Monday, November 12, 2012

Este fin de semana he visto...









He visto “El Futuro”, y es asesinato (el de Miranda July)




El hecho de que Francois Ozon este considerado, con justicia, como uno de los mejores directores franceses de la actualidad no significa que haya que acudir todos sus estrenos. En mi caso el mismo criterio que me llevó a ver  “Amantes Criminales”, “Swiming Pool” o “5x2” es el que me desaconsejó ver “8 mujeres”, “Ricky” o ”Potiche”.  En el caso de “En la casa” parecía haber un consenso general sobre que estábamos ante un filme de Ozon que sí había que ver.  

Germain es un escritor fracasado y un desanimado profesor de literatura de un Liceo francés, mientras repasa con desdén las balbuceantes redacciones de sus alumnos tropieza de repente con una de ellas que capta su atención. En ella Claude (el alumno) describe su fin de semana en casa de uno de sus compañeros de clase usando para ello un lenguaje en el que se mezclan sentimientos contradictorios: por un lado una cierta envidia por el ordenado y tranquilo hogar de clase media de la familia (él procede de un ambiente desgraciado y disfuncional), y por el otro una hiriente ironía por su mediocre condición.

A partir de ahí se produce un juego a múltiples bandas entre Claude, Germain y los demás integrantes de la historia (a los que se añade la mujer de Germain) en el que todos (incluido él mismo) quedan en cierto modo al descubierto en sus debilidades y contradicciones por la incisiva pluma del muchacho, al mismo tiempo se produce igualmente un curioso juego de lenguaje metalingüístico que se acaba convirtiendo en la parte más valiosa del filme.

A nivel argumental en cambio hay que decir que el interés decae a medida que avanza la trama, Ozon tira por varios caminos, algunos parecen ir en la dirección de considerar a Claude una especie de “diablo en el campanario” que con su comportamiento asocial transforma la vida de una familia, un poco al estilo del “Teorema” de Passolini (director que se menciona de forma explícita en la trama), otros van por uno de esos sarcásticos retratos de las miserias de la pequeña burguesía que eran la marca de estilo de Claude Chabrol. Pero Ozon no es Passolini (por desgracia) ni Chabrol (por fortuna) así que opta por no definirse demasiado a este respecto, y tras bordear el drama más descarnado durante buena parte del metraje termina por mostrarse más conciliador y también menos intenso que al principio. En cualquier caso “En la casa” es un filme muy recomendable que no hay que olvidar que está basado en una obra de teatro de un autor español que a lo mejor sería buena idea rescatar para las tablas (suponiendo que llegara a estrenarse en su día).  



           

Seguimos tratando de completar el visionado de la corta carrera de Terence Davies. Hoy ha sido el turno de “La Casa de la Alegría”, esta vez Davies abandona sus obsesiones autobiográficas para adaptar un texto de Edith Wharton desarrollado en la época victoriana-eduardiana. Bueno la acción tiene lugar más bien en los Estados Unidos pero, como la propia Wharton se ha ocupado de explicarnos, la alta sociedad americana de aquellos años era tan jodida como la británica.

Me figuro que la intención de los productores de “La Casa de la Alegría”  era repetir el éxito de “La Edad de la Inocencia” (no recuerdo bien pero creo que fue un éxito ¿o no?) pero los resultados no deben haber sido los esperados porque sinceramente yo me enteré de la existencia de este filme repasando la ficha de Davies en la imdb. Quizás el fracaso de esta producción se deba no sólo a que su desarrollo sea terriblemente lento sino a que es además confuso, personalmente yo tardé casi una hora en averiguar quién era quién y por qué motivos hacían lo que hacían, luego, cuando el drama se transforma en tragedia, la película alcanza la excelencia y termina por convertirse en una de las más dolorosas descripciones de la caída en desgracia de un ser humano que recuerdo.

Destaca por lo extravagante el reparto del filme encabezado por una Gillian “Scully” Anderson  que, a pesar de las críticas elogiosas que recibió en su día, no me acaba de cuadrar en ese papel. Por no hablar del resto del desternillante casting (¡Eric Stolz!
¡¡Anthony LaPaglia!! ¡¡¡Dan Aykroyd!!!).

En resumen una gran película cuyo principal defecto es que tarda más en arrancar que un Lada Vaz 2105 después de estar un año aparcado en Verjoyansk. 



He aguantado 32 minutos contados, incluso para hacer un “nonsense” hay que tener talento, y este por lo visto no se hereda.

9 Comments:

Anonymous Sr. Biltons said...

Pues no recordaba que "Surveillance" fuera tan mala, algo lenta y sobrevalorada sí pero yo la vi hasta el final. Yo no es que sea especialmente intuitivo con los finales pero en esta el giro final lo vi venir, quizás por eso no me entusiasmo.
También es cierto que la vi por el apellido de la directora, y es que su padre es (para mí) uno de los más grandes del cine.

Con lo de Miranda July me he reido mucho, no conocía a esta individua hasta que publicó el post anterior. Ahora tengo curiosidad.

Un saludo

12:26 PM  
Blogger SisterBoy said...

Pues echale una visual a sus dos pelis, el odio necesita ser alimentado, ¡cuantos más seamos mejor!

12:34 PM  
Blogger Vargtimen said...

Muy a favor de "En la casa", que me parece lo mejor que ha hecho Ozon hasta ahora (también he evitado ver cosas como Ricky y Potiche, pero de las anteriores creo que las habré visto casi todas). Un acierto el casting también. El chaval resulta inquietante sin llegar a los extremos del Ezra Miller de Tenemos que hablar de Kevin, que también la vi este fin de semana y me dejó bastante peor cuerpo.

Surveillance la recuerdo entretenida. No era ninguna maravilla, pero