Monday, September 17, 2007

La increible verdad. Parte Segunda (y posiblemente última)



Factor 3. El gran carnaval

¿Por qué el caso de Madeleine ha despertado tanto interés?. Si la desaparición hubiera tenido lugar el 3 de agosto en lugar del 3 de mayo no haría falta hacerse esa pregunta pero esto no es una simple serpiente de verano. Para contestar a la pregunta hay que admitir algunos hechos un tanto duros. En primer lugar el secuestro de un menor es siempre un tema que interesa al público bien por que dicho público está formado en su mayoría por padres, bien por simple morbo o bien porque nos encontramos en un mundo en el que la pasión por el melodrama invade todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida.

Además de todo eso resulta que la niña es un angelito de anuncio, si hubiera sido fea posiblemente la repercusión hubiera sido menor. Lo mismo cabe decir de sus padres: británicos, jóvenes, atractivos, profesionales liberales… la clase de persona cuyas desgracias interesan porque son gente que no parece susceptible de sufrir esas desgracias. A esto se añade el hecho de que todo ha sucedido en el extranjero algo que suele ser un factor que amplifica el impacto mediático.

En definitiva este caso tenía todas las papeletas para convertirse en una sensación mundial al contrario que otros igualmente misteriosos pero menos impactantes por carecer de alguno de los elementos mencionados. Por poner un ejemplo cercano tenemos el caso de dos menores desaparecidos en la isla de Gran Canaria (Sara Morales de 14 años y Jeremy Vargas de 6) e hijos de familias de clase trabajadora sin demasiada instrucción ni demasiado encanto.







Pero que duda cabe que los Mccan han fomentado con denuedo esta campaña lo que ha incluido la intervención de múltiples personalidades que incluyen a Beckham, Cristiano Ronaldo, J.K. Rowling y hasta el mismísimo Papa






. ¿Ha sido esto conveniente? Si y no. Por un lado la atención mediática ha contribuido a esclarecer muchos casos sobre todo en la tierra de los niños perdidos también conocida como Estados Unidos. Por otro lado también se han dado casos en los que un gran despliegue informativo en un caso de desaparición ha provocado que el secuestrador sea presa del pánico y termine por asesinar a la victima para deshacerse de ella. Pero además en este caso es posible que la campaña haya tenido un efecto aun más perjudicial para los Mccan y es que no se puede estimular tanto la atención del público sin darle un final, feliz o infeliz pero un final. Y con tantos medios ocupándose del asunto es inevitable que ante la ausencia de novedades muchos periodistas se hayan metido a detectives.

Pero ¿por qué los Mccan se han metido en este torbellino? No parecen el tipo de personas que se dejan embriagar por la atención del público. Quizás su comportamiento se explique por el intento de combatir su propio sentimiento de culpa debido a la desafortunada decisión que provoco toda esta locura

.Algo parecido tuvo lugar aquí hace ya algunos años con el conocido como “Crimen de Alcasser”. Como recordaran los que siguieron el caso (todo el que estaba vivo en aquella época lo hizo) todo empezó cuando el padre de una de las niñas, Fernando García, no pudo llevarlas a la discoteca en su coche y ellas optaron por hacer autoestop. Siempre tuve la sensación de que todo lo que vino después (desde su papel como portavoz de las familias en la gran búsqueda que se organizó pasando por su campaña de recogida de firmas para que los violadores cumplieran íntegramente sus condenas y terminando en su lamentable final como conspiranóico dedicado a discutir con Pepe Navarro la cantidad y calidad de los pelos públicos encontrados en el cuerpo de su hija) no fue más que un intento de compensar la decisión fatal que tomo aquel día que sin duda ha repetido una y otra vez en su imaginación. ¿Estamos ante el mismo caso ahora?



Factor 4. Aquí huele a muerto

En esto llega el gran giro (o el twist como dicen los ingleses) que hace que aumente más si cabe el interés por el caso ya que al melodrama se le suma el thriller, el gran misterio que hace que todo el mundo (yo incluido) empiece a hacer cábalas.

El seis de agosto la policía portuguesa declara que sus perros han detectado vestigios de sangre, que posteriormente habría sido limpiada, en la pared del apartamento que ocupaban los Mccan la noche del tres de mayo. La información es confusa, se habla literalmente de “restos de sangre de una persona muerta” y de que los restos son “bastante tenues”.

No parecen pruebas muy sólidas pero son suficientes como para arrojar las primeras sombras sobre la figura de los padres de Madeleine que hasta ese momento habían recibido el apoyo (millón y medio de euros incluido) de conocidos y desconocidos de todo el mundo. ¿Por qué entonces filtrar unas pruebas en ese momento tan endebles.

