Friday, March 20, 2009

Raising Caine


Gusten o no sus películas está claro que Pedro Almodóvar es hoy por hoy el director de cine más conocido de nuestra cinematografía y (junto con Buñuel y Berlanga salvando las distancias que cada cual quiera poner) uno de los más importantes de la historia de la industria nacional. Pero Almodóvar ha conseguido además que cada uno de sus estrenos se convierta en un acontecimiento público al que es casi obligado asistir, algo que muy pocos cineastas españoles tienen el privilegio de provocar (el otro podría ser Alejandro Amenabar cuyo nuevo trabajo perfila ya su amenazadora sombra sobre el próximo otoño) y que sería deseable que ocurriera con mucha más frecuencia.

Otra cosa, naturalmente, es que luego el producto responda a las expectativas creadas. Y eso es algo que, en mi opinión, no ha pasado con los tres últimos (cuatro si añadimos el que ahora nos ocupa) estrenos de este director, todos ellos posteriores al gran éxito internacional de “Todo sobre mi madre”). No se trata de malas películas, pero en cierto modo se trata de algo peor: son películas que dejan la sensación de que podían haber sido tan memorables como lo fueron otros títulos del realizador manchego pero que acaban malográndose por varios motivos de entre los cuales destaca los problemas de guión que se suelen concretar en que un desarrollo brillante, a partir de una prometedora premisa original, que acaba malográndose por un incomprensible empeño del cineasta en hacer que la historia se encamine en una dirección mucho menos sugestiva. Y “Los abrazos rotos” no es una excepción.

La película tiene varios problemas de partida, en primer lugar tiene un comienzo bastante flojo aunque el principal culpable de esto lleva el nombre de Lluis Homar. De verdad, no sé que diantre le han visto a este hombre. A mí me parece un actor pésimo, algo de lo que ya me había dado cuenta en “La mala educación” ( donde por añadidura se destacaba su mediocre interpretación por encima de la muchísimo más meritoria de Daniel Giménez Cacho), que permanecía con justicia en la segunda división del cine español. Al menos en aquella película Homar tenía un intervención casi anecdótica pero en el caso “Los abrazos rotos” su actuación es una rémora de la que la película sólo logra recuperarse gracias en parte a la maestría de Almodóvar.



Porque Almodóvar es un maestro y su pericia a la hora de conseguir escenas memorables, incluso en títulos tan flojos como éste, es incuestionable. Y ello se demuestra en el momento en el que la película se sobrepone a ese comienzo tan poco alentador y se mete de lleno en la historia que de verdad interesa: esa que comienza cuando Mateo (Lluis Homar) le cuenta a Diego (personaje al que da vida –es un decir-Tamar Novas) la historia del rodaje de “Chicas y maletas”.

Es durante todo el tiempo que dura este largo flashback donde la historia supera todos los obstáculos (incluyendo la falta de química entre Lluis Homar y Penélope Cruz que es más que notable) para convertirse en algo interesante y a ratos apasionante sobre todo cuando Almodóvar condimenta el argumento con algunas tramas paralelas como ese inteligente uso del making off por el que Ernesto (José Luís Gómez) asiste como humillado espectador al romance entre Lena y Mateo o cuando prescinde de cualquier servidumbre al poco afortunado guión para desplegar toda su destreza visual como ocurre en toda el episodio que tiene lugar en el sugerente paisaje de Lanzarote.



A pesar de todo ello el hilo argumental de la película todavía tenía alguna posibilidad de redención en el caso haber contado con un desenlace que estuviera a la altura pero esta vez tampoco ha sido así. Cuando hablo del desenlace me refiero al enfrentamiento final que debería haber tenido lugar (sobre todo porque, durante todo el desarrollo de la película, era eso lo que al espectador se le había insinuado que ocurriría) entre Mateo y Ray X (Rubén Ochandiano) el hijo del antiguo enemigo del director ciego. Dicho enfrentamiento se resuelve de un modo tan decepcionante (excepción hecha de ese encantador homenaje a la película que convirtió a Almodóvar en una director de fama mundial).que uno tiene la sensación de que al bueno de Rubén le han hecho hacer el ridículo absolutamente para nada.

Es por ello que podríamos definir “Los abrazos rotos” de un modo no muy diferente a “Volver” o “La mala educación”: una película en la que la maestría de su autor resulta evidente en mayor o menor medida pero cuyo resultado final deja una intensa sensación de insatisfacción.

18 Comments:

Blogger Mery said...

Y ahora confieso que hará como diez años que no veo una peli de Almodóvar, o sea, no he visto ni Todo sobre mi madre... Tendré que ponerle remedio, pero es que al cine español le tengo como alergia.

