Sunday, April 21, 2013

No me acuerdo de Dean Moriarty




Recientemente en el blog de "El Impenitente"·discutíamos sobre algunos libros que era necesario leer a cierta edad y que podían resultar poco atractivos si se leían antes o después. No recuerdo a qué edad leí “On the road” pero tuvo que ser alrededor de los veinte años, recuerdo eso sí que me gustó bastante, aunque no sentí la misma necesidad de abandonarlo todo y ponerme en camino hacia ninguna parte tal y como le ha sucedido a cientos de lectores desde que el libro fue publicado, quizás porque en la psicología del isleño viene implícita la convicción de que cualquier viaje acaba siempre física y espiritualmente en el mismo punto en el que comenzó.


 Pero lo cierto es que repito que “On the road” ha sido una inspiración para millones de lectores de todo el mundo durante décadas, fue la biblia del movimiento conocido como “Generación Beat”, un adelanto de la revolución de los sesenta y una historia cuya influencia se puede rastrear incluso en las manifestaciones artísticas más recientes.



En su crítica de “El País” del pasado viernes Carlos Boyero se preguntaba cómo nadie, en los más de cincuenta años transcurridos desde su publicación, había llevado un libro tan popular a la pantalla. La respuesta es sencilla: nadie había osado hacer alto tan absurdo y en su lugar se había optado por narrar otras historias que captaban el mismo espíritu del original literario (como “Easy Rider” o la ya mencionada “Into the wild” por aludir únicamente a dos títulos bastante conocidos) o por el contrario acercarse de forma tangencial a la historia de la gestación del libro, aunque a este respecto tan sólo tengo referencias de una película de 1980 llamada “Heart Beat” y basada en un libro de Carolyn Cassady (el personaje que interpreta Kirsten Dunst en la cinta que hoy nos ocupa)





El problema de la adaptación de “On the road” es doble, en primer lugar no se trata simplemente de un libro muy leído sino de un libro por el que mucha gente siente verdadera pasión, no creo que, por poner un ejemplo reciente, la heterodoxa adaptación de “Anna Karenina” levantara comentarios tan negativos como los que ha originado esta película pero no es un problema de esta adaptación en particular, posiblemente con cualquier otra hubiera sucedido lo mismo, hay libros que simplemente no se pueden llevar a imágenes en movimiento sin causar malestar a alguien, en especial si se trata de una historia inadaptable porque en realidad “On the road” no tiene argumento ni va sobre nada en particular, el libro es básicamente la descripción de una serie de viajes a través de Norteamérica (entendido este concepto en su sentido más meridionalmente amplio) en la que se mezclan un batiburrillo de sexo, drogas, alcohol, música bebop, literatura extrema y una filosofía de vida con un marcado tono “naíf” que ya por entonces (aun siendo la post-adolescencia una época decididamente naíf siempre y cuando pertenezcas como mínimo a la clase media) me pareció lo más flojo del libro en contraposición a la pura narración de los diversos viajes del protagonista y sus amigos que sigue siendo insuperable. Un batiburrillo en fin admisible en literatura pero insoportable en cine.




De hecho es paradójico que una película elementalmente dirigida a los lectores del libro (me resulta imposible creer que los no lectores se hayan enterado de algo) resulte tan molesta en su autoconsciente condición de adaptación fiel de un original literario, una pretensión –la de la fidelidad- difícil en cualquier caso y totalmente absurda en este caso, así uno no puede evitar sentir cierta repulsión cuando contempla cómo se introducen con calzador historias como el affaire de Sal Paradise con la chica mexicana o la visita a la casa de Old Bull Lee (el alter ego de William Burroughs) fundamentales en el libro pero absolutamente inapropiadas desde el punto de vista de la narración cinematográfica. Así que, paradójicamente “On the road” deviene en una película que existe únicamente para que los lectores apasionados del original literario la pongan a parir.




Mención aparte merece el apartado de las interpretaciones, aquí entramos en un terreno bastante subjetivo y a nivel personal los actores que interpretan a Sal Paradise (Jack Kerouac) y Dean Moriarty (Neal Cassady) me parecen más cercanos al aspecto que deben tener un par de estudiantes de primer año de universidad algo alocados que a la pareja de rudos beatniks que siempre nos han mostrado las fotos de los auténticos protagonistas del viaje



Sin embargo la elección de casting más comentada ha sido la de Kristen Stewart para el papel de Mary Lou (Luanne Henderson) la esposa-niña de Moriarty y uno de los personajes femeninos más recordados del libro, por lo visto la actriz estuvo bastante interesada en conseguir el papel e incluso dicen que estuvo de alguna manera involucrada en la financiación de la película en lo que parece uno de esos intentos desesperados de estrella de saga ñoña para adolescentes por escapar del mortal encasillamiento.




Lo cierto es que, a pesar de que la delectación del realizador del filme por mostrar escenas de la Stewart liando porros y poniendo caritas lascivas pueda parecer algo redundante, me parece que la interpretación de esta actriz al menos está bastante más cerca de parecerse a la clase de basura blanca cabeza de chorlito que Luanne debía ser en la realidad.      