Hay varias respuestas posibles a esto. En primer lugar, tal y como se comento hace unas semanas, la policía tiende a ponerse nerviosa cuando no puede resolver un crimen que atrae de esta manera la atención del público que además exige una solución rápida. Y cuando la policía se pone nerviosa tiene una casi irresistible tendencia a señalar al que tiene más a mano.

En segundo lugar la región del Algarve es un destino muy popular entre los veraneantes de toda Europa.. Los que no vivan en una región dedicada casi exclusivamente al turismo pueden tener dificultades en entender esto, pero en este tipo de territorios (como en el que yo vivo) el turismo lo es todo, lo decide todo y todo se hace o se deja de hacer en función de si conviene o no al turismo. En resumen: es moral lo que favorece al turismo y es inmoral lo que le perjudica. Así pues resulta que tanto las autoridades locales como la policía están desesperados porque estos sucesos sean aclarados pronto o al menos que se consiga desplazar la responsabilidad sobre los mismos lo más lejos posible de ellos. ¿Significa eso que los investigadores han manipulado las pruebas o han potenciado evidencias no muy significativas?. ¿Por qué se revelan todos estos datos tres meses después de la desaparición cuando se supone que los encargados del caso ya debían haber revisado hasta el último centímetro cuadrado del lugar de los hechos?. Ahí quedan esas preguntas.

Pero los rumores aumentan. Se habla de olor a muerto en la ropa y en alguno de los objetos personales del matrimonio (peluche de la niña incluido), y la imagen del matrimonio sigue enturbiándose.

Pero lo verdaderamente curioso es que algunas características de la personalidad de los Mccan que antes se habían señalado como cualidades ahora se vuelven en su contra. Su fervoroso catolicismo romano ahora es visto con suspicacia, en vez de fervor se habla de fanatismo y se mencionan vestigios de ADN en la Biblia de Kate Mccann concretamente en un pasaje del libro segundo de Samuel capitulo 12 versículo 15 al 19, un pasaje en el que se menciona la muerte de un niño (¡!). Y la antes tan elogiada entereza se interpreta ahora como frialdad, la gente (desde una compañera de trabajo hasta ese repugnante psiquiatra sin del que por lo visto ninguna cadena de televisión puede prescindir) se pregunta cómo unos padres cuya hija ha desaparecido en esas circunstancias pueden mostrar ese aspecto tan sereno. Una vez más el síndrome de Mersault * que exige de las victimas un comportamiento acorde con el nivel del melodrama. La conclusión es bastante pesimista y ciertamente inquietante: si la prensa (o algún otro poder) así lo decide cualquier persona puede ser vista como culpable por el simple método de mencionar únicamente las circunstancias que les perjudican y ocultar las que le favorecen e incluso, como se ha visto, las mismas circunstancias que antes te favorecían ahora te pueden perjudicar si el acuerdo sobre la culpabilidad es aceptado unánimemente.

Pero la bola sigue rodando y por fin llega algo que parece definitivo y que apoya las sospechas de la policía portuguesa.. En el maletero del coche de los Mccan se encuentran restos de ADN y cabellos de la niña algo que podría ser perfectamente explicable de no ser porque ese vehiculo fue alquilado veinticinco días después de la desaparición. ¿Es esta la prueba final?

En un articulo publicado en El País del domingo 16 de septiembre (este periódico sigue siendo lo mejor que tenemos en cuanto a objetividad se refiere al menos en los asuntos que no atañen a sus intereses particulares) se dice que si Madeleine hubiera muerto la noche del 3 de mayo su cadáver estaría en tal estado de descomposición 25 días más tarde que su cadáver hubiera dejado muchísimas más evidencias. A menos claro que dicho cadáver hubiera sido conservado en un frigorífico (¡¡!!)

Se dice también en ese articulo que es difícil determinar a través del ADN que dichos cabellos pertenecen a Madeleine ya que del pelo sólo puede extraer ADN mitocondrial, que es el que compartimos enteramente con nuestra madre y hermanos. Pero incluso si los restos biológicos se demostraran pertenecientes a Maddie existe la tesis de que podrían haber llegado por transferencia, a través de las ropas de la niña o de los juguetes que los otros niños de la familia siguen usando.

Paralelamente a todo esto se desarrolla a su vez la cuestión de los somníferos. En esta subtrama incluso ha intervenido uno de los abuelos de la niña que asegura que los padres de Maddie solían usar Calpol, un popular e inofensivo jarabe anti histamínico que ayudaba a la niña a dormir. Los padres lo han negado. También se ha mencionado que la policía encontró una jeringuilla hipodérmica que contenía un potente sedante durante los primeros registros aunque no he visto que nadie haga mucho hincapié en este hecho así que debe tratarse de un rumor más.

Las últimas noticias dicen que del análisis de los cabellos se deduce que efectivamente los Mccan suministraron algún tipo de sedante a su hija la noche de los hechos ¿Será esta una verdad definitiva o también puede ser rebatida?

