Monday, February 21, 2011

Dancing with tears in my eyes

Se habla de “Cisne negro” con spoilers



El hecho de que una película sea considerada como un producto multi referencial, o, dicho de una forma más grosera, que su visionado recuerde al de muchas otras películas precedentes, a estas alturas sólo debería resultar un problema para personas con escasa experiencia como espectadores.

Pero hay que decir también que, una vez asumida dicha condición multi referencial de forma general y explícita tanto por el creador como por la crítica y el público, no basta desde luego con apoyarse en grandes obras artísticas del pasado para conseguir hacer una buena película, los buenos ingredientes mal combinados garantizan un resultado final decepcionante pero por fortuna no es el caso.




Darren Aranosfki ha recorrido en su escasa filmografía casi todos los estados posibles en los que se puede encontrar un director de cine: el prometedor comienzo de un primerizo con “Pi”, el inolvidable impacto de “Réquiem por un sueño”, el estruendoso y merecido fracaso de crítica y público con “The Fountain”, la rehabilitación con la minimalista “El luchador” y lo que puede ser la consagración definitiva con “Cisne negro”.

En esta ocasión el director norteamericano parece aglutinar las virtudes de sus filmes anteriores (excepto en el caso de “The fountain” que ya hemos dicho que no tenía ninguna) tan diferentes entre sí pero dejándose influir, como hemos dicho, por toda clase de títulos ilustres. En las diferentes críticas y comentarios que he leído antes y después de ver la película he visto relacionar lo visionado, como hemos dicho, con obras del propios Aranofski (sobre todo en relación con “Réquiem por un sueño” aunque también con “El luchador”), de Roman Polanski (“Repulsión”, “The tenant”), con “All about Eve” y también con la inevitable “Las zapatillas rojas” de Michael Powell y Emeric Pressburger.




Sin embargo mientras veía la película yo personalmente no dejaba de rememorar otro título del que parece que nadie se acuerda, me refiero a “La pianista”, un film que encuentro tan parecido a este como si de un remake se tratara, no en la forma desde luego sino en el fondo.



Al igual que en la obra de Haneke, en “Black Swann” se apunta a la influencia de una madre castradora y dominante como origen de la locura que padece Nina, la obsesión de la muchacha por obtener el doble papel principal de “El lago de los cisnes” no deja de ser una consecuencia del trastorno que le ocasiona la perturbadora relación con su progenitora (al igual que en “La Pianista” se materializaba a través de la sexualidad enfermiza y heterodoxa de la protagonista). El resto de los síntomas no dejan de ser otras manifestaciones del pecado original por más que se desplieguen de forma brillante y hagan referencia a multitud de aspectos.


La progresiva e imaginaria transformación de Nina en un cisne recuerda, por ejemplo, en su vertiente más física a “La mosca” de David Cronemberg (similitud aportada por el propio director, a mí sinceramente jamás se me hubiera ocurrido a priori) y en su vertiente más psicológica a la ya reseñada “Las zapatillas rojas”, al ilustrar el resultado de la obsesión que lleva al artista a identificarse de forma absoluta con el objeto de su arte, algo que entronca también con el tema de la renuncia, personificada en ambas películas, por la figura mefistofélica del maestro de marionetas: el director de escena capaz de practicar y exigir el abandono de cualquier veleidad moral para conseguir el éxito.




De “All about Eve” se rescata la devastadora idea de que los dos únicos caminos que se le abren a Nina son el del fracaso (personificado de nuevo en la figura de su madre que vierte en ella sus propias esperanzas truncadas) o el del éxito siempre efímero reflejado a su vez por un lado en Beth (qué duda cabe que el momento más terrorífico de la película para el espectador de mi generación es ver a la eterna adolescente Winona Ryder transformada en la ficción en un juguete roto) y por otro en Lily (Mila Kunis) que aparece ya como su futura sustituta además de su alter ego demoníaco.




El resto es una sinfonía del horror que muestra la paulatina caída en la locura de Nina, escenificada en la transfiguración de su propio cuerpo y en ese apartamento plagado de fantasmas metáfora de la psique despedazada de la joven. Es en estas escenas donde Arafanosfki da muestras de la misma maestría que ya nos había adelantado en sus primeras obras y que conecta también con el estilo de otros referentes muy señalados como los de las polanskianas “Repulsión” y “The tenant”. Algunas críticas observan, de forma negativa, el uso (o abuso según dichas críticas) de esta clase de recursos efectistas que conectan la película con el estilo del cine de puro terror, pero reconozco que (al igual que sucedía en las películas del cineasta polaco antes mencionadas) la sensación de inquietud y desasosiego que causan estas escenas alcanza una intensidad que pocos realizadores son capaces de transmitir en un público acostumbrado ya a toda clase de agresiones. De cualquier manera no se puede negar que al menos este vez (y no por ejemplo como en el caso de “Réquiem por un sueño” por más que dicha circunstancia no supone un demérito para esa película en cuestión) los trucos de Aranofski son el contrapunto adecuado a un argumento ya de por sí notablemente sórdido, están al servicio de dicho argumento y no son un fin en sí.