En resumidas cuentas “On the road” es una película que sirve únicamente para que los lectores del libro puedan satisfacer su curiosidad y su visionado no pasa de ser precisamente una mera experiencia curiosa.     



17 Comments:

Blogger Deckard said...

Me imagino que no leeré nunca el libro, ya estoy muy viejo me imagino. Si ya me pasó con el Guardián entre el centeno o La conjura de los necios, supongo que sería seguir tropezando en la misma piedra, ¿no?

3:46 AM  
Blogger SisterBoy said...

No sufras, todavía te queda Jorge Bucay

8:31 AM  
Blogger El Impenitente said...

Una película basada en este libro debiera durar treinta horas por lo menos. Y me sorprende que no se hubiese hecho antes, aunque sea un libro de culto.

Por lo demás, no veré la película aunque me gustaría ver cómo interpretan a Sal Paradise.

Y me gusta que hayas citado a la chica mejicana con la que tuvo el affaire Kerouac. Me pasé el resto de la novela preguntándome qué habría sido de ella.

9:03 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pero hombre teniendo el libro tan reciente ¿no tienes un poquitin de curiosidad por ver la peli?

9:06 AM  
Anonymous Sr. Biltons said...

Yo tengo "En la Carretera" en la pila de pendientes, ¿a qué edad es la adecuada para leerlo?

Me ha dado un poco de miedo el artículo de El Impenitente, yo también tengo mitificado "La Conjura de los Necios" y pensaba releerlo. "La Insoportable Levedad del Ser" es otro que tengo en la pila debajo de "En la Carretera" y también tendrá que esperar.

Un saludo.

3:43 PM  
Blogger SisterBoy said...

Yo no pienso volver a releer nada, primero por una cuestión de tiempo (leo tampoco y queda tanto por leer que no hay tiempo para releer)y segundo para que no ocurra eso que describe el Impenitente.

No es cuestión de edad física sino de pellejo mental.

10:13 PM  
Blogger El Impenitente said...

Pues me gustaría ver Denver. Y los viajes en los coches. Y los paisajes que describe el libro más que la historia en sí. No sé si en la película se habrán esmerado en todo ello o si se habrán centrado únicamente en los personajes.

Sr. Biltons, si mitificaste "La conjura de los necios", ni lo toques. Nada que ganar, mucho que perder.

Y la edad apropiada para leer "En el camino" es aquella en la cual el escepticismo todavía no se ha apoderado de ti.

3:14 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues ahora que lo mencionas en la peli hay poco viaje y mucho personaje

8:32 AM  
Blogger Slim said...

Oh a mi el libro me gustó mucho! (Era post-adolescente? quizá simplemente adolescente)Esta peli me tocará verla con mis hijas...sólo para decirles ES MUCHO MEJOR EL LIBRO, donde va a parar. Y a lo mejor picarles el gusanillo para que lo lean.

9:59 AM  
Blogger SisterBoy said...

Yo se lo regalé a mi ahijada (que para mi bien cumple años el 06 de enero) con la esperanza de que oyera hablar de la película y le entrara la curiosidad.

Por cierto Slim aprovecho para comentarte que no puedo con el nuevo look de su blog :( ni siquiera se cómo dejar un comentario.

10:18 AM  
Blogger Refrescospepito said...

Yeah, aún no he visto la peli, pero solo por la Stewart, merece mucho la pena.
Ejejeje, rompería una de mis lanzas de hace más de treinta años y la vería doblado solo si el doblaje fuera argentino y dijeran cosas como "nafta".

12:23 PM  
Blogger SisterBoy said...

Si una de tus motivaciones es la Stewart no saldrás decepcionado. Recuerdo aquella traducción del libro que sacamos prestado de la Casa de la Cultura. También decían cosas como "asiento zaguero" y "porotos"

12:29 PM  
Blogger Slim said...

oh sisterboy, si es una excusa para no escribir mas en mi blog no te lo perdonaré nunca.
no se porqué no puedes. si pinchas en cada entrada se te abre una ventana emergente como esta:
http://pedaleandoenvalencia.blogspot.com.es/2013/04/ciao-pirla.html

y abajo la opción de comentarios. no te sale a ti? venga no seas refunfuñón.

5:28 AM  
Blogger El Impenitente said...

Pues yo, si entro a través de Interner Explorer, tampoco puedo comentar. Se corta la entrada y no aparecen los comentarios. Si lo hago a través de Chrome, casi siempre me deja. Prueba con Chrome.

7:57 AM  
Blogger Slim said...

todavia hay gente que usa internet explorer?

8:55 AM  
Blogger SisterBoy said...

También hay gente que todavía usa Myspace. Por cierto como has visto parece que la cosa funciona :)

9:12 AM  
Blogger El Impenitente said...

Incluso hay gente que todavía tiene blogs.

2:54 AM  

Post a Comment

<< Home