Factor 5.El Cluedo

Tal y como dijo el personaje interpretado por Donald Sutherland en la película JFK cuando discurría sobre el magnicidio “la gente se hace muchas preguntas sobre el qué, el quien y el como pero nadie se hace la pregunta clave ¿por qué?”.

Admitamos por un momento las sospechas de la policía portuguesa: Maddie murió aquella noche de forma accidental. Digamos que los padres le suministraron tranquilizantes para que se durmiera durante su ausencia y que una mala reacción a los medicamentos (que no hay que olvidar que en ese caso hubieran sido suministrados por dos personas que son doctores en medicina) le causó la muerte. Tal y como se ha dicho en los comentarios ¿qué significa entonces el hallazgo de esos restos sangre? ¿Quizás la niña en pleno colocon de pastillas se dio un golpe en la cabeza? ¿Quizás sus padres para asegurarse de que estaba muerta la emprendieron a palos con ella? ¿Tiene esto algún sentido?

De acuerdo, obviemos este hecho y admitamos también que la niña murió por una inverosímil combinación de pastillas para dormir y golpes en la cabeza. La madre llega a la casa y se encuentra el cadáver. En ese momento decide que se ha metido en un buen lío (y su primera reacción ante la muerte de una hija que le ha costado horrores concebir debido a sus problemas para quedarse embarazada y con la que ha convivido durante tres años es pensar en su própio pellejo) y decide esconder el cuerpo. ¿Dónde? ¿Qué sitio podría resultar seguro para esconder el cadáver de una niña teniendo en cuenta que se encontraban en un país extranjero donde apenas conocían algo más que su própio apartamento? ¿Tuvo tiempo suficiente de esconder el cadáver donde no pudieran encontrarlo en el exhaustivo registro que tuvo lugar en los días siguientes y donde no se dejó una piedra sin remover dentro y fuera del complejo?

Parece poco probable pero contra estas objeciones se está diciendo que quizás la cena fuera una farsa montada por el grupo de amigos para fingir que la desaparición tuvo lugar entre las 20.00 y las 21.00 proporcionando así una coartada a los padres de la niña. Esto ya es algo serio. Ahora se trataría de una verdadera conspiración de turistas ingleses de cachetes colorados que se conchaban para darle un poco de emoción a sus vacaciones.

Pero ahí no queda todo, recordemos que ese escondrijo tiene que ser en un lugar lo suficientemente frío como para que 25 días después el cadaver pueda ser transportado a su destino final sin demasiados problemas. Evidentemente ese lugar tan frío no estaría dentro de la urbanización ¿a quien recurrir entonces? ¿al simpático dueño del pub Dubliners con sitio suficiente en el congelador? “Oye Paddy que sin querer me he cargado a la cría ¿te importa guardármela en la nevera unas semanas?”. Y luego según la misma teoría los padres alquilan un coche y con la atención del mundo entero puesta sobre ellos meten el cadáver en el maletero y se lo llevan a tirarlo mar adentro con la ayuda de un miembro más de la gran conspiración británica que resulta ser el propietario de un yate amigo del matrimonio.

Y para rematar la historia los padres, tal y como se ha dicho también en los comentarios, en lugar de intentar que el asunto se olvide se entregan a una monstruosa campaña publicitaria que llega hasta el Vaticano.

¿De verdad es esto lo que algunos creen que sucedió? Si algo nos han enseñado los distintos capítulos de la enciclopedia del crimen es que algunas cosas pueden escapar a cualquier lógica humana pero esto ya me parece demasiado.

Pero la verdad es que las alternativas tampoco son muy verosímiles. Si los Mccan son inocentes entonces ¿Quién secuestró a Madeleine?. No es posible que se trate de un suceso casual, alguien debía saber que los niños están solos. ¿Algún otro inquilino del complejo? ¿algún trabajador de la casa?, en todo caso alguien tan cercano que sin duda ya ha sido investigado y por lo que se ve sin resultados.

Antes de que irrumpiera la teoría de la culpabilidad paterna el único sospechoso era un tal Robert Murat



aunque los indicios se reducían a que había participado en la búsqueda de la niña (ninguna buena acción queda sin castigo) y que a los treinta y tantos años vivía con su madre a escasos metros del lugar de los hechos



(si alguna vez se comete un crimen en 5 km a la redonda de mi casa mejor será que me vaya deshaciendo de los muchos libros de crímenes que tengo en casa y también de mi muñeco de Leatherface). En resumen una muestra de que lo atascado que estaba el caso antes de que esas nuevas pruebas vinieran a engrasarlo.

De manera que ninguna de las dos posibilidades se libra de objeciones casi insalvables. Entonces ¿Qué rayos pasó aquella noche? Un misterio dentro de un acertijo envuelto en un enigma.

