Friday, February 16, 2007

Little movies


Estamos hablando de “Little children” titulada en España “Juegos secretos” y esto es para los que ya la han visto.

De Todd Field sólo tenia la (mala) referencia de “En la habitación”. Esta película no va a contribuir en la mejora de la opinión que tengo de este realizador aunque por motivos diferentes.

El problema de películas como esta es la sensación de producto precocinado en el que los ingredientes son tan visibles como si estuvieran incluidos en recuadro en la publicidad del filme algo que recuerda mucho al estilo de títulos muy conocidos y triunfadores como American Beauty (esta es una comparación que ha hecho mucha gente) o la más reciente Crash.

Al igual que en la película de Sam Mendes tenemos un entorno suburbano acomodado por el que nos guía una voz en off (comprensible en aquella otra película e inútil y perjudicial en esta sobre todo si el que pone la voz el tipo que dobla a Kevin Costner) y en el que se muestra a dos personas insatisfechas (aquí el personaje que interpretaba Kevin Spacey se divide en dos, es decir Kate Winslet y Patrick Wilson que por cierto creo que comete un error al aparecer en tan poco tiempo en dos películas en las que se pronuncian las palabras “pederasta” y “castración”) a las que un hecho aparentemente trivial (el beso en el parque que produce un efecto semejante al “descubrimiento” de Mena Suvari) les produce una conmoción que les lleva a intentar cambiar sus vidas sacudiéndose la narcotizante complacencia de la vida de clase media.

Hemos visto con anterioridad muchas historias parecidas (eso incluye Madame Bovary a cuyo argumento se intenta equiparar el de la película yo opino que erróneamente porque no creo que tengan nada que ver) pero lo que desagrada de esta es ese dibujo arquetípico y grosero de los personajes (las tres brujas del parque que además son morena, rubia y pelirroja como las super nenas o ese lombrosiano pederasta que parece el alien brasileño de “Señales”) esa forma de avanzar en la trama a base de giros de guión tan tópicos que uno tiene la desagradable sensación de saber siempre que es lo que va a pasar en la siguiente escena y que va ha hacer cada personaje (¿De verdad hubo algún cinéfilo veterano que no supiera que el tarado iba a aparecer en la piscina?) y esa forma de resolver cualquier problema que pueda plantear el argumento de forma sonrojante para cualquier espectador con un poco de sentido crítico.

A destacar especialmente por mala la resolución de la película donde por una vez se abandona la previsibilidad del argumento pero para hacer algo mucho peor: convertirlo directamente en una idiotez. Para empezar se han desarrollado dos historias que responden perfectamente a la definición de “líneas paralelas”, es decir, no se intersectan nunca. Para lo que cuenta la película el vecino pederasta podría ser un fan fatale de Fran Perea que daría lo mismo, es decir, se está jugando todo el tiempo a conectar dos historias que en realidad no tienen nada que ver entre sí. Mención aparte merece esa desgraciada escena del no-encuentro entre los dos amantes (“voy a fugarme con la mujer de mi vida pero ¡que diablos! Primero me voy a echar unas carreritas al skate” o bien “¡OH que horror! estoy sola con mi niña en un parque en mitad de la noche con el salido del barrio que está gimiendo como un perro en celo, pero yo me quedo aquí por si viene mi amorcito”) o la resolución de la historia del pervertido.

Aparte de todo esto me parece un aberración que la película dure 130 minutos, es monstruoso que dure eso, es inhumano cuando esta clase de productos debería llevar como si de la fecha de caducidad se tratará una etiqueta que pusiera “noventa minutos de duración”. Sobre todo porque la película prescinde completamente del desarrollo clásico en tres actos y entra directamente en el nudo de la historia. En fin para colmo esta nominada al Oscar al mejor guión pero claro teniendo en cuenta la película que triunfó el año pasado quizás no sea tan extraño, además en realidad es el oscar al mejor guión adaptado así que puede que la novela original también sea una mierda.

14 Comments:

Blogger Vargtimen said...

A mí me gustó mucho esta película.

La historia del pederasta está poco definida y no interesa demasiado, pero el trío Winslet-Wilson-Connelly es la bomba.

Ví la pelicula hace tiempo en v.o.s.e. ¿Qué es eso de la voz de Kevin Costner en el doblaje? :S

1:12 PM  
Blogger SisterBoy said...

Pues eso :) que en la versión doblada la voz en off es la del tipo que dobla a Kevin Costner y claro queda bastante mal

1:54 PM  
Blogger Deckard said...

A mi el comienzo si me gustó y hasta la mitad seguía bien, pero segun el director/guionista se empieza a colocar las bolas para hacer la carambola final empecé a arrugar la nariz.

La escena del parque es de lo más idiota que he visto en años, pero entonces llega la del skate que es para mear y no echar gota.

Sobre los cambios de actitud del ex poli ¡una solución quiero!

A pesar de todo no me fui a los 20 minutos como con "En la habitación".

3:32 PM  
Anonymous Cristina Crisol said...

UNA MIERDA MAYUSCULA, con mi tolerancia innata no entiendo a quién le puede parecer una buena película, guión desastroso y solución imposible.

