Tuesday, December 19, 2006

Scrooge dijo que conocia a ese niño y se echó a llorar



La primera vez que tuve noticia de que existía el “Cuento de Navidad” de Dickens fue durante un pase televisivo –navideño por añadidura- en una versión para dibujos animados, los mismos dibujos que fueron empleados para contar más historias tradicionales con fantasmas y otros fenómenos extraños de por medio como “Rip Van Winkle” o “Sleepy Hallow”. Yo en aquel entonces era un niño y pasé bastante miedo con todos esos espectros pero al final me encantó por supuesto y nunca me olvidé de aquella historia.

Bastantes años más tarde me tropecé por casualidad con el relato en la biblioteca del instituto. Me alegré tanto de verlo que lo robé para quedármelo en propiedad y a partir de aquel año (1987) lo leí todas las navidades sin fallar ni una (a excepción de la pasada en la que por razones que no vienen al caso estuve de luto navideño). Con el tiempo me entraron remordimientos por aquel robo que suponía la imposibilidad de que otras personas descubrieran el cuento como yo lo había hecho y terminé por regalárselo a alguien que no lo conocía como una forma de compensación. Pero claro, no quería quedarme si cumplir la tradición y decidí adquirir uno legalmente. En este ocasión el cuento venia acompañado de otro relato de Dickens llamado “El carillón” de similares características. Durante los siguientes diez años fue esa la edición que sustituyó a la primera en las noches del asqueroso invierno canario hasta que terminé por regalarlo también en un acto que tuvo algo que ver con el luto navideño antes mencionado.

Este año, pasado el luto, voy a estrenar un ejemplar de la detestable colección “Libro RTV” de Salvat 1970. Si alguno de ustedes la conoce sabe lo que esto quiere decir: tapas finas y cortantes como las uñas de Freddy Kruger, papel de tacto y color desagradable como si fuera reciclado, letra minúscula y una portada tan atrayente como una operación de cáncer de labios…su único aliciente (al margen de un prologo de Miguel Delibes) es que hay otro relato de Dickens de regalo llamado en esta ocasión “El grillo del hogar” que viene acompañado del prometedor subtitulo “Cuento de hadas doméstico”. Este libro lo conseguí de la biblioteca de mi tío abuelo. En esta ocasión no se trató de ningún robo ya que mi tío abuelo está tan muerto como el clavo de una puerta y sus queridos sobrinos nietos somos sus únicos herederos.

Desde que “Cuento de Navidad” fuera publicado en los años cuarenta del siglo XIX se convirtió en el relato navideño más celebre de todos los tiempos y ha sido homenajeado y adaptado de todas las formas posibles tanto que, por ejemplo, es casi una obligación para todas las tele series (desde Los Picapiedra hasta Fama) incluir un capitulo dedicado a este cuento. De hecho siempre me he preguntado por qué esto nunca sucedió con Los Simpsons cuando contaban posiblemente con el mejor Scrooge que se pueda imaginar (con permiso del tío Gilito que también tuvo oportunidad de interpretar al personaje en la versión Disney)





¿Y quien mejor que Homer para hacer de Bob Cratchit?, incluso podría hacer también del tragón espectro de las navidades presentes cediendo el papel de Cratchit al sufrido Smithers o puede que Smithers hiciera mejor de Jacob Marley y Barney Gumple del orondo espectro, el propio hijo secreto de Burns podría ser el jovial sobrino Fred, Abe Simpson no quedaría mal como espectro de las navidades pasadas y el siniestro Moe Szyslack daría bien el pego como el no menos siniestro espectro de las navidades futuras…..pero en fin, eso nunca ocurrió y dado que hace muchísimo tiempo que pasó la época dorada de la mejor serie de animación de la historia es preferible que nunca suceda.


De las diferentes adaptaciones a la pantalla grande la del año 1951 llamada “Scrooge” http://spanish.imdb.com/title/tt0044008/ está considerada como la mejor, algo que espero comprobar en los próximos días. Otra muy conocida es un musical de 1970 llamado también “Scrooge” http://spanish.imdb.com/title/tt0066344/ (“Muchas gracias Señor Scrooge” en español) donde Albert Finney interpretaba al viejo tacaño.







Pero de todas las que se han hecho en cine o en televisión mi preferida es “Scrooged” (“Los fantasmas atacan al jefe”) http://spanish.imdb.com/title/tt0096061/ dirigida por Richard Donner e interpretada por el entonces simplemente gracioso Bill Murray.





En esta película Scrooge se llama Frank Cross y es un agresivo ejecutivo de televisión que precisamente está produciendo una adaptación del cuento de Dickens. A pesar de esta y otras variantes (el fantasma del pasado es un taxista con un tremendo parecido al zombie de Tom Waits y el del presente es un hada chillona y agresiva interpretada por la gran Carol Kane) y del tono cómico del filme (aunque no está tampoco exento de toques dramáticos e incluso terroríficos) el espíritu del cuento se mantiene y además de forma extraordinaria o eso me parece a mí. Quizás el final sea edulcorado pero que diablos, el de Dickens también lo es y además estamos en Navidad.





