Sunday, February 10, 2008

No country for old men






Imprescindible haberla visto para leer este comentario.

Puede resultar petulante deducir que muchas de las personas que formaban el nutrido público que acudió el viernes pasado al estreno de la película (al menos en Santa Cruz de Tenerife) no tenía ni idea de quienes eran los Coen y se acercaron a verla debido a la promoción extra que suponen los éxitos que ha conseguido Javier Bardem por su interpretación. Esto incluiría “No country for old men” en la categoría de películas quebienestá., es decir aquellas de las que se comenta únicamente “que bien está fulanito” o “que bien está menganita” aunque la peli sea un bodrio (algo que por cierto era exactamente lo que ocurría en “Antes que anochezca”)

Lo cierto es que fueran o no los espectadores fans de los Coen era evidente que el desconcierto se estaba apoderando de ellos a medida que transcurría el metraje. Pero lo cierto es que a mí me estaba pasando exactamente lo mismo y yo sin ser fan de los Coen (más bien todo lo contrario) he visto todas sus películas excepto tres.

Mucha gente se ha quejado de que el giro drástico que da el argumento después de que tenga lugar el confuso asesinato de Llewelyn Moss (Josh Brolin) hace que decaiga mucho el interés de la película. Confieso que a mí también me dio esa impresión e incluso añado que me había olvidado por completo del personaje del Sheriff Bell (Tommy Lee Jones) imbuido en la hipnótica persecución de Llewelyn por parte del satánico Anton Chriguh (Javier Bardem).

De todos modos no hay que olvidar cual es el espíritu de la historia que se revela ya desde su propio titulo y se adivina también en la voz en off con la que da comienzo ilustradas por una serie de lánguidas estampas del desierto tejano que recuerdan un poco al comienzo de “Sangre Fácil” (“este el sur de Texas y aquí nadie ayuda a nadie”) y que por último se recupera por completo a raíz de ese twist argumental ya mencionado.

En realidad no es la historia de Llewelyn y Chriguh sino la del viejo policía y su certeza de que el mundo en el que él y sus antepasados habían vivido ha desaparecido para siempre. Posiblemente no es ninguna casualidad que la acción tenga lugar en el año 1980 con el país aún bajo la resaca de la traumática guerra de Vietnam (a la que se hace referencia en varias ocasiones) y recién terminada la desastrosa administración Carter, es decir en uno de los momentos más bajos en la moral del pueblo estadounidense antes de que llegara Regan y relanzara el país hacia no se sabe muy bien donde.

De esta manera se muestra como el Sheriff Bell va siempre por detrás de los acontecimientos, le resulta imposible comprender la brutalidad de los nuevos criminales y en consecuencia no sabe como luchar contra ellos.

En este sentido podríamos decir que existe como una evolución disociada en varios personajes que comenzaría por el propio Sheriff Bell, luego vendría Llewelyn que conserva algunos rasgos de humanidad (por más que, paradójicamente, uno de ellos –el regresar al lugar de la matanza para dar de beber al moribundo- sea el que le haga caer en desgracia) aunque también se ve dominado por una implacable codicia que le hace poner en juego su vida y la de su familia. Carson Wells (Woody Harrelson) también muestra alguna voluntad de arreglar las cosas por las buenas pero también termina derrotado por el individuo que está en el fondo de la evolución: Anton Chigurh asesino implacable y despiadado al que no estorban ningún tipo de escrúpulos morales y que se lleva el triunfo final. Aunque el hecho de no tener escrúpulos morales no quiere decir que no tenga su propio código de conducta por más que dicho código sea tan retorcido como sus crímenes, véase si no el macabro juego de la moneda o esa desoladora escena en la que acude a casa de la mujer de Llewelyn (Kelly Macdonald) sin ninguna necesidad, simplemente porque había prometido que lo haría (al estilo de Lee Van Cleef en “El bueno, el feo y el malo”).




Las escenas en las que Llewelyn y Chriguh juegan al escondite en una serie de desolados paisajes urbanos son desde luego un extraordinario ejercicio de dirección, un duelo tenso y sostenido en el que el silencio es roto únicamente por el sonido de las herramientas con las que los profesionales hacen su trabajo con una dedicación sólo superada por su tenacidad. La brusquedad –y sin duda voluntaria- interrupción de ese ritmo tan cuidado es lógico que produzca perplejidad y posteriormente decepción (quizás todos esperábamos un espectacular tiroteo final de todos contra todos en algún hotel fronterizo como en “La huida”) pero como se ha dicho la derivación de la película esta más cercana que nunca a aquello de lo que en realidad se quiere hablar aparte de ofrecer algunos momentos extremadamente emotivos como la conversación de Bell con su antiguo camarada o la descripción del sueño con el que finaliza la película.

12 Comments:

Blogger Juan Cosaco said...

A mi no me ha llegado esta peli. Me gustan más los Coen cuando se les va la perola. Si, está bien hecha, pero me quedó una sensación similar a la úlima de Ang Lee...¿y?
Salud!

8:09 AM  
Blogger SisterBoy said...

Conozco esa sensación y esa pregunta, es la que me he hecho yo en las dos últimas de Cronemberg

8:15 AM  
Anonymous vargtimen said...

Pues yo me lo pasé bomba. Confieso que sentí esa sensación de desconcierto y decepción a partir del momento que dices en el post, pero bien pensado es una manera muy coherente y original de resolver la película. Tendría que volver a verla.

11:27 AM  
Blogger SisterBoy said...

