Thursday, June 19, 2008

Ohh, and then it happened....





Esto es “The happening”. Comentario con spoiler ya que estoy convencido de que todos ustedes ya tienen tomada su decisión acerca de verla o no.

Incluso antes de “La joven del agua” resultaba difícil encontrar a alguien a quien le gustaran todas las películas (exceptuando como de costumbre las dos primeras que nadie ha visto) de M. Night Shyamalan: había quien sólo consideraba buena “El sexto sentido” y no le gustaba ninguna otra, también había muchos para los que sólo valía la pena “El Protegido”, otros que hablan de “El bosque” como la peor de su filmografía, etcétera..

Particularmente me considero un fan de su forma de hacer y entender el cine, al menos hasta la ya reseñada “La joven del agua” de la que ya ni siquiera recuerdo por qué no me gustó. Pero bueno al menos en estos tiempos tan duros para el séptimo arte resulta gratificante que todavía se siga celebrando como un acontecimiento cada estreno de un director de cine.

“The happening” (traducida en España como “El incidente” presiento que de forma no muy afortunada algo que también se está convirtiendo en un clásico de las películas de Shyamalan) venia precedida de un trailer (que me he esforzado en no ver) y de una sinopsis que insinuaba una trama de tono apocalíptico acerca de alguna especie de virus que provocaba que la gente se suicidara en masa.

Y efectivamente la primera parte de la película parece obedecer a los parámetros típicos del cine de catástrofes moderno aunque procurando no repetir escenas que ya hemos visto muchas veces (“La guerra de los mundos” podría ser el ejemplo arquetípico de este tipo de cine). Es aquí donde incluso los más enconados detractores de “The happening” encuentran motivos de alabanza. Shyamalan introduce desde el principio y a lo largo de todo el filme numerosas escenas que dan prueba de su maestría: la caída masiva desde el edificio en construcción (la imagen emblemática de la película sin duda), el suicidio colectivo con el arma del policía, todo lo que rodea el final del personaje interpretado por John Leguizamo (desde la terrorífica escena de los ahorcados hasta el impacto contra el árbol pasando por una imagen tan simple como la de ese desgarrón en el techo del coche y mira que hace falta poca cosa para provocar miedo cuando se hace bien), etc…aunque también alguna no tan afortunada como esa en la que contemplamos como un hombre se deja devorar por los leones de un zoológico, una idea brillante en el origen pero frustrada en la ejecución (aparte de ser un guiño a “Señales” y a los cambios que ha experimentado la grabación de imágenes domesticas desde los años en los que se filmo ésta).

Pero la cosa empieza a tornarse verdaderamente extraña cuando llegamos a ese momento en el que los protagonistas se ven imposibilitados de seguir su huida en coche. Ya antes habíamos tenido alguna señal de que algo no iba a bien a través del personaje de la mujer del protagonista, una especie de sobrina-nieta de Meg Ryan que responde al televisivo nombre de Zooey Deschanel (suena como a Hannah Montana ¿verdad?) que durante toda la película se comporta de una forma imposible de analizar como si se tratara de una niña o de una drogadicta (o de una niña drogadicta).




Pero es, repito, a partir del momento antes reseñado cuando todo se vuelve muy extravagante. Las escenas de los fugitivos correteando campo a través perseguidos por el viento (una vez que han llegado a la conclusión de que son las plantas las causantes del fenómeno) resultan muy desaprovechadas y a mi entender carecen completamente de tensión aparte de verse perjudicadas por un incomprensible empeño en que Marky Mark se dedique a hacer y decir chorradas como si se tratara de una de esas horribles películas de aventuras (estilo “La momia”) en las que es imprescindible que el protagonista se comporte como un gilipollas. El trabajar con malos actores nunca ha sido un obstáculo para Shyamalan (curiosamente cuando sí se decidió a trabajar con un buen actor hizo su peor película) pero claro esto funciona siempre y cuando no les hagas hacer el ridículo.