Me parece que me está quedando un post algo largo y eso va en contra de mis principios, me gustaría hablar más en concreto sobre el cuento en la próxima actualización si encuentro tiempo y talento para hacerlo. Si no fuera así sirvan estas palabras como homenaje a una de las pocas cosas que todavía valen la pena de estas fiestas.

13 Comments:

Blogger Zar Polosco said...

Después de leerte, me siento avergonzado de no haberme leído el "Cuento de Navidad". Siquiera he leído nada de Dickens, pero el sonrojo que ahora tengo obliga.

Bonita tradición navideña, bastante más interesante que hacer el mendrugo rodeado de gente experimentando en el farragoso mundo de la estupidez supina que supone la Nochevieja.

2:00 AM  
Blogger SisterBoy said...

Excelente oportunidad para comprarlo :) tienes tiempo, aun faltan cuatro días.

2:02 AM  
Blogger Slim said...

como representante del gremio de bibliotecarias te perdono el robo del libro, sobre todo visto tu arrepentimiento.
ego te absolvo...
y te deseo feliz navidad presente y futura.

2:07 AM  
Blogger SisterBoy said...

Gracias, ahora sí que he quedado exonerado :)

2:16 AM  
Blogger Harry Reddish said...

Gran repaso a uno de los iconos anglosajones por excelencia y por ende, del resto del mundo. Ignoraba que existieran tantas películas, no obstante sí he visto (y soportado) las versiones del relato de Dickens de las distintas series de la televisión. Sin duda, la versión que más me gusta es la película "Qué bello es vivir", que veo todas las navidades. Ya investigaré el origen de los 3 fantasmas, pq seguro que tiene algún origen celta, y prometo escribir un post sobre ello. Muchas gracias por ilustrarnos tan bien sobre este tema tan conocido. Un abrazo

Salud!!!
(ya te enlacé)

4:08 AM  
Blogger SisterBoy said...

Según la imdb la primera versión es de 1911 pero supongo que será imposible de ver :( lastima, la gente del cine mudo tenía una habilidad especial para este tipo de historias.

Gracias por enlazarme yo haré lo propio (contigo y con mucha otra más gente) en cuanto recuerdo como se hacia :( a ver si me pongo en ello.

5:28 AM  
Blogger Cinephilus said...

uno de los mejores regalos navideños que me han hecho nunca fue un pequeño abeto en el que una amiga me había colgado, en cada rama, un fragmento de ese cuento de Dickens y, a su vez, una imagen o detalle alusivo... mi gata, que no tiene sensibilidad literaria, se comió medio cuento, por cierto...

por lo demás, soy poco dickensiano, lo admito, porque me gusta más la versión sórdida -francesa y española- de la novela realista, pero hay que admitir que sus obras siguen siendo de las más populares entre el público (incluso entre el no lector)

y, por último, solo asumir (desde esta nostalgia navideña que nos invade) que echo muuuucho de menos al Murray cómico, cuando hacía comedias simples pero simpáticas como esa de los fantasmas o inteligentes y redondas como la espléndida Atrapado en el tiempo. Luego Coppola lo redescubrió y a él se le quedó la cara de póker con la que se pasea por la insulsa y sobrevalorada Flores rotas. Lástima, algún día habrá un mundo donde a los cómicos se les valores por ser cómicos... Supongo.

5:46 AM  
Blogger inquilino said...

Aaaaaaargg!! Tú también has sufrido con los libros RTV!! Qué espanto. Es oír hablar de ellos y se me impregna la nariz con ese olor a rancio que desprenden.

5:49 AM  
Blogger 3'14 said...

Sed buenos... ¿Porqué no se instauran entonces permanentemente para todo el año las navidades?

6:26 AM  
Blogger SisterBoy said...

Cinephilus, si sustituimos Bill Murray por Tom Hanks estamos de acuerdo en todo, para mi Hanks es un gran actor cómico y un mediocre actor dramático, en cambio creo que otros cómicos como Bill Murray e incluso Jim Carrey han tenido más exito en su transición. Me apunto la idea del regalo de tu amiga

Inquilino: lo único que supera en horror a las ediciones RTV es la colección Reno de Plaza y Janes también conocida como "edición galleta mojada" por la incontenible tendencia de esos libros a desmigajarse cual galleta maria mojada en cafe con leche

Pi: como decia el Principe Hal en "Camapanadas a Medianoche" si todo el año fuera fiesta menos unos cuantos días de trabajo, esos pocos días se transformarian en fiesta. O algo así dijo

6:43 AM  
Anonymous una sociópata said...

¿Operación...de...cáncer...de...labios? ¡Ay,mamita!
No soy muy de cuentos y no he leído nada de Dickens (a priori no me va mucho),pero si Dostoievski le admiraba,algo bueno debía de tener.
A mí Bill Murray hasta me parece atractivo.

8:22 AM  
Blogger Vargtimen said...

Y te has olvidado de la versión de los teleñecos, con Michael Caine como Scrooge y Gustavo como Bob (y Peggy su irascible esposa).

10:01 AM  
Blogger SisterBoy said...

Mmm esa versión del cuento no me gusta mucho, Caine es un gran actor pero no me funciona bien en esa historia. Por cierto que también vi la de los Picapiedra y no es demasiado memorable.

10:35 AM  

Post a Comment

<< Home