres buena... Tú si que eres el fénix de los ingenios españoles y lo demás son tonterías.

Sisterboy, aquí tienes a Rosa Montero y su negro zumbón:

http://66.249.93.104/search?q=cache:SHu4qlQmzcoJ:pobladores.lycos.es/channels/gente_y_ciudades/Fogonazos/area/25+%22rosa+montero%22+plagio&hl=es&gl=es&ct=clnk&cd=1

6:14 AM  
Blogger SisterBoy said...

Yo también he estado investigando y por lo visto hay un corto sobre el tema, voy a ver si "lo compro" y lo veo.

7:30 AM  
Blogger La chica de la tele said...

Yo no puedo tomarme en serio nada que diga esta mujer. Sus novelas son un coñazo escrito como el culo.

2:06 AM  
Blogger La chica de la tele said...

Además ¿no dicen que con la epidural a la madre se le duerme todo? Los médicos tienen que hacer mucho más esfuerzo para sacar al bebé.
Me contaba una chica que acaba de dar a luz que el médico se le subió encima, estaba con las piernas abiertas de cuclillas dándole la espalda sobre la barriga haciendo presión para sacar el bebé.
Yo creo que no querré epidural, no quiero estar viéndole el culo al medico mientras nace mi niño.

2:15 AM  
Blogger Manga Ranglan said...

Pues yo creo que es casualidad. Cuando seleccionaba cortos en un festival llegué a ver unos 20 al año con ligeras variaciones sobre este tema, y no creo que todos fuesen lectores de Douglas Adams, ni de Rosa Montero ni hubiesen visto el corto previo de Valerie Cox.
Despues de todo es un historia bastante sencilla, sólo es importante los bien o mal que este contada.
Recuerdo hace unos años cuando decian que "Dos vidas en un mismo instante" era un plagio de "La vida en un hilo" de Nelville, y "El show de Truman" una copia descarada de "Te lo mereces" de Felipe Luna.

3:41 AM  
Blogger SisterBoy said...

Bueno puede que sea una de esas leyendas urbanas que nadie sabe de donde salen.

Con respecto a que Hollywood plagia el cine español....puede que sea una tonteria pero hay dos ejemplos escalofriantes

Uno es el gag inicial de "Dias de radio" de Woody Allen, ese en el que dos ladrones contestan al telefono de la casa donde estan robando y resulta que terminan por ganar un concurso radiofónico. Exactamante lo mismo pasaba en "Historias de la Radio" de Jose Luis Sainz de Heredia

El segundo ejemplo es "Una proposición indecente" que tiene el mismo argumento palabra por palabra que una pelicula de Rafael Gil llamada "Verde doncella" con Sonia Bruno haciendo de Demi Moore, Juanjo Menendez haciendo de Woody Harrelson y Antonio Garisa haciendo de Robert Redford

¿Casualidad? Who knows?

4:53 AM  
Blogger Manga Ranglan said...

La idea de ver a Adrian Lyne viendo una película de Antonio Garisa me hace tan feliz que espero que sea verdad.

6:48 AM  

Post a Comment

<< Home