Tuesday, September 25, 2012

Le vi morir.








Ha muerto Sven Hassel, uno de los pocos escritores de los cuales me he leído todo lo que ha escrito, aunque fue una lectura más bien de infancia y adolescencia. En efecto amigos, cuando otros niños leían a Enid Blyton, a Roal Dahl y a Los Tres Investigadores yo me complacía en devorar una serie de relatos que contenían unas descripciones increíblemente violentas de combates, masacres, atrocidades y relaciones sexuales morbosas que tenían lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

No se puede decir que los padres tuvieran en aquélla época demasiado cuidado con lo que leían sus hijos, de hecho la primera novela de Hassel que llegó a mis manos fue un regalo de cumpleaños de mi padre por haber aprobado cuarto de E.G.B. así que yo debía  tener ocho o nueve años.   A partir de aquel primer libro fueron llegando todos los demás (no en orden cronológico desde luego, las novelas fueron escritas entre 1953 y 1985) hasta que leí el último hará unos veinticinco años aproximadamente.

Sven Hassel era aparentemente un danés que se alistó en el ejército alemán y combatió en todos los frentes de la Segunda Guerra Mundial a excepción del de África del Norte en compañía de una serie de camaradas, todos pertenecientes a un regimiento blindado disciplinario, lo que los convertía en la práctica en una unidad de delincuentes armados. A pesar de su decidida vocación anti belicista y anti nazi lo cierto es que (como suele suceder por otro lado con todas las obras del mismo cariz) el efecto que se conseguía era todo lo contrario y la de Hassel era una literatura muy popular entre los jóvenes ultraderechistas y cuarteleros entre los que estudié en el instituto (era un Instituto Militar) e influyó en alguna medida en la vocación castrense de muchos de ellos.

Al igual que se señala el descubrimiento de que los Reyes Magos son los padres como el del fin de la infancia (aunque a nivel particular ese momento fue la caída en desgracia de José María Arconada) para mí el fin de las fantasías de la adolescencia fue la sospecha de que las aventuras de Hassel y compañía eran como mínimo una exageración a partir de una historia quizás real (la del primer libro “La legión de los condenados”) cuyas anécdotas y personajes fueron estirados y exprimidos hasta extraer un total de catorce relatos. No era posible verificar en aquel momento dicha presunción ya que la literatura exploitation era un género que sufría la ignorancia de la cultura más convencional y era además una afición privada que se practicaba entre lectores sin posibilidad de comunicarse entre sí, pero la constatación de que algunos fragmentos de los libros de Hassel eran un plagio indisimulado de otras obras antibelicistas más insignes (como “Sin novedad en el frente” o “Las aventuras del bravo soldado Schweik”)  y la constatación de que las hazañas bélicas del 27 Regimiento Disciplinario tenían lugar al mismo tiempo en dos escenarios bélicos diferentes ya eran suficientes como para alimentar la, para mí, dolorosa sospecha.

Curiosamente con la llegada del mundo virtual tampoco ha sido posible conocer el grado de veracidad de las historias narradas por Hassel, todo son rumores de complicada confirmación (algunos de ellos ponen en duda siquiera que Hassel haya realmente servido en el Ejercito Alemán), ni siquiera la fuente periodística más fiable del país (representada para bien o para mal por el periódico homónimo), ha sido capaz de establecer alguna certeza sobre el hecho en el obituario dedicado hoy al escritor. Aunque para ser sinceros tampoco es que sea un asunto sobre el que valga la pena investigar, lo que al final nos quedará siempre es un grupo de novelas con vocación de best-seller, pero dotadas de una narración ágil y vibrante, a menudo terroríficamente violenta pero también en ocasiones extraordinariamente divertida, pura literatura de evasión pero que yo sin embargo considero muy por encima de la de otros escritores super ventas del estilo de Ken Follet u otros parecidos. Eso sí, si tienes más de 15 años posiblemente es demasiado tarde para disfrutar de las aventuras de la segunda sección de Willie Beier “El Viejo”.           

11 Comments:

Blogger littlebab said...

Me apunto la recomendación. Madre mía. Además de las series cómo se me acumulan las lecturas...

3:04 PM  
Blogger El Impenitente said...

¿Que los Reyes Magos son los padres? ¡No jodas!

Sí que fue grande la caída en desgracia de Luis Miguel Arconada que hasta le cambiaron el nombre.

Yo nunca fui de Enyd Blyton y sí de Agatha Christie. Mis muertos eran menos salvajes que los tuyos.

Por lo demás, ¿qué más da que las historias de Sven Hassel sean reales o no? ¿En qué cambia?

2:27 AM  
Blogger SisterBoy said...

Ahora me importa una higa pero entonces....me sentí como Dorita cuando cayó el teló y vio que el Mago de Oz era un mequetrefe.

8:09 AM  
Blogger Slim said...

nunca oi hablar de este señor. yo sí que era de enyd blyton. y de los hollister. los tres investigadores. guillermo el travieso. Puck. Katia. Los block. y unos gemelos que no me acuerdo muy bien.
que rabia no haber tenido acceso a estos! suenan la mar de interesantes.

10:41 AM  
Blogger SisterBoy said...

En el rastro de cualquier ciudad estarán todos, es su destino natural :)

11:07 AM  
Blogger 3'14 said...

Uhm... yo como Slim. Aunque de Roald Dahl leí de bastante joven "Relatos de los inesperado" y me encantó. Sin embargo, no se porqué, no indagué más sobre el autor...

3:57 AM  
Blogger SisterBoy said...

Para mí es el hombre que escribió "El super zorro"

4:53 AM  
Blogger Vargtimen said...

Una noticia triste. Yo lo conocía por mi padre, que tiene todas sus novelas como un tesoro porque le recuerdan a su juventud. Las leyó entonces y a lo largo de los años le hemos ido regalando los libros para que juntara la colección

11:59 AM  
Blogger Vargtimen said...

This comment has been removed by a blog administrator.

11:59 AM  
Blogger SisterBoy said...

Pues hay un peli que se hizo de "Los panzers de la muerte", me temo que será el último regalo relacionado con Sven

12:14 PM  
Blogger Vargtimen said...

Jeje, ya la tiene. Yo por mi parte, el único libro que tengo de Sven Hassel(hoff) es Monte Cassino. Va siendo hora de homenajearle leyendo alguno más.

4:46 PM  

Post a Comment

<< Home