Sunday, February 24, 2008

There will be blood (con spoilers)




Hay algo, aparte de sus candidaturas a los diversos premios de la academia en la edición de este año, en lo que compiten “There will be blood” y “No es país para viejos”. Se trata de dos películas que se apartan notoriamente de las estructuras tradicionales de la narración cinematográfica en lo que se refiere al desarrollo del guión. Esto suele causar siempre una cierta desazón en el público, especialmente cuando se trata de dos películas que han sido bastante promocionadas debido a las nominaciones recibidas a los premios antes mencionados.

Si ya en lo relativo a “No es país para viejos” hablábamos de las muestras de desconcierto del respetable, en el caso de “There will be blood” algunos espectadores directamente han abandonado la sala antes de que terminara la película. Es posible que, como de costumbre, esos espectadores entraran con una idea equivocada de la película (a la que no es ajena el título que le han dado en España aunque es posible que de haberse hecho una traducción más literal la confusión hubiera sido aún más grande) que en un principio podría parecer una de esas biografías de tintes épicos que giran en torno a la muy cinematográfica figura del gran hombre hecho a sí mismo.

Pero la película parece tener unos intereses que van más allá de ser otra gran epopeya americana. Esto es algo que se vislumbra ya desde la larga introducción en la que se encadenan varias escenas mudas (aunque no carentes de una inquietante banda sonora que estará presente durante todo el metraje) que muestran la evolución de Plainview desde sus tiempos de minero solitario a sus comienzos como magnate del petróleo y la primera aparición de su hijo cuyo origen será un misterio casi hasta el final de la película (e incluso entonces).

Lo que podríamos llamar el cuerpo central de la historia comienza con la misteriosa proposición de de Paul Sunday y sí que podría responder al estilo de película que se esperaba cuando se entra en la extraordinaria descripción de la transformación del yermo y atrasado territorio en una sucia y oleosa metrópoli. Sólo esta parte de la película (que a mí me ha recordado más a Terence Malick que a Kubrick o Scorceses como he oído mencionar en otros foros) merece ya el haber pagado la entrada.

De todos modos como se ha dicho no parece que Paul Thomas Anderson este especialmente interesado en narrar una gran historia americana de rise and fall o una espectacular metáfora sobre el capitalismo o la industrialización. Los verdaderos intereses de There will be blood son más enrevesados y tienen que ver en parte con la tortuosa personalidad de Plainview un hombre al que no parece motivar el dinero sino una insaciable afán por la dominación y una ciega lucha basada únicamente en el movimiento perpetuo (abrir pozos para ganar dinero con el abrir más pozos para sacar más dinero con el abrir más pozos).

Pero también está la contienda de Plainview contra Dios (que no puede existir porque de otro modo sería él mismo) que se manifiesta a través del enfrentamiento con el clérigo Eli y también está el desarraigo familiar del magnate con ese hijo al que no duda en usar como “atrezzo” en sus encendidos discursos comerciales pero con el que tiene un comportamiento torpe y negligente en privado y también la relación de Plainview con su hermanastro, que aparte de servir para que el insostenible personaje revele algo de las oscuras motivaciones de su personalidad demuestra también sus ansias por desvincularse de cualquier atadura que le impida progresar en su loca carrera. Ni Dios, ni la familia serán obstáculos para él.

Pero para mí el mayor misterio reside en el juego de la doble personalidad de Paul-Eli Sunday que explota en ese violento final y que hace que la película abandone el territorio de la realidad (en el que de todas maneras tampoco estaba muy cimentada) y se interne por un camino que mezcla la alegoría religiosa con la alucinación psicótica, un camino en el que yo personalmente me he perdido por completo. Y bien que me fastidia decir eso.

