Monday, June 23, 2008

Un pez es un pez y una madre es una madre



En esta película sale Nanni Moretti pero no es una película de Nanni Moretti. Tampoco “Plat it again Sam” es una película de Woody Allen por más que siempre se nos olvida quien la dirigió al igual que supongo que en el futuro también muchos olvidaran quien ha dirigido en realidad “Caos calmo” suponiendo que dentro de cinco años alguien recuerde “Caos calmo”.

Otro error que se puede cometer a priori con esta película es considerarla una variante de la historia ofrecida, esta vez sí por el propio Moretti, en “La habitación del hijo”. Aquella era, con seguridad, uno de las mejores películas europeas que se han hecho en lo que va de siglo pero no dejaba de ser un drama familiar filmado de modo bastante convencional. “Caos calmo” en cambio es una absoluta excentricidad.

La película comienza con la muerte de la mujer de Pietro (Nanni Moretti) fallecida de forma repentina en presencia de la hija de ambos que posteriormente reprochará a su padre que se hallara ausente en el momento de la tragedia. A partir de ese momento Pietro decide no separarse ni un minuto de su hija y para ello se planta todos los días en el parque situado frente al colegio de la niña.

Como verán parece un argumento bastante propicio para otro ejercicio de estilo dramático semejante al de la película antes mencionada pero en lugar de eso el argumento se complica de modo atropellado al entrar en juego una serie de situaciones y personajes extravagantes como los compañeros del (abandonado) trabajo de Pietro que le complican en un lío de fusiones entre grandes empresas (subtrama que concluye con un sorprendente cameo) o algunos miembros de su no menos extravagante familia (su histérica cuñada que trata de llevárselo al huerto o su calavera y opiómano hermano). Todo un embrollo que culmina con una insólita escena de sexo que parece más propia de uno de esos insertos eróticos que se hacía en el cine de la transición para atraer a los incautos y que por cierto tuvo buena culpa del éxito de público que la película tuvo en Italia tras las quejas de algún Obispo gilipuertas.

En fin, según mi opinión todas estas distracciones contribuyen a estropear un poco un argumento que hubiera funcionado mejor si se concentrara únicamente en la historia de Pietro y del microcosmos que se crea a su alrededor en el parque frente al colegio con el viudo transformado, merced al trauma padecido, en un iluminado dedicado a la introspección y a la vida contemplativa, un poco como aquel personaje de Jeff Bridges en la injustamente olvidada “Sin miedo a la vida” (“Fearless”).

A pesar de todo he pasado un buen rato viendo “Caos calmo” y mi recomendación es que la vean.

Labels:

6 Comments:

Blogger Ra está en la aldea said...

Qué frase final tan concluyente. Nannisex Moretti (perdón por la chorriflautez) siempre estará en mi cabeza cantando "¿chica a dónde vas? me voy a bailar el bailóoóóón"

7:25 AM  
Blogger SisterBoy said...

Que fallo. Podía haber acabado el comentario con esa célebre escena morettiana

http://youtube.com/watch?v=KH3Zx9BJYpQ

en lugar de con una modernez noventera

7:28 AM  
Anonymous Marina Khalo said...

Acostumbrados a estas alturas a la artificiosidad de cierto modelo de thriller, con puros diálogos para besugos y efectos especiales hasta la extenuación; mi yo más tranquilo agradece una película como ésta donde si bien la situación arranca de un hecho bastante común (la perdida de alguien que compartió parte de tu vida contigo) se vuelve extravagante gracias a la pericia del guión donde sitúa a los personajes fuera de su contexto y cada vez más cercanos al puro teatro. El parque es el escenario donde se atrapa la conciencia de los hombres. Fuera del eje de coordenadas habituales, la mirada de voguerista, navega perdida como los restos de un naufragio entre las olas.
No es de extrañar que el mar inicie y casi termine las secuencias de la película, recordando de igual manera la calma y el caos de los días y lo que es sin duda irreversible. Nunca te bañarás dos veces en la misma agua de un río, ni te mecerán o te ahogarán las mismas olas.

Me sobra el personaje de Marta (la cuñada) y me fascina Radiohead.
(Perdona el caos narrativo propio, estoy que me caigo de sueño sin parque ni banquito. Valga por palindromo “No deseo yo ese don”).

Un saludo y buenas noches.

5:04 PM  
Blogger SisterBoy said...

A mi me sobraron muchas cosas más pero con lo que queda sin todo eso tengo de sobra

12:16 AM  
Anonymous Marina Khalo said...

UN PEZ ES UN PEZ Y UNA MADRE ES UNA MADRE

Fíjate que ahora que lo pienso, no se yo si un pez es un pez y una madre es una madre. En algunos momentos de mi adolescencia la mía llegó a ser raya y besugo. Lo peor en sus cabreos, sus acertados pezpuntes lingüísticos, tan afilados, que remataban cualquier descosido.
Pero referente a esta película, un padre es un padre hasta que tiene que hacer de madre o de pez. O como “Buscando a Nemo” de padre pez. Ahora ya comprendo el sentido del banco en la película ;-)

Ciertamente, sigue sobrando alguna cosa más. A ver si al final nos quedamos sin nada suelto. ;-)

3:32 PM  
Blogger SisterBoy said...

Nos quedaremos con un mediometraje del hombre del parque

3:38 PM  

Post a Comment

<< Home