Sunday, November 21, 2010

La foto. Some enchanted evening.

Había pensado en comentar algo a propósito de las nuevas normas de la RAE pero creo que en el fondo no vale la pena, por mi parte seguiré diciendo “y griega” y poniendo la tilde en guión y en sólo (siempre que dicha palabra pueda ser sustituida por “solamente”) al igual que sigo diciendo “perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores” en las raras ocasiones que voy a misa.

En su lugar creo que voy a abrir una nueva sección con la que llenar los vacíos del blog los días en los que no hay ninguna película que comentar, ningún finado al que ensalzar o ninguna declaración polémica que defender.

La sección será semejante a aquella que rescato de vez en cuando y que se llamaba “la escena”, pero en esta ocasión se tratará de comentar una foto fija. Y para comenzar nada mejor que traer aquí la que está considera como la primera foto de la historia. Bueno, la segunda foto de la historia ya que la primera primera no es que sea gran cosa.





Esta instantánea se tomó en el año 1826 y por lo que cuentan se consiguió tras 8 horas de exposición en una cámara oscura. Como verán parece más bien la imagen borrosa de las azoteas del barrio nada más despertarse uno con una resaca de muerte.

La primera foto donde pasaba “algo” fue tomada algún tiempo más tarde.




En aquellos años el tiempo de exposición era también demasiado largo como para captar imágenes de personas en movimiento, ese es el motivo por el que, a pesar de que la calle en cuestión estaba atestada de gente el día que se tomó la foto, dicha calle se nos aparece como la de una ciudad de provincias la mañana de Viernes Santo. Pero si nos fijamos bien vemos que el paisaje no está vacío del todo, en el ángulo inferior izquierdo se puede distinguir a dos individuos en una peculiar actitud.




Se trata de un limpiabotas y su cliente, dos personas que se hallaban en una situación que causaba una inmovilidad suficiente como para que se convirtieran en los dos primeros seres humanos fotografiados. Seguro que algún escritor con vocación humanista podría ejercitar una honda reflexión sobre que fuera precisamente un acto tan mundano el primero en quedar registrado por una cámara, pero bueno, yo no soy el jodido Juan José Millás.

7 Comments:

Blogger cucumber said...

Leo "La primera fotografía de la historia la realizó Joseph Nicéphore Niépce, químico, litógrafo y científico aficionado francés en 1826 desde su habitación de trabajo"
Lo que me gusta es pensar en un tio, que despues de muchos intentos se asoma a la ventana de su habitación y se dice "voy a probar" y hace la primera foto de toda la historia, algo que iba a suponer una verdadera innovación y que perduraría en siglos, y el tio desde la ventana de su habitación. Genial!

12:56 AM  
Blogger SisterBoy said...

Bueno, eso fue como cuando yo probaba mi cámara de video y se me coló una psicofonía ¿se acuerdan? :)

8:27 AM  
Blogger Torrance said...

El primer e-mail de la historia decía algo así como "asdf". : D

¿Qué es eso de las nuevas normas de la RAE? ¡Acabo de terminar de revisar por enésima vez un libro de 600 páginas que estoy a punto de mandar a la imprenta!

12:23 PM  
Blogger SisterBoy said...

¿No lo sabías? Se comentó bastante en las noticias hace unos días.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/i/griega/llamara/ye/elpepucul/20101105elpepucul_9/Tes

Confieso que lo de sólo me ha dolido en especial.

El primer email de la historia fue un spam, seguro

12:43 PM  
Anonymous Ra está en la aldea said...

Pues es muy bonita la foto del limpiabotas y su cliente, y ahora tiene ese encanto vintage, que es casi como ver a un sereno apoyado en una esquina o a un farolero.

1:51 AM  
Blogger El Impenitente said...

El pan nuestro de cada día dánosle hoy.

Sólo e y griega por los siglos de los siglos.

Lo raro es que un bufete de abogados norteamericano no demandase en aquel mismo año al fotógrafo por intromisión en la intimidad.

1:51 AM  
Blogger Vargtimen said...

A las normas de la RAE no pienso hacerles caso. Que no esperen hacer cambiar a un tipo que aún piensa en pesetas.

Me ha gustado mucho lo de las dos primeras fotos de la historia, el limpiabotas y su cliente. Nunca las había visto y tienen su encanto.
Y recuerdo lo de la psicofonía aquella, jeje...

2:06 PM  

Post a Comment

<< Home