La ciencia de los sueños me ha hecho pasar unos minutos formidables, me ha llegado a envolver, me he enamorado de gael y charlotte y chabat y me he subido en su nube de sueños. Que sí Sister, hay problemillas de guión pero la esencia y lo que transmite me convence....

Esta semana a por la alemana... le tengo ganas, y muchas.

Besitos

4:45 PM  
Blogger SisterBoy said...

Lo del skate es algo incomprensible ¿como puede una persona en cuya alta de la seguridad social figure como ocupación la palabra "guionista" escribir una escena así?

12:31 AM  
Anonymous Cristina Crisol said...

A mi me dolió, y me sigue doliendo... son cosas imposibles. Y que esté nominado, como gane, me dejo el pelo largo...

10:55 AM  
Blogger SisterBoy said...

Ufff está nominada con Borat, Hijos de los hombres, Infiltrados y una que no conozco llamada Notes on a Scandal, tiene posibilidades

Pero si finalmente sucede prometo no recordarte la promesa :)

11:21 AM  
Blogger Pinzón Azul said...

Que pena... con el cartel tan bonito que tiene. Pero es lo que se suele ver, el envoltorio muy bien y el contenido una porquería.

9:24 AM  
Blogger SisterBoy said...

Si ya habias decidido verla no cambies de opinion :)

10:52 AM  
Anonymous estanley said...

Debo informar que yo disfruté de En el dormitorio, aunque no tanto de ésta por moralista y pacata. Lo del skate es para demostrar que esta parejita es tan inmadura como los niños que juegan al skate, que juntos no podrìan ir ni a la esquina ya que necesitan de sus esposos para que los soporten económica y emocionalmente. En este film nadie ama realmente a nadie excepto la madre del pederasta. Interesante, aunque demasiado calculada.

8:28 PM  
Blogger SisterBoy said...

Estanley recuerdo tú defensa de "En la habitación" en cuanto a la escena del skate está claro lo que siginifica pero la forma de insertar esa metáfora en la historia me pareció terriblemente chapucera.

2:17 AM  
Anonymous estanley said...

Es que se nota mucho el cálculo, coincido contigo. Es un film con una gran parálisis en lo espontáneo.

3:23 AM  
Blogger 3'14 said...

Bueno, por lo menos por esta vez no estamos en total desacuerdo ;)
Coincidimos en puntos, sobretodo las críticas negativas, pues a ti, por lo que veo, no te gustó nada, mientras que a mí no me acabó de desagradar.
Lo de las tres brujas arquetipadas del parque, yo que soy madre doy fe de que existen, a veces incluso formo parte de ellas XD, aunque también me aferro a esa idea inicial del personaje de Winslet de negar mis circunstancias y tomar una perspectiva alejada, como si conmigo no fuera, sintiéndome una “antropóloga” inmersa en el estudio de las actitudes y reacciones de ese peculiar colectivo que configuran las “mujeres anuladas de cualquier otro tipo de rol que no sea el de supermadres”.

La escena previsible que comentas de la piscina he de reconocer que se veía venir que por algún lado la sacarían, pero reconóceme que es una de las más buenas de la peli, ese pánico colectivo que se crea, los adultos gritando bajo la histeria a los críos que salgan de la piscina dejando al “pervertido” sólo en cuestión de segundos, formando alrededor de esta un círculo, como si de una quema de brujas se tratara, con sus miradas acusadoras, volviendo a la “normalidad” cuando por fin se libran de la “lacra social” perfectamente identificable, regresando a la seguridad que dan por sentada al excluir al “criminal”. En el acto pensé si a nadie se le ocurriría pensar en una situación así que puede que entre el tumulto inquisidor pudieran hallarse más de un pervertido por descubrir, junto a tus hijos, pasando por un ciudadano modelico, buen vecino, al igual excelente padre de familia en todas sus formas, pagador riguroso de sus impuestos e incluso miembro de la asociación de padres escolar… en fin…

Lo de la escena con los skaters es surrealista, pero peores cosas se habrán visto en la vida real, y es que, ¿Tengo que decírtelo yo?, pero era más que evidente que en realidad no escapaba de su mujer para reencontrarse con el amor de su vida, si no que trataba de recorrer un camino inverso de su vida con el fin de recuperar su juventud. (No olvides las noches que se había pasado frente a ese grupo de chicos rondándole el recuerdo de que una vez él formó parte de ellos) Y la carta a su mujer en su bolsillo delata la poca convicción que poseía para abandonarla realmente.

No se si al final se llevó algún oscar ni si la novela es mejor o peor, pero buscando imágenes por la red para colgar en mi blog, he de decir que, la portada del libro es muchísimo más buena que el cartel de la película, hay que ver como les gusta lanzar el anzuelo para que pique cuanta más gente mejor.
La del libro tiene un par de pececillos naranjas encerrados en una bolsa con agua. Una imagen poética y metafórica que resume muy bien la esencia de la película.

2:40 AM  
Blogger SisterBoy said...

Hombre sé bien que existen esa clase de brujas de parque pero me parecio un detalle desagradable la manera en la que se las presentaba, vamos, asi una morena, una rubia una pelirroja bla bla bla.

En cuanto a lo de los skaters claro que peores cosas se han visto y oido pero la función del cineasta es hacernos parecer posible lo inverosimil o al menos es una gran parte de su trabajo :)

5:35 AM  

Post a Comment

<< Home