En efecto todas estas referencias ilustres se mezclan y se conjugan en las manos de un artesano habilidoso que las emplea para contar la historia de una mujer incapaz de escapar de un destino en el que todas las alternativas resultan abominables, y cuyo único consuelo consiste en una obsesiva huída hacia adelante en post de una perfección que no pretende otro fin que un inútil y efímero -pero bello- goce. Quizás sea esa la razón por la que en el momento de la conclusión de todo (tras una escena extasiante) sea el único en el que veamos a Nina sonreír.

29 Comments:

Blogger Vargtimen said...

Hago corta y pega de lo que escribí en el Facebook hará cosa de un mes: "Acabo de ver lo nuevo de Aronofsky, "Black Swan", y es un refrito de La Pianista, Repulsión, Mulholland Drive y hasta La Mosca. Juro que mientras la veía ha empezado a oler a aceite de freidora en mi salón. Y yo no tengo freidora".
Al principio la peli me estaba gustando, y no digo que no sea disfrutable y brillante en algunos aspectos (esa inquietante Winona Ryder... ese miedito que da Barbara Hershey, que parece haberse rellenado la cara con las sobras de colágeno del Mickey Rourke de "El luchador"... ese baile final de la Portman con los ojos como un mapache), pero conforme iba avanzando la historia me aburría como una ostra. En mi caso tanta multirreferencialidad no funciona, sobre todo cuando esas referencias no paran de recordarte películas muy superiores a la que estás viendo. Y del desmadre de la última media hora ya ni hablamos, porque tengo que confesar que hasta me lo pasé bomba con esa Portman con patas de animal.

3:39 PM  
Blogger SisterBoy said...

¡Toma! Es cierto que habría que añadir Mulholland Drive a la lista, ya te digo que esta forma de hacer cine es ya un signo de nuestros tiempos (Tarantino no es que lo inventara, es que le dio carta de naturaleza al hacerlo de modo explicito y sin rubor), pero repito que coger pedazos de obras maestras y recoserlos es una labro que también necesita hacerse con talento y en este caso se ha hecho.

10:19 PM  
Blogger Mer said...

Yo vi la película y no noté nada!! Ni siquiera pensé en Carrie! cuando terminó sí, pero vamos, durante la proyección estuve que ni podía pensar. Ni siquiera pensé en Cronemberg hasta leer tu crítica.

La peli es maravillosa de principio a fin. Esa suciedad, ese grano, ese comienzo de transformación de las zapatillas en un elemento de tortura, esos escorzos por las calles de Nueva York con la bufanda de plumas que ya nos avisa de lo que va a venir... Disfruté cada segundo.

Pero no sé por qué las escenas en casa con Barbara Hershey son mis favoritas (esa primera mirada demoníaca de la madre mientras la abraza por primera vez!!!). Creo que soy fan de las historias de madres castradoras.

Me ha encantado tu crítica casi tanto como la película.

Ah por cierto, creo que la mayoria de detractores la han visto en casa. Esta película jamás se puede ver en una tele, por no hablar de una calidad que no sea HD. Es demasiado sucia, demasiado cine.

11:16 PM  
Blogger Slim said...

aaah que ganas tengo de ir al cine a verla!

2:08 AM  
Blogger SisterBoy said...

Unas escenas que me parecen magistrales son esas en las que Nina usa una barra de atrancar la puerta del cuarto de baño de su casa, no se puede definir mejor una relación materno-filial.

8:37 AM  
Blogger Slim said...

el video este que has puesto no lo puedo ver. me dice que tiene contenido de Vevo, protegido por copyright.
quien es Vevo? pues no sé.

y Vargtimen, dejate de tanto facebook y escribe en el blog, que este año nos has dejado sin post sobre los vestidos de los goya y me falta algo!

11:21 AM  
Blogger madmaduke said...

This comment has been removed by the author.

12:59 PM  
Blogger SisterBoy said...

Que raro, de todos modos es Viena de Ultravox, bueno el título del post también es el de una canción de Ultravox pero el ambiente de Viena me parecía más propicio, sale una bailarina y todo.

Lo de los Goya se lo hemos perdonado a Varg pero ojito con saltarse los Oscars.

1:01 PM  
Blogger Vargtimen said...