1:53 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues al menos "Todo sobre mi madre" sí que deberías verla. Ponla en la agenda.

2:05 AM  
Blogger Vargtimen said...

Bueno, esta la veré mañana, ya te contaré. A mí las últimas películas que viene haciendo Almodovar me están gustando bastante. Sobre todo "Volver" que me parece de lo mejorcito de su filmografía. Y hombre, no sé como la hará Lluis Homar, pero después de padecer al Liberto Rabal de "Carne Trémula", cualquier cosa me sabrá a gloria.

En cuanto a Amenabar, haces bien en describirlo como una sombra amenazante. Verás el próximo otoño cómo nos dan la murga con su peliculita en periódicos y telediarios.
A Almodovar le sobra talento y personalidad, aunque a veces le pierdan los guiones demasiado rocambolescos. Amenabar es simplemente un tipejo que rueda bien, tiene mucha ambición y al que un día alguien decidió endiosar vaya usted a saber por qué.
Y luego está Bayona, el de "El Orfanato", que va a dirigir en Hollywood la tercera parte de "Crepúsculo". Cosas veredes...

7:24 PM  
Blogger SisterBoy said...

Amenabar no es mal director pero desde el principio de su carrera ha recibido más alabanzas de las que merece. Ya dio muestras de los malos efectos que esto produce en la gente con "Mar adentro" pero creo que con su próxima película va a rebasar todos los limites. A ver si me equivoco.

Por cierto da la impresión de que va durar horas ;(

5:42 AM  
Blogger Slim said...

bueno yo soy de esas personas que van poco al cine pero van siempre a ver a almodovar, esta espero verla pronto pronto, porque de almodovar siempre me gusta algo, aunque no sea una peli perfecta, siempre hay una escena, una frase, que me salva la pelicula.

y a amenabar ire de cabeza ...una superlibrarian no puede perderse la historia de Hypatia de Alejandria...

4:07 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues no quedaras decepcionada. Aunque no te guste hay suficientes cosas buenas para que valga la pena la entrada.

Cuando la veas ya me dices. Y cuando llegue la de Amenabar ya comentaremos ;)

5:39 AM  
Blogger 3'14 said...

¿Se puede leer sin haberla visto? Vengo con mi pertinente retraso de dejarte un comentario en "Gran Torino", pero para esta creo que tardaré algo más en comentar, francamente, no me apetece mucho verla. "Volver" ya me decepcionó lo suyo y repetir Pe, por muchos Oscars que pueda ganar como que no me entra... además, y mira que no me gusta tener en cuenta a la crítica para tener mi propio criterio y esperar a opinar después de verla, pero, creo que se ha llevado bastantes sablazos...
Hace tiempo que he dejado a mis grandes referentes como Intocables, si se han de cortar cabezas, pues a rodar cráneos! ya tengan como apellido cualquiera de las tres A: Allen, Almodóvar o Auster.

12:01 PM  
Blogger El Impenitente said...

Hablando de Auster, me gustó "El palacio de la luna".

Una lástima que Nacho Vegas no empiece por A.

2:15 AM  
Blogger SisterBoy said...

Sí, se puede leer sin haberla visto. Las única crítica mala que he leido de esta película es la de Carlos Boyero en El País y este señor es lo que yo califico un "crítico inverso" lo que se traduce en: lo que no le gusta debe ser algo que valga la pena ver y viceversa.

Yo procuro no tener intocables salvo que ya esten muertos y no puedan hacer nada que les baje de esa categoría. De Auster ya he contado que dejé "Brooklyn Follies" a la mitad. Ya me han dicho que no elegí la mejor novela para empezar mi andadura con el postinero escritor neoyorquino.

6:11 AM  
Blogger 3'14 said...

Después de leerte me sigue apeteciendo más bien poco verla... Acabaré viéndola, pero desde casa, que a mí no me subvenciona el gobierno para ir al cine :(

12:13 AM  
Blogger bolboreta said...

Me senté en la sala 5 sin información previa. Dejé que la historia transcurriese sin más, al principio un poco enredada entre tanta historia.
Ciertamente Harry Caine se queda en un vientecillo, cosa que no sorprende si quien le da la réplica es el tornado dramático de la Portillo, soberbia como de costumbre.
No me disgustó (tampoco es la película almodovariana que más me entusiasma), sin embargo echo en falta cosas. Y, por supuesto, un final menos forzado, un duelo imposible entre los dos amigos (imposible, porque Blanca se lo merienda).
Me encantaría ver Chicas y maletas, porque prometía.

