Wednesday, July 02, 2008

Tiempo y castigo



Nacho Vigalondo es un cineasta que hace algunos años emergió de forma espectacular del subterráneo gremio de los cortometrajistas cuando su trabajo “7.35 de la mañana” fue nominado con justicia al Oscar.

Posiblemente este golpe de suerte (máxime teniendo en cuenta que el cortometraje había sido ignorado incluso por la academia española en los Goya) es lo que ha propiciado que Vigalondo de el paso hacia la película de larga duración (objetivo final de casi todos los que se inician por la senda del cortometraje). Y Vigalondo presenta sus credenciales en este mundo de la mano de “Los cronocrimenes”, un filme de ciencia ficción adscrito al subgénero de los viajes en el tiempo. Este tipo de películas tiene a priori las simpatías de muchos aficionados al cine entre los que me incluyo. A nivel particular cualquier producto -desde los más comerciales como “Timecop” del escarranchado Van Damme hasta los más artísticos como “Primer”- que contenga de forma directa o indirecta alguna trama que tenga que ver con viajes temporales cuenta ya con un aliciente lo bastante fuerte como justificar su visionado.

Supongo que esto tiene que ver con que el viaje en el tiempo es una de las fantasías de ciencia ficción más estimulantes por la cantidad de posibilidades arguméntales que ofrece y porque además suele resultar un sugerente ejercicio intelectual (para los que gusten de esa clase de ejercicio) el tratar de analizar o al menos dar sentido a las, casi siempre, indescifrables preguntas que trae consigo este tipo de tramas. Siempre he sostenido, por ejemplo, que la anteriormente mencionada “Primer” debería ser cobrarse al doble de lo cuesta la entrada porque no sólo proporciona entretenimiento durante los 78 minutos de su duración sino durante mucho más tiempo después: el que se emplea tratando de recomponer el rompecabezas que ha sido planteado.



Pasando ya a “Los cronocrimenes” decir que la película responde plenamente a las claves del subgénero al que pertenece; el absurdo fenómeno de la bilocación, el trastorno en el equilibrio espacio-temporal que trae consigo uno de estos viajes, las consecuencias de tratar reparar los errores cometidos en el pasado y las inevitables e irresolubles paradojas que traen consigo el hecho de que vaya a pasar algo que ya ha pasado antes. A este respecto la película resulta bastante honesta, juega con instrumentos reconocibles perfectamente por el espectador algo avezado en este tipo de argumentos y pone las cartas sobre la mesa desde el principio siendo así su mayor mérito el lograr mantener el interés en una historia en la que desde un primer momento ya conocemos lo que va a pasar (al menos durante buena parte del metraje).

El problema de “Los Cronocrimenes” viene por otro lado. Y es un problema con el que tienen que enfrentarse, supongo, todos los directores de cine y por extensión la mayoría de las personas que llevan a cabo alguna actividad artística. Me refiero al hecho de llevar a la práctica una idea que en su origen puede ser ingeniosa pero que pueda quedar estropeado en su ejecución. Y esto parece ser precisamente lo que ha pasado, el planteamiento original de la película es brillante, algo que se confirma cuando termina su visionado (aunque repito que no es una película con truco final) y se terminan de encajar las piezas sin embargo se aprecia un excesivo apresuramiento a la hora de plasmar la historia en pantalla, como si se quisiera llevar adelante sin reparar en defectos ni contradicciones del guión, resolviendo los problemas que se puedan plantear de manera grosera y descuidada.

No es fácil llevar a buen puerto una pelciulas como esta, incluso contando con la libertad que supone fantasear con un tema tan propicio como el viaje en el tiempo, se necesita un guión muy sólido para sostener todo el engranaje y el de “Los Cronocrímenes” resulta demasiado endeble y sólo sale a flote merced a la, repito, brillantez de la trama y a la maestría con la que están rodadas muchas de sus escenas aunque los defectos mencionados acaban por dejar un cierto mal sabor de boca.

Al frente del reparto el insólito Karra Elejalde que no es que sea capaz de lo mejor en algunas películas y de lo peor en otras sino que es capaz de lo mejor y lo peor en la misma película como ocurre aquí. Junto a él Bárbara Goenaga, Candela Fernández (un descubrimiento afortunado) y el propio Vigalondo que se reserva un papel que supera el habitual breve cameo del director y que le resta un poco de seriedad al conjunto (salvo que esa haya sido la intención naturalmente, en cuyo caso enhorabuena).

Labels:

10 Comments:

Anonymous Ra está en la aldea said...

Dios mío, tiene un cartel PRECIOSO.

1:27 AM  
Blogger SisterBoy said...

Sí, es una lstima que ese no sea el oficial pero a mi me gustó muchisimo más, por eso quise ponerlo.

1:29 AM  
Blogger 3'14 said...

Otra que no he visto y por tanto, post que no he leído, Aunque mis prejuicios tengo y no me apetece demasiado verla.

1:37 AM  
Blogger SisterBoy said...

Oh, explicame cuales son tus prevenciones y te diré si las encuentro o no justificadas

1:42 AM  
Blogger Slim said...

esta de primer me la apunto, pues leyendote me he puesto a pensar que a mi tambien me gustan las pelis de viajes en el tiempo, empezando por REGRESO AL FUTURO que es una de mis favoritas, o ATRAPADO EN EL TIEMPO (hoy es el dia de la marmota!!)-.

claro que con estas no te pasas tres dias seguidos pensando, a no ser que tengas 9 años. con la que si pense (y aun tendria que pensar mas) fue con MEMENTO, que me encanto pese a no llegar a entenderla toda...

3:44 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues elige un día tranquilo en el que tengas el coco despejado porque te va a dar trabajo

4:59 AM  
Blogger Deckard said...

¡Id a vedla! Luego no os quejéis de que en España no se hacen cosas diferentes.

Primer es la Champion's League de los viajes en el tiempo.

A mí me gustó más la película que cuando leí el guión tiempo atrás. Todo el final cobra vida gracias a la mirada de fatalismo de Karra Elejalde. Creo que su interpretación crece según avanza la película.

11:50 AM  
Blogger Deckard said...

"verla" que me he emocionado poniendo imperativos.

11:52 AM  
Blogger SisterBoy said...

Como dije creo que Karra está bien y mal, en las partes dramáticas lo borda desde luego pero hay otros momentos en los que bordea el ridículo. Tiene un gran problema con su voz

11:56 AM  
Blogger quitus said...

que yo recuerde "Memento" tenía "un libro de instrucciones" enorme en los primeros 10 minutos (la escena del prota con el recepcionista del hotel, lo dejaba todo bastante claro...........aunque quizás lo recuerde mal)........

1:31 AM  

Post a Comment

<< Home