De todos modos este hecho no impide asistir a un espectáculo cinematográfico arrebatador en el que la larga duración del metraje apenas se nota y en el que destaca especialmente (aparte de la fotografia y la omnipresente música) el trabajo de Daniel Day Lewis que no obstante algunos califican de excesivamente histriónico. A este respecto me gustaría decir que algunos caracteres no hay más remedio que interpretarlos así. Si Lewis estuviera haciendo de un funcionario del catastro con cinco trienios que duda cabe que estaría sobreactuando pero cuando se trata de dar vida a un loco, codicioso, manipulador demonio hijo de mala madre hay que echar el resto y pueden apostar que eso es exactamente lo que ocurre.

16 Comments:

Blogger Ra está en la aldea said...

¿Pero es posible que esta noche sean YA los Oscars?

11:20 AM  
Blogger SisterBoy said...

Sí y para mi desgracia no podré verlos porque trabajo mañana. Yo esperaba que me despidieran la semana pasada pero esto no ocurrirá hasta bien entrado marzo. Mecachis.

11:31 AM  
Blogger Vargtimen said...

Pero qué grande Daniel Day Lewis y qué oscar tan merecido.

A mí esta película me fascinó, me irritó y me desconcertó a partes iguales.
En cuanto a la gala, no te has perdido gran cosa porque ha sido bastante gris.

8:55 PM  
Anonymous dexter said...

Pues mira sí, todo eso que dices es muy bonito, pero yo mientras veo la película tengo una sensación permanente de cabrero. Y la tengo gracias a Daniel Day Lewis cuya SOBREactuación me carga sobremanera. Su insoportable y cargante histrionismo hace que no me crea un personaje tan a priori interesante-desde el punto de vista psicológico y desde otros puntos de vista- como el que encarna. En definitiva, hace que no me crea la película porque la película es en última instancia él. Y porque el director no ha sabido contrarrestar ese histrionismo- repartiendo el peso de la narración en otros personajes por ejemplo. Cuando veo a Day Lewis veo un actor actuando, no veo un personaje (algo que no me pasa viendo a Mastroiani o a Jack Lemmon) No, mira, no puedo aprobar su Oscar

10:29 PM  
Anonymous dexter said...

de cabrero, no de Cabreo

10:29 PM  
Blogger Doc Moriarty said...

A parte del hecho que aún no sé si Paul y Eli son la misma persona...

En líneas generales estoy bastante de acuerdo con Sisterboy, con matices (a ver si a lo largo de esta mañana se me ocurre escribir algo).

Y no veo a Lewis sobreactuado salvo el tramo final, donde se le va la castaña (aunque quizá es lo que le requiere Plainview).

11:20 PM  
Blogger SisterBoy said...

Doc te responde a tu pregunta y de paso respondo en parte a Dexter. He oido decir que en realidad Paul Dano iba a interpretar unicamente a Paul el tipo que le daba el chivatazo a Plainwiew pero resultó que el actor que había sido elegido para interpretar a Eli el hermano predicador no le duraba ni un asalto en los ensayos en los que se las tenia que ver con Daniel Day Lewis hicieron una prueba a Dano y luego a lo mejor simplemente se decididió fusionar metafisicamente a los dos personajes.

Plainview se desta al final pero es que se supone que en ese momento de su vida ya se le había ido la pelota por completo

8:12 AM  
Blogger Slim said...

jope sister si toda la pelicula es como tu explicacion no voy a verla porque no he entendido ni jota...

2:18 AM  
Blogger SisterBoy said...

Ya te digo, yo no estoy seguro de haberla entendido y estaba allí :D

7:48 AM  
Blogger Cinephilus said...

a mí no me gustó ni la película ni, sobre todo day-lewis, me agotó su histrionismo... sin embargo, defiendes el film tan bien y con tanto entusiasmo, que casi me convences ;-) cuando pase la furia post-oscar le daré una segunda oportunidad, creo que si la veo con más calma tal vez controle la aversión que me ha provocado en este primer visionado... no te parece?

1:04 PM  
Blogger SisterBoy said...

Oka prometo hacer lo mismo con alguna que te haya gustado y a mi no :=)

1:51 PM  
Anonymous Marina Khalo said...

Leía esta mañana un artículo en la prensa en la que un grupo de sesudos científicos británicos y australianos, concluían que la herencia genética influye a la hora de ser feliz. La herencia genética y la familiar (me dije a mi misma) si con ella puedes hacer frente a los gastos de hipotética (tan recurrida en esta campaña electoral por los que ambicionan el poder sin ningún escrúpulo y son capaces de perforar la paciencia de los ciudadanos con intervenciones plagadas de agujeros y exorcismos pueriles). Pero parece ser que a este personaje irascible y agresivo, Daniel Plainview, no le hace feliz ni la paranoica espiral de ansia de poder y puede que ni esté en sus genes cualquier rasgo de la personalidad que le alcance a la dicha, ni la complacencia por compartirla.

A mí me ha gustado la película y la interpretación de Day_Lewis, En ningún momento me pareció desmedida y afectada en exceso; más bien diría que su trabajo está lleno de matices que evolucionan hacia una omnipresente locura al final del relato.

Magnífica la banda sonora de Greenwood (guitarrista de Radiohead), una de las cosas que más he disfrutado del film.

Un saludo, sister y buenas noches.

3:00 PM  
Blogger SisterBoy said...

Un saludo a tí Marina espero que al menos hayas tenido la oportunidad de verla en v.o.

3:31 PM  
Blogger 3'14 said...

Hola sister! Acabo de ver la peli y como trato de hacer con las que veo con meses de atraso respecto a ti, busco tu post y hago mi comentario:

Debo ser muy simple y tal vez me haya perdido algo, pero el hecho de que no sea el verdadero padre creo que ya queda claro al principio de la peli, o por lo menos, así lo capté yo. En cuanto a las dudas de si Paul/Eli son la misma persona, pues, también se me había pasado por la cabeza que existieran personas ya entonces (pues debe ser algo que ha sucedido toda la vida,no?) con doble personalidad, pero por lo que yo apuesto es más por creer que Paul era el hermano gemelo de Eli, desterrado por este, y como le dice al final Daniel, el auténtico profeta. jeje.

La música es genial, la fotografia, cómo está rodada... pero hasta el "abandono" de su hijo y la llegada del supuesto hermano me resultó bastante tediosa (tal vez por el ritmo de la narrativa).

Day-Lewis histriónico? Bueno, como tú dices, el personaje lo requiere.

Y aunque me joda que cambien los títulos doblados del original, al menos encuentro que en esta ocasión ha sido atinado, aunque "Habrá sangre" hubiera sido mucho más acertado.

Por cierto, la he visto en VO y no veas pedazo vozarrón gasta Daniel day-Lewis.

3:05 AM  
Blogger SisterBoy said...

Suerte que tuviste Pi con lo de la v.o.

Pues sigue sin quedarme claro lo de los dos hermanos, si efectivamente Paul era un gemelo ¿por qué no se sabe nada más de él?. Sigo pensando que es alguna especie de metafora lo cual romperia un poco ocn el tono de la pelicula. En fin deduzco que te ha gustado ¿no?

5:43 AM  
Blogger 3'14 said...

Bueno, mi teoría es que Paul era el hermano "desterrado", como te decía en el comentario, y con 10.000 dolares en el bolsillo en aquella época, ¿Quien querría volver a aquel pueblucho de mala muerte? ;)

Sí me ha gustado, sí. Mi interés crecía a medida que avanzaba la peli, eso debo admitirlo. A los que se iban de los cines les hubiera dicho que una vez pagada la entrada que menos dar una oportunidad a ver como termina, no?
Aunque reconozco haberme ido una vez del cine, fue con "La noche y la ciudad". Me atrajo su reparto luego en la sala casi me sale una úlcera del hastío, total, iba sola, así que no arrastré a nadie con mi decisión.

9:37 AM  

Post a Comment

<< Home