Yo también pero en versión original. Como ya he pagado en el cine supongo que estoy moralmente autorizado a "comprarla"

11:29 AM  
Blogger Doc Moriarty said...

En realidad no es la historia de Llewelyn y Chriguh sino la del viejo policía y su certeza de que el mundo en el que él y sus antepasados habían vivido ha desaparecido para siempre. Eso es exactamente lo que pienso yo.

Y creo que uno de los grandes aciertos de esta maravilla (que a mi me lo parece), es que el público es un personaje. Somos el Sheriff Bell, somos el hombre viejo, con estructuras clásicas, que no entendemos lo que ocurre, que no las vemos llegar, que nos hemos quedado en los buenos y los malos, en el desarrollo clásico y en el clímax, cuando en realidad solo percibimos un cachillo de realidad de mierda que ni siquiera llegamos a comprender.

Adoro a esos personajes entrando y saliendo de escena sin saber quien son ni qué pintan. Adoro ese azar mefistotélico de Chirgu. Adoro que el protagonista SPOILERSPOILERSPOILERSPOILERSPOILERmuera fuera de plano y del argumentoSPOILERSPOILERSPOILERSPOILER.

Me desconcertó tanto como a todo el mundo, pero con los días (la vi hace dos semanas en una incomprensible y sureña versión original) deja un poso, un regusto, unas brasas absolutamente deliciosas.

1:24 PM  
Blogger SisterBoy said...

Ahora comprendo lo que sintieron los espectadores de Psicosis la primera vez. Aunque claro la primera vez que vi Psicosis yo tampoco sabía l oque iba a pasar

1:55 PM  
Blogger 3'14 said...

A mí me ha gustado. Y más pasadas unas horas del visionado, Aunque esos cambios de ritmo me sacan un poco de quicio, tanta lentitud al principio, acciones precipitadas en otros y de nuevo la lentitud... Hemos estado discutiendo sobre el final de la peli. Personalmente, que se cargasen a Llewelyn cuando lo hacen no es lo que me ha sorprendido, de haber terminado triunfado sobre el "mal" se habría quedado en una peli más de las que muchas veces se han hecho ya. Es un perdedor, el cual todas las decisiones que ha tomado en su vida han sido equívocas.
El jueguecito de la moneda me ha inquietado tanto como la escena en "No matarás" en la que tira la piedra en el puente esperando al azar a ver contra qué coche se estampa... y como la mujer le dice que no piensa decir nada, que es él quien elige, lástima que él se rige por su código como citas y no le queda otra que cumplirlo.
A lo que iba, la discusión sobre el final: Mi chico decía que debían terminarla en el momento en el que Bardem (en los subtítulos en que yo la he visto ponía Cighur, y joder Sister! ya estás comprando la VO vas a flipar), por momentos también yo lo he pensado pero, está claro que de ser así,lo que nos están contando en realidad (eso que comentas en el post y Doc Moriarty subralla al principio de su comentario) perdería sentido. Todo puede ser a que, lo que probablemente en la novela quede perfectamente expuesto, los Coen no lo acaben de conseguir en la película... no se, vamos, podría debatirse.

A propósito: no se si anécdota ficticia o real pero, hoy me han comentado que en una entrevista a bardem le preguntaban que en quien se había inspirado para abordar el personaje, a lo que él ha respuesto: En vuestro presidente (la entrevistadora era una periodista americana) :O

Me estoy leyendo "La carretera" De Cormac McCarthy y lo estoy pasando francamente mal, y dicen que la película ya se está rodando...uf...

3:52 PM  
Blogger SisterBoy said...

Yo siempre he querido leerme "Meridiano de sangre" que es uno de sus titulos más celebrados pero ya me he apuntado este y la que mencionas.

Por cierto que para pasarlo mal un relato corto también de ambiente sureño aunque de otro autor. Pero de eso ya hablaremos otro día

4:02 PM  
Blogger ninive drake said...

cuando fui al cine, tenía que decidir entre esta y "30 días en la oscuridad" y ahora veo que ninguna de las 2 merece unos 5 euros de entrada ni 5 de chocolatinas...

2:19 PM  
Blogger SisterBoy said...

Vaya pues estaba buscando referencias para 30 días de oscuridad ¿al final entraste? ¿te ha dado la impresión de que hablaba mal de la pelicula? Yo diria que era un critica elogiosa :D

2:29 PM  
Blogger ninive drake said...

bueno, que no haya tiroteos finales es algo triste en una peli de "cuatreros", no?? un destripamiento y un cuerpo cosido a balazos, mmmmhhhh, sangreeeeeeee, como la que había a borbotones en 30 días en la oscuridad, la verdad es si me la hubiera bajado no habría pasado nada, eso sí, tiene unos cuantos sustos y en mí consiguió (a ratos), lo típico de las pelis de miedo y por lo que voy a verlas: obligarme a taparme la cara y mirar por las rendijas de mis dedos mientras con la otra mano retuerzo el brazo de quien está a mi lado... el final es SPOILER!!!! desastroso y falto de ideas, se carga el sueño de la peli... en fin

PD: a mí Bardem siempre me ha parecido un pedazo de carne con ojos y un pésimo actor, lo mismo pasa como con los Bosé, por mucho que se empeñen, todos No tienen talento...

2:28 PM  
Blogger SisterBoy said...

Creo que la de 30 días de noche se quedará para el canal plus porque esta semana estrenan Sweeney Todd.

Lucía Bosé al menos era guapa

2:39 PM  

Post a Comment

<< Home