Saludos.

10:00 AM  
Blogger SisterBoy said...

Bueno como habras notado "Chicas y maletas" es un homenaje a "Mujeres al borde de un ataque de nervios"·

Pero dado que mucha gente está demostrando más interés por esa parte de la película que por la parte que constituye el argumento principal sería divertido que al final Almodovar decidiera finalmente hacer un remake de su primer gran éxito internacional

5:31 AM  
Blogger bolboreta said...

¡Eso es!

11:48 AM  
Blogger Slim said...

COMENTARIO CON SPOILERS

Ayer hice un kitkat en el estudio y fuimos al cine. A mi al contrario que a ti me encanto el principio, (penelope de secretaria, sus padres, el hospital), de hecho me llego a emocionar la escena que van a recoger al padre, en el taxi.
Luis Homar tampoco lo hace tan mal. Excepto, para mi, al final, pero es que es normal con ESE FINAL. yo no se si es que se lia ya Pedro con los rollos que filma o que pasa, que se deja sin responder un monton de preguntas como quien rompio las fotos, que le pasa a la Portillo en la cara, como es posible que uno se quede tan fresco cuando se entera de quien es su padre (por dieguito,lo digo). en fin que parece que tenia prisa por acabarla o algo asi.
por lo demas es almodovar y como dije soy incondicional, pero eché en falta mas comedia y sobre todo un mejor desenlace...la proxima le saldrá, quiza, mejor.

4:39 AM  
Blogger SisterBoy said...

Es curioso que Almodovar parece muy empeñado en plantear un argumento de lo más interesante que concluye simepre de un modo insatisfactorio, como si ya estuviera agotado al llegar la resolución del embrollo. Si corrige esa parte deficitaria de sus ulitmas historias volverá a hacer una gran película.

5:25 AM  
Blogger Cinephilus said...

Hmmmm... me temo, Sisterboy, que en este caso difiero bastante... Personalmente, lo único que me pareció interesante en la película fue la actuación de Lluis Homar, que sí me convence en su sequedad y en sus silencios, e incluso la de Tamar Novas, que aporta algo de frescura a un personaje plano en el guión y descuidado en la puesta en escena. Creo que el Almodóvar director no se ha puesto de acuerdo con el guionista y el segundo ha creado una historia floja, fría, pretenciosa y barroca cargada de ideas que no llevan a ninguna parte y donde el autor se escucha a sí mismo, con esas historias narradas por los propios personajes en monólogos pretendidamente poético-dramáticos y en los que no se aporta ni un ápice de emoción. Además, es curioso que en su intento por hacer un filme noir solo funcione el metalenguaje, es decir, la parodia de sí mismo en esa comedia que, en el fondo, es un refrito de ideas que ya funcionaron años atrás (qué tiempos aquellos...). Como director sigue teniendo buenas ideas, aunque me aburren sus referencias y es que los grandes no necesitaban una nota a pie de página diciendo "Esta secuencia se inspira en Magritte" para que todos supiéramos que así era. En fin, empiezo a pensar que el mejor Almodóvar se quedó en los ochenta y principios de los noventa y que ahora es imposible que regrese. Sin la capacidad de transgresión de sus comedias o la hondura al borde de lo ridículo de sus melodramas -aquella maravillosa Ley del deseo- es solo un director más, con buen sentido de la estética y hasta de la música, pero en el que las carencias de guión -evidentes desde sus inicios- son cada día más flagrantes. Ah, y que maten cuanto antes al que se ha encargado de caracterizar a Ray X (nombre igualmente ridículo y digno de Laberinto de pasiones, por otro lado).

3:11 PM  
Blogger SisterBoy said...

Pues creo que quitando nuestras opiniones divergentes sobre Homar estamos de acuerdo en todo lo demás. Quizás mi mala opinión sobre Tamar Novas se deba a esa escena en la que Blanca Portillo le revela quien es su padre, ya sabes esa de ¡vaya resulta que es mi padre! ¡Qué cabrón!. Aunque claro que, pensandolo mejor, esa absurda escena no es culpa suya.

Ya te digo que al pobre Ruben Ochandiano le han hecho hacer el canelo a base de bien y todo para nada.

12:18 AM  
Blogger Cinephilus said...

uf... acabo de soltar mi rollo sobre el filme en mi casa ;-)
por cierto, estoy enganchadísimo al blog de mer sobre lost... me tenéis alucinado con vuestra sabiduría... yo cada día me entero menos y soy incapaz de opinar nada al respecto... en fin, seguiremos hablando del tema, maestro

1:02 PM  

Post a Comment

<< Home