Lo mismo cabría decir (en cuanto a la extrañeza no en cuanto a la ridiculez) de ese recorrido del matrimonio Moore por todas esas aisladas casas rurales (la casa piloto, esa otra donde son recibidos a tiros y por último la mansión de la bruja) y también de la sorprendente (y no en el sentido tradicional con el que se suele aplicar este término en las películas del hindú) y anticlimática conclusión de la película. Sinceramente cuando terminó la proyección llegué a creer que lo que había visto era alguna especie de broma pero no creo que Shyamalan sea de esa clase de directores. De forma más o menos afortunada el realizador siempre ha tratado de transmitirnos algo con cada una de sus películas, otra cosa es que el mensaje llegue y a mí desde luego no me ha llegado. Y resulta algo frustrante ver una película donde sabes que te quieren decir algo, que ese algo te lo están diciendo a través de imágenes simbólicas pero que de alguna manera no te estas enterando, es como decirse “mira, el anillo que cambia de color, la casa falsa, el columpio, la comunicación a través del tubo, todo esto debe tener algún sentido, piensa idiota ¿de qué te han servido treinta años viendo cine?”. Y la verdad, el hecho de tener que acudir a otras fuentes de información que no provengan de la propia película para buscar un sentido a lo que se ha visto no contribuye a sanar el ego cinéfilo malherido.

De todos modos durante esta última parte de la película al menos se puede seguir disfrutando de grandes escenas como la del asesinato de los dos adolescentes (salvo por la cámara lenta, nefasto recurso al que por lo visto ningún director puede resistirse) y todo lo que tiene que ver con el tosco suicidio de la bruja, es un verdadero ejercicio de talento hacer sentir angustia al espectador ante una situación que en el fondo no supone ninguna amenaza para el protagonista cuyo punto de vista adopta dicho espectador.

He leído algunas críticas que hacen referencia al parecido entre “The happening” y “Señales” pero no estoy de acuerdo del todo. Es cierto que el desarrollo del filme puede indicar cierta semejanza pero hay una diferencia fundamental. La película protagonizada por Mel Gibson era una disquisición en torno al determinismo lo que implica una visión del mundo en la que todo tiene algún sentido y en el que Dios puede mandar sobre la tierra una plaga de marcianos con la única finalidad de conseguir que uno de los pastores de su rebaño recupere la fe. Una forma de pensar que podría ser extensible a casi todas sus películas: “todo tiene un motivo”. Sin embargo en su última película Shyamalan revela las clave de todo muy pronto: en esa escena en la que Elliot Moore explica a sus alumnos que en la Naturaleza hay cosas que simplemente suceden sin ninguna explicación (lo que parece una filosofía completamente opuesta a la de sus anteriores filmes) y en consecuencia lo que empezó sin saber cómo termina de la misma manera y de la misma manera vuelve empezar en otra parte del mundo.

“The happening”, por los comentarios que he leído, ha vuelto a levantar una gran controversia entre los fans de su realizador (la opinión de los que fueron a verla pensando aún en “El sexto sentido” no me interesa). Yo me inclino por la teoría de que se trata de una película fallida, inconclusa y muy opaca pero que duda cabe de que vale la pena verla y desde luego me siento satisfecho de que al menos se haya recuperado algo del buen tono tras el enorme fiasco de “La joven del agua”.

15 Comments:

Blogger Doc Moriarty said...

Da un poco la impresión que la han terminado deprisa y corriendo, como para estrenarla en junio, abandonando un poco el montaje (que creo que es donde pierde peso la película).

Aún así, es quizá la más pesimista de Shyamalan.

8:06 AM  
Blogger SisterBoy said...

Yo encuentro que El protegido es mucho más amarga mostrando como ese empeño en buscar el sentido de las cosas puede desembocar en la atrocidad, de hecho se me ocurre que el papel interpretado por Samuel L. Jackson podría contemplarse como un alter ego siniestro del mismo director

8:09 AM  
Blogger Doc Moriarty said...

Sí, pero sabe que tiene un destino. Está todo predeterminado. Aquí es un camino al azar, con una meta apocalítptica. No way out, que dicen.

Fíjate en el cartel en medio del campo, cuando salen corriendo del piso piloto: You deserve this.

8:18 AM  
Blogger SisterBoy said...

Por eso me pregunto qué habrá pasado en estos dos años por la cabeza del señor Shyamalan ¿estará perdiendo la fe?.

Y como de costumbre espero con ansia su próxima pelicula

8:20 AM  
Blogger Vargtimen said...

A mí también me gusta la manera de hacer cine de este hombre. "El sexto sentido" y "El bosque" sobre todo, pero aún no me he recuperado de la grandísima decepción de "La joven del agua".

Esta es algo mejor, pero avanza a trompicones, se esfuerza demasiado en dar explicaciones a lo que ocurre, los personajes son muy flojitos o decididamente imbéciles, el mensaje ecologista y la metáfora sobre la incomunicación y el artificio de las relaciones humanas es bastante pueril, y todos los momentos brillantes de la película (los suicidios en el edificio en obras, la escena del parque, los ahorcados) ya estaban en un trailer de 2 minutos de duración que merecía mucho más la pena que pagar 6 euros por verla entera.

Y Mark Whalberg aquí lo hace horriblemente mal, aunque no es necesariamente un mal actor. En las pelis de James Gray lo suele hacer bastante bien, aunque a años luz de Joaquin Phoenix.

9:02 AM  
Blogger ninive drake said...

Si la veo esto finde te cuento mi opinión, no es que me quite el sueño, pero bueno, la cartelera tampoco ofrece delizatessen últimamente.

Ánimo con el segundo examen de las opos, ya lei en el anterior post como fue la cosa... estáis todos opositando!!! luego en veranito ya descansaréis.

un besazo!

1:31 PM  
Blogger Diego said...

This comment has been removed by the author.

3:14 PM  
Blogger Divadelro said...

Coincido en los actores: horrenda eleccion y nefasta interpretacion. Pero a mi me gusto mucho la pelicula. Tanto lo que cuenta como el como lo cuenta.
Es, visto en plan salvaje, un remake de "Los pajaros".

3:14 PM  
Anonymous Ra está en la aldea said...

Como de costumbre, totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Cuando veía las escenas en las que Zooey Deschanel y Mark están como un pareja feliz y contenta pensaba que "algo" tenía que ocurrir (y no precisamente ese momento el predictor se tiñe de rosa en el cuarto de bañoooo y te anuncia que vas a ser madre a finales de mayoooo) que le diese sentido a todo. Es un anticlimax total, todo empieza porque sí y acaba porque sí, ¿qué momento es ese en el que ambos salen de la cabaña y dicen "anda, pues no ha pasado nada"?
Zoeey Deschanel, que me parece un bellezón, resulta odiosa e insoportable, pero no más que la niña negra que por favor, ¿qué coño pinta? NADA, no hace absolutamente nada.
Aún así, la disfruté bastante.
Mi favorita por encima de todas es el Bosque (una magnífica disección de la sociedad del miedo), y casi creo que después "Señales", porque es divertidísima y un poco camp cuando aparece el extraterrestre olisqueando, que te da bastante la risa floja.

4:24 AM  
Blogger SisterBoy said...

Hombre lo del embarazo podría haber funcionado si él y ella se hubiesen echado un feliciano en la cabaña pero claro con la nena delante como que no.

Mi ranking es

Señales
The village
El sexto sentido
Unbreakeble
The happening
La joven del agua

5:09 AM  
Blogger Jon Heiner Diaz said...

Y si el hijo que está esperando es de Joey y no de su esposo?. y su actitud tan rara, distante, ida y loca, sea porque sencillamente le esta ocultando ese tremendo secreto asu marido? vamos, que la sola excusa del tiramisú, es la tipica reacción nerviosa de alguien que ha cometido un gran error.

2:55 PM  
Blogger SisterBoy said...

Te aseguro que cuando dijo eso del tiramisu pense que era alguna técnica sexual que no conocia

3:00 PM  
Blogger 3'14 said...

Estoy de acuerdo con todo lo que dices, con una diferencia, respecto a la joven del agua, la prefiero mil veces antes (en lo que a sentido del humor se refiere) que a The happening. (en esta última ni con la escena del suicidio del tipo ante los leones ha conseguido arrancarme una sonrisa)
La niña, lo que crea es más tensión, a mí por lo menos, es algo que no soporto, que utilicen el recurso de poner niños ante situaciones catastróficas y dramáticas para aumentar esto.
Creo que utiliza demasiados clichés, pero por lo menos funcionan para dar algo de sentido a la historia, porque si nos ponemos a analizar lo que realmente sucede, no hay por dónde cogerlo. No entiendo porqué cuando están en la cafetería, de repente, se apagan las luces, la TV, y se dan cuenta de que están en peligro, así como, si han llegado hasta allí todos en tren ,¿de dónde sale tanto coche para provocar una huída instantánea quedándose nuestros protagonistas solos? O la pareja freaky que los recoge, pensaba que tendrían más protagonismo. También me chirría cuando la vieja bruja les explica la conexión entre la casa y la cabaña, ya sabes que va a suceder algo que termine ahí (otro recurso que canta demasiado), pero luego tampoco lo explota lo suficiente, pues te deja caer la idea de que tal vez, si es la vegetación la causante de la tóxina, pueda tener cierto sentimentalismo y "perdonar" la vida si las emociones de los humanos están regidas por el amor, pero bien el padre de la cría, muere en su intento por ir a rescatar a su mujer, un acto indudablemente de amor, ¿no? Así que te da una muestra de tumbos no definidos que transmiten una sensación de no saber qué narices te está tratando de explicar. Y el mensaje final es pufff el programa de televisión anunciando claramente que esto sólo es un aviso y la manera de concluir, exactamente igual que cómo empieza, nos lanza un mensaje ciertamente pesimista y adoctrinado, como si de un profeta o un semidios se creyera (siempre he pensado esto respecto a Shyamalan) de que vamos por mal camino.

Dejando a parte de que el mensaje me haya gustado más o menos, la peli consigue, por lo menos para mí, entretenerme, no me he aburrido en ningún momento y ha mantenido mi nivel de atención e interés durante la casi escasa hora y media que dura (tiempo, por otra parte, más que suficiente, pues estoy cansada de películas larguísimas que podrían contar lo mismo en la mitad de tiempo en las que añaden metraje cargado de escenas que en realidad no aportan nada)

Valoración: Correcta para pasar un rato, y mejor evitar tratar de hallar un sentido lógico al argumento.

10:56 AM  
Blogger SisterBoy said...

Cuando quiero averiguar si un personaje es o no útil en la historia me hago la siguiente pregunta "¿Cambiaría algo de lo que hemos visto si ese personaje no estuviera?" La respuesta en el caso de la niña es :no.

Pensé que tendría algo que ver con el hecho de que Leguizamo le dijera a la mujer: "si le cojes la mano hazlo de verdad". Pero es sólo una de esas cosas que parece que van a significar algo y luego no significan nada y en esta pelicula hay muchos ejemplos de ellos

11:48 AM  
Blogger 3'14 said...

Bueno, desde el principio se palpa la tensión evidente entre el amigo del protagonista y la mujer de este, él tiene sus reticencias hacia ella desde el día de la boda cuando la ve llorar, y claramente le comenta al amigo que ella no quería casarse... a parte está que ella se muestra como una mujer insegura y un tanto infantil y no sería la primera persona, más bien la última, a la que dejaría a su hija a su cargo. Pero (y aquí el porqué (por buscar alguno) de la niña, a parte del motivo que doy en el anterior comentario) demuestra que es capaz de protegerla y cuidarla y ya está preparada para ser mamá Tachán!!! música de violines para esa escena final tan pastelosa en la que casi vomito (Así se lo hace saber su maridito en casa de la vieja, y que por cierto, bastante asco me da esta diferenciación de roles sexistas: Las mujeres con los niños y los hombres a salvar el mundo.. puag!)

10:41 PM  

Post a Comment

<< Home