Quería haber escrito sobre los Goya, pero es que me estoy jugando en estos momentos mi futuro laboral (han sacado a concurso la plaza en la que estoy de interino) y llevo varias semanas recopilando papeles y compulsando compulsivamente. Estoy deseando tener ya la plaza en propiedad y poder pillarme una baja como buen andaluz. Ya os contaré. Por suerte el plazo de presentar papeles acaba el lunes, así que o mucho se tuercen las cosas o un post sobre los Oscars caerá, digo yo.

Y en cuanto al Cisne Negro, seguro que la película gana en pantalla grande, vistosa es un rato, no digo que no; pero a mí el argumento me pareció aburridillo y previsible. Aunque una cosa ha quedado clara, cine palomitero NO ES:

http://www.20minutos.es/noticia/967554/0/cine/asesinado/palomitas/

2:30 PM  
Blogger Slim said...

ah en ese caso te disculpo Varg, y te deseo suerte en el concurso (imagino que no tienes que hacer oposicion). ¿te da puntos haber escrito el blog? debería...

esa noticia me recuerda a cucumber que siempre se pilla unos mosqueos con las palomitas, que porque no es poli ni tiene pistola, porque sino ya se habria cargado a unos cuantos.

12:10 AM  
Blogger Deckard said...

Es más bien una películas para cosas amasadas, en nuestra sale entró una pareja con sendas pizzas medianas. Cosas veredes...

3:34 AM  
Blogger SisterBoy said...

Lo peor que he oído nunca es lo de una gente que entró con un bocata de chorizo que además se iban pasando los unos a los otros y claro a cada pase, ¡ZAS!, vaharada de chorizo que te pego.

8:34 AM  
Blogger El Impenitente said...

¿Tan larga es la película? Porque se van a ver Ben-Hur se llevan al maitre y al sumiller.

He leído todo y mi mente sólo ha procesado Barbara Hershey ("Hannah y sus hermanas" y, sobre todo, "El Ojo Público") y Natalie Portman ("Beautiful girls"). El amor. ¡Ah! El amor.

10:29 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues ya te digo que ninguna de las dos está especialmente arrebatadora, a mi la POrtman ni fu ni fa pero la Hershey siempre me ha hecho tilin aunque la prefiero en Boscar Bertha y en El ente (pervertido que es uno)

12:30 PM  
Blogger Adso said...

Debería llamarse Cisne Negrísimo. Es una película de terror en toda regla. A mí me ha encantado, aunque no sé si es un acierto o un fallo (o ambas cosas) ese estilo esquizofrénico en el que uno no sabe con certeza en ningún momento si lo que pasa es real o es la mente de Nina. Es tan asfixiante, tan sórdida, tan loca, que uno duda en todo momento de lo que está pasando, incluso al final.
Por cierto, debo ser de los pocos que disfrutó con su incomprendida "The fountain".

2:18 PM  
Blogger SisterBoy said...

No hay nada tan aterrador como la locura, un estado en el que cualquier cosa es posible, es en ese aspecto en el que la película recuerda a Repulsión donde uno tenía los nervios a la miseria esperando qué nueva faena le gastaría a la protagonista su mente perturbada.

Si encuentras a diez personas más a las que les gustó The fountain te regalo una botella de ron miel.

9:50 PM  
Blogger Deckard said...

Yo me bajé The Fountain y la borré sin verla de la pereza que me da, ni mi afición a ver accidentes me llevó a darle al play.

2:25 AM  
Blogger Adso said...

Sólo conozco a una, pero seguro que hay más. O espera, ¿no sería mi reflejo maligno en el espejo?

9:50 AM  
Blogger Vargtimen said...

Vistas las 10 candidatas a mejor película, mi ranking queda así:

1. Toy Story 3
2. La red social
3. El discurso del rey
4. Los chicos están bien
5. 127 horas
6. The fighter
7. Origen
8. Cisne negro
9. Valor de ley
10.Winter's bone

Y lo que no me explico es por qué se ha quedado fuera Animal Kingdom, cuando es mejor que casi todas las que compiten a mejor película.

7:20 AM  
Blogger SisterBoy said...

Al final no me interesó The Fighter ni Los chicos están bien, de resto estoy más o menos de acuerdo con tu ranking aunque yo colocaría Valor de ley al menos por encima de origen.

Animal Kingdom la estrenaron aquí pero no quise verla doblada, supongo que hice bien, ya la estoy "comprando"

7:31 AM  
Blogger Mer said...

Creo que no recuerdo un año con tantas pelis buenas nominadas. Siempre voy con una y el resto me parecen infumables.