Quizás lo más descorazonador de esto es que ninguna de las dos teorías posibles (en el caso de confirmarse alguna de las dos, una posibilidad que empieza a ser bastante remota) dice nada bueno del mundo en el que vivimos. Si se confirmaran las nuevas sospechas los Mccan aun sin cometer ningún crimen alevoso podrían ser clasificados con justicia en los primeros puestos de la larga lista de psicópatas y maniacos que su país ha regalado a la historia. Si por el contrario se demuestra que son inocentes se habrá cometido con ellos una injusticia tan grande que no podría ser reparada nunca. En cualquier caso la conclusión es que vivimos en un mundo muy jodido.




* Protagonista de “El extranjero” de Albert Camus que el día antes de su ejecución en la guillotina llega a la conclusión de que va a morir no por haber matado a un hombre sino por no haber llorado en el entierro de su madre.

Labels:

13 Comments:

Blogger 3'14 said...

Este post (incluyo la primera parte) debería ser portada de periódicos e informativos y no todo lo que se va diciendo por ahí. Y por descontado, programas que se hacen eco de las "últimas noticias" en relación al caso y hacen su propia escabachina deberían tener la decencia de apartar el tema hasta resultados concluyentes, pero con tu conclusión queda más que zanjado (por lo menos a nivel del público)

4:13 PM  
Blogger SisterBoy said...

La cara de Boris Izaguirre en Channel 4 lo dice todo a este respecto, fijense en esa cara la próxima vez que Ana Garcia Siñeriz esté hablando del caso.

10:20 PM  
Blogger Slim said...

aaag quiero la TERCERA parte, quiero el FINAL.
Reconozco que apenas he leido nada de los Mccann (no puedo con las noticias de niños muertos/desaparecidos) pero con esto no me hace falta leer nada mas.has hecho un reportaje buenisimo.

de las dos posibilidades, prefiero la de la injusticia de considerarlos culpables siendo inocentes, la prefiero pero de largo...

11:45 PM  
Blogger Zar Polosco said...

Trabajo en Silla, a tres kilómetros de Alcácer, y paso muchas veces por este pueblo y por la discoteca antes llamada Coolor y que ahora tiene otro nombre pues sigue funcionando en Picasent. Han pasado catorce años y sigue dando escalofríos.

Redundando en los otros comentarios, no voy a leer a nadie más que a ti sobre el tema. Así que, tendrá que haber tercera entrega y sucesivas.

Y yo también prefiero que sean inocentes.

12:45 AM  
Blogger SisterBoy said...

No creo que haya un final al menos a corto plazo, los principales sospechosos son los padres asi que posiblemente no se esté siguiendo ninguna otra pista. Y si los padres son los responsables no creo que confiesen nunca. Asi que la tercera parte tardara bastante en llegar.

8:17 AM  
Blogger Cinephilus said...

Interesantísima reflexión, Sisterboy. Eres una de las personas con más sensatez que conozco... A mí, el tema me deja sin palabras. Solo puedo suscribir las tuyas y agradecerte que pongas siempre un punto de lucidez en el mar de la blogosfera.
Besotes

9:55 AM  
Anonymous Ra está en la aldea said...

El cartelito que sostiene Beckham está escrito en comic sans... eso sí que es escalofriante.
Totalmente de acuerdo con los piropazos que te dedican el resto de lectores.

12:30 PM  
Anonymous Marina Khalo said...

Con esto dejas patente, que los refranes son sentencias no siempre cortadas a la medida y de sospechosa veracidad. “Nunca segundas partes fueron buenas”, en el caso de tu escrito, excelentes.

Un saludo

2:00 PM  
Blogger Arual said...

Ojala en breve puedas escribir esa tercera parte y sepamos qué narices ha pasado, de verdad.

7:44 AM  
Blogger Arual said...

Hoy han echado más condimento a la salsa, dos testigos afirman haber visto a la niña en Marruecos en los días posteriores a su desaparición, esto es un culebrón, qué horror!

2:09 PM  
Blogger SisterBoy said...

La tipica alucinación colectiva. Esto nos lleva otra vez al caso de las niñas de Alcasser que fueron vistas desde El Ferrol hasta el Puerto de Santa Maria. Recuerdo incluso que tras aparecer los cadaveres una mujer comentaba "pues no creo todavía que sean ellas porque yo estoy convencida de que las vi"

2:39 PM  
Blogger Deckard said...

http://www.dailymail.co.uk/pages/live/articles/news/news.html?in_article_id=484174&in_page_id=1770&ct=5

Hay salen las fotos de las dos niñas. Recordemos que Elvis vive.

4:05 AM  
Blogger SisterBoy said...

La verdad es que la madre de la nena bereber esra sospechosa con ese sombrero

3:07 PM  

Post a Comment

<< Home