Wednesday, May 16, 2007

Un año en la vida

¿Cuál puede ser la analogía de un momento así?. En el brillante libro que ha escrito Pete Davies sobre los Mundiales del 90, titulado “All Played Out”, comenta que los jugadores suelen utilizar símiles sexuales para intentar explicar qué se siente cuando se marca un gol. Lo entiendo bastante bien, al menos en alguno de los momentos más trascendentes de un día laboral como cualquier otro. Por ejemplo, el tercer gol que marcó Smith cuando cuando le ganamos al Liverpool en diciembre de 1990, cuatro días después de la paliza que nos dio el Manchester United al ganarnos por 2-6 en casa, me sentó de maravilla: una perfecta liberación tras una hora de excitación creciente. Y hace cuatro o cinco años, en campo del Norwich, el Arsenal marcó cuatro goles en dieciséis minutos, tras ir por detrás durante casi todo el partido. Fue un cuarto de hora que también tuvo un cariz sexualmente ultraterreno.

El problema que aquí se plantea con la metáfora del orgasmo es que un orgasmo, por muy obviamente placentero que será, es algo familiar, que se puede incluso repetir (al cabo de un par de horas si uno se ha comido un buen plato de espinacas) y que es previsible, al menos en el caso del hombre: por así decir, cuando te embarcas en una relación sexual, ya sabes que te espera. Puede que si no hubiese hecho el amor durante dieciocho años, y si hubiese renunciado a toda esperanza de hacer el amor durante otros dieciocho, y si de golpe y porrazo, de improviso, se presenta una oportunidad…Puede que en tales circunstancias fuera posible recrear una aproximación bastante exacta al momento que viví en Anfield. Aun cuando no cabe la menor duda de que hacer el amor es una actividad mucho más grata que ver un partido de fútbol (no hay empates a cero, ni el contrario practica la trampa del fuera de juego, no te llevas ningún disgusto copero y encima estás calentito), en condiciones normales no engendra sensaciones tan intensas como las que produce ganar el Campeonato en el último minuto, que es algo que sólo sucede una vez en la vida.

Ninguno de los momentos que la gente suele describir como los mejores momentos de su vidas me parecen en modo alguno análogos. Dar a luz debe ser algo extraordinariamente conmovedor, pero carece del elemento sorpresa, que es crucial, y además es algo que dura demasiado. Ver cumplida una afición personal –un ascenso, un premio, lo que sea- no entraña ese factor de última hora, ni la sensación de impotencia total que sentí yo aquella noche. ¿Qué otra experiencia podría aportar ese atributo de lo repentino? Puede que recibir algún premio enorme en la lotería, pero es que ganar una fortuna es algo que afecta a una parte de la psique radicalmente distinta, y carece del éxtasis comunitario que se tienen en el fútbol.

Hay que llegar a la conclusión de que no hay literalmente nada que lo describa. He agotado todas las opciones disponibles. No recuerdo ninguna otra cosa que haya podido codiciar durante veinte años, ¿hay algo que se pueda codiciar razonablemente durante tantísimo tiempo?, ni tampoco recuerdo nada que haya deseado tanto tiempo lo mismo de niño que de adulto. Por eso, pido tolerancia para quienes describimos un logro puramente deportivo como el momento de nuestras vidas. No es que nos falte imaginación, ni tampoco llevamos una vida triste y yerma; lo único que sucede es que la vida real es más tenue, más apagada, y contiene un potencial menor para entrar en un delirio inesperado.

Nick Hornby en Fever Pitch



23 Comments:

Blogger 3'14 said...

O sea, que tu encuentro sexual favorito sería aquel en el que una voz en off fuera retransmitiendo las jugadas, para darle más emoción jugar en campo contrario, cometer algún par de faltas, esperando no acabar el partido con penalti y ante todo, que jamás suceda de forma inesperada una prorroga ;)

10:48 PM  
Blogger SisterBoy said...

Y sobre todo no tener que jugar contra el Real Madrid :)

11:08 PM  
Blogger Deckard said...

Así que haciendo terapia...

11:59 PM  
Blogger Zar Polosco said...

Mi vida sexual futbolera es ruinosa.

Ahora, si la memoria no me falla, creo recordar que la emoción de un gol es infinitamente superior al momento del climax sexual.

Los goles son inolvidables. Los casquetes, con la edad y la caída de tensión posteyaculatoria te los tienes que apuntar en una agenda para no olvidarlos.

1:06 AM  
Anonymous una sociópata said...

De acuerdo contigo(no en esa ocasión particular),pero hay más cosas...El 14 marzo fue para mí más apoteósico,y tiene todos los ingredientes:sorpresa,rabia acumulada durante una temporada,el disfrute colectivo,y encima con fondo detrás.¿Qué?¿ahora quién tiene la vida más triste y yerma? (me encanta de ganá)

6:38 AM  
Blogger Queer Enquirer said...

Los futboleros estáis enfermos....

12:39 PM  
Blogger SisterBoy said...

Zar el gol de Aragones pudo haber sido ese momento.

Sociapata arrayate un millo, posiblemente el 14 de marzo es de las pocas coasa mejores que un gol en la final de la champions en el último minuto.

Queer mejor no hablemso de tus aficiones!!!!

Deckard el que rie el último...

1:43 PM  
Blogger Mangarran said...

Yo ahora mismo paso de futbol. Solo escribo para saber cómo coño se consigue poner la imagen del video de youtube en el blog. No lo consigo. Puedo poner el enlace y me lleva al video, pero no me sale la imagen con el play en su interior. ¿Cómo lo haces Sister?
Gracias

2:10 PM  
Blogger SisterBoy said...

Ok abres el video de youtube en cuestión. Fijate que hay una pestaña que pone "embed" copia la direcci´no de esa pestaña, pegala en tu blog y VOILA

2:22 PM  
Blogger Zar Polosco said...

El gol de Aragonés, los dos de Hugo en la final de Copa del 85, el del Alfredo en la del 91, los de Schuster y Futre en la del 92, el de superdiós Milinko Pantic en la del 96 (Busquets observando como entraba el balón), muchos del año del doblete, el de Maceda contra Alemania en el 84, el de Señor contra Malta. Muchos, muchísimos.

12:18 AM  
Blogger Deckard said...

Si yo me río, pero veo que estás recuperado.

Si tuviera que elegir cogería el de Zidane en la final de Champions. Lo tiene todo, técnica, fuerza, plasticidad y el momento. Por eso el gol de Mesi no me parece para tanto, por mucho que lo comparen con el de Maradona el partido es también muy muy importante. De hecho este gol de la champions será siempre más recordado que el de Mesi a pesar de ser un churro.

12:29 AM  
Blogger Doc Moriarty said...

Lloré tanto con ese gol... me tiré por el suelo, se me entrecortó la respiración, fui inmensamente feliz. No fue un orgasmo, fue una explosión de liberación, un torrente de alegría, la metáfora más cursi de la historia de las metáforas.

Feliz aniversario. Volveremos a conseguirlo.

1:25 AM  
Anonymous una sociópata said...

Para mí el más emocionante el de Nayim...salimos del Príncipe Felipe eufóricos,como borrachos.
¿"arrayate un millo"?

3:05 AM  
Blogger SisterBoy said...

Bueno Deck SUPONGO que sí yo fuera merengue escogeria ese gol por mucho que lamenté que el churro saliera bien.

Doc ¿a que un segundo antes de que Belleti tirara sabías que todo iba a salir bien?

Sociopata aqui cuando alguien acierta con alguna cosa se le dice "arrayate una" o "arrayate un millo" que son termines de juego de la baraja :)

12:28 PM  
Blogger cucumber said...

hay un simil sexual con los deportes, que dice quu el gol es igual que el orgasmo masculino y que las canastas de basket son como los multiorgasmos femeninos (de una chica que los tenga, claro!, por ahora no conozco a ningun tio) por eso tiene tanta aficion el futbol, por que puede ser un partido aburrido y al fina un gol-orgasmo lo arregla todo.
quizas sea generalizar un poco o un mucho, pero por lo menos algunas veces el sexo y el futbol son asin.

12:17 PM  
Blogger Doc Moriarty said...

Es en el toque de Larson que sé que la copa es nuestra.

12:32 PM  
Blogger Vargtimen said...

Qué razón llevas. Yo aquella tarde estaba nervioso perdido y cuando marcaron los ingleses se me hundió el mundo. Estaba sentado en el sofá de unos amigos con el calor sofocante de Granada y cara de funeral, hasta que marcó el Barça y ya con el gol de Belletti me lancé al suelo gritando y abrazandome a mi amigo E. y luego salimos a su terraza a cantar y pegar bocinazos mientras tiraban cohetes en los alrededores y mi hermano se volvía loco al otro lado del movil.
Finalmente salimos a la calle a festejarlo con otros animalillos como nosotros.

Y creeme, ningún polvo lo he celebrado aún por la calle a bocinazos.

Y eso no quiere decir que el fútbol sea mejor que el sexo. De hecho, el otro día en pleno acto se me pasó por la cabeza "bueno, esto me hace olvidarme un poco de haber perdido el liderato". Y acto seguido me sentí ridículo y desee con todas mis fuerzas no haber pensado eso en voz alta.

12:49 PM  
Blogger Vargtimen said...

Ah, por cierto. Estoy deseando conocer tu opinión sobre "Zodiac". El autor del Abecedario del Crimen no puede perdérsela :)

1:11 PM  
Blogger SisterBoy said...

Juas siempre he dicho que en "pleno acto" es mejor no decir ni pio. En las 24 horas anteriores al partido no pude hacer otra cosa que esperar, ni siquiera dormí la noche antes.

1:12 PM  
Blogger SisterBoy said...

Ire a verla mañana y espero comentarla mañana por la tarde. Antes del partido naturalmente.

1:13 PM  
Blogger Arual said...

Como culé obsesiva-compulsiva que soy no puedo más que emocionarme ante estas imágenes.... bufff!!! Y recuperada ya del momento, debo añadir que creo que el sexo es distinto al fútbol, un gol importante marcado en un momento crucial te provoca una sensación única e irrepetible, no sabes cuando vas a volver a experimentar algo así, es alucinante. El sexo por otro lado es maravilloso y genial, pero como bien habéis dicho algunos ya antes que yo, se conoce bien el final, sobre todo los chicos, las chicas en esto tenemos también más suerte creo, yo, la variedad de sensaciones es más amplia, aún así el desenlace es obvio.
Saludos!!

2:32 AM  
Blogger cacho de pan said...

absolutamente "amazing"!
ya me gustaría sentir algo parecido al orgasmo cuando follan los demás, ya que no creo que el que escribe sea futbolista...o sí lo es?
una transmigración del orgasmo, un polvo virtual, la sublimación a partir de una acción realizada por otros...cómo se llama esto? telekinesis?

5:40 AM  
Blogger SisterBoy said...

Telekinesis es convertir a tu madre en una estatuta viviente de San Sebastian como hizo Carrie en la pelicula homónimo. Tener un orgasmo viendo a otros se suele llamor "ver pelis porno" :D

8:05 AM  

Post a Comment

<< Home