1. La red social
2. Cisne negro
3. Toy Story 3
4. 127 horas
5. El discurso del rey

A mil años luz:

7. Los chicos están bien

A dos mil años luz:

8. The fighter
9. Valor de ley
10. Origen
11.Winter's bone

12:54 PM  
Blogger Vargtimen said...

Por fin alguien se dio cuenta de que Cisne Negro es una comedia...

http://www.youtube.com/watch?v=QhEpTm2fGxo&feature=player_embedded

1:42 PM  
Blogger SisterBoy said...

Me abono a la lista, lastima que este año no pueda ver la ceremonia aunque en realidad creo que haré bien porque tengo la horrible sensación de que James y Anne estarán fatales.

Jo normalmente los sketchs de esta generación de SNL me parecen pésimos pero este mola

2:01 PM  
Blogger 3'14 said...

Tomadura de pelo. Es mi definición para esta película. Nada como una buena campaña de marketing y tener dinero para promocionarla... Ni la Portman hace el papel de su vida (claro que visto lo visto, tampoco tenía competencia real en los oscars...normal que se lo acabesen dando a ella...), ni me emociona, ni terror, ni mierdas... Vengo de leer la crítica de Cinephilus, con lo que no tengo que repetirme, todo cuanto él señala en su blog yo lo subrayo. La expresividad de la locura, transformación, paranoia, llámalo como quieras de la actriz protagonista es similar a la expresión facial que pondría en un grave proceso de estreñimiento, toda la película me trasmite exactamente la misma sensación: esta mujer necesita un laxante! En cuanto a la "estelar aparición" De Mila Cuni(lingu)s... ¿A nadie le rezuma que se trata de una suplente calcada a la todavía vigente, grandiosa y fantástica Angelina Jolie??? La pobre Winona me da realmente penita, es la única que se salva, no por el papel irrisorio que le ha tocado, si no por ser precisamente, el papel que desempeña en la vida real, la princesita de finales de los 90 venida a menos... Todo lo demás... lo veo negro, negro.. tanto como el rímmel de Natalie en la escena final. Y sí, seguramente lo que salve la peli es el juego de la cámara, y fuera mejor verla en pantalla grande, pero... ¿Si nada más salva una película podemos estar hablando de un gran film??

8:22 AM  
Blogger SisterBoy said...

Una película puede gustarte más si la ves en pantalla grande pero no puede gustarte en pantalla grande si no te ha gustado en la pequeña.

Al menos estamos de acuerdo en que lo de Winona es lo más terrorífico de la peli por razones sentimentalogeneracionales :)

9:48 AM  
Blogger bolboreta said...

Siento discrepar con Pi pero ¡cuánto he disfrutado con el cisne en el cine! Qué angustia, madre, y que bien está la Portman. Por mi parte me alegro del Oscar, bastante cantado por lo demás.
A ver si me pongo a teclear en mi casa y a gastarme los euros en las salas, que aún me quedan muchas candidatas por ver.
¡Saludos!

1:04 AM  
Blogger SisterBoy said...

Estoy comprobando que no es una película de esas de término medio, eso siempre suele ser buena señal

8:29 AM  
Blogger Torrance said...

Yo sí soy de la opinión de que una película puede gustarte en cine y no gustarte en casa. Tal como yo lo veo, la clave de una película es que entres en ella, que te llegue, que te aterrorice, te conmueva, te haga reír o lo que sea. Tienes muchas más opciones de que estas cosas ocurran si estás en una sala de cine. No es solo porque la pantalla sea más grande, es por el sonido, por el ambiente, por la predisposición que tiene uno. Cada casa es diferente pero, ni aun viviendo solo, con pantalla de 150 pulgadas, poniendo trailers, el anuncio de Movierecord y haciendo palomitas con la única intención de reproducir el olor, he conseguido yo sentirme en casa como en el cine (y hay cines en mi ciudad más pequeños que mi salón x_D).

Nunca podrá ser lo mismo escuchar El lago de los cisnes en el equipo de sonido de una sala de cine que en casa (hablo por la mía); tampoco puede ser lo mismo escucharlo en el cine que acudir a la ópera de Viena. En fin, ya me entienden. ¿Qué me dicen de verla en un autobús? No hay película que haya visto en un autobús que no desprecie.

El problema es que, una vez vista una película en casa, si no te ha gustado, no hay cine que la arregle. Es decir, no hay dos oportunidades. Ver Cisne negro en casa es, en mi opinión, malgastar munición en una época en que escasea bastante : )

11:31 PM  
Blogger SisterBoy said...

Mmmm interesante discusión en la que no puedo aportar experiencia propia ya que casi nunca veo una película dos veces y desde luego nunca vuelvo a ver algo que no me ha gustado la primera vez, lo intentaré alguna vez por curiosidad

9:52 AM  

Post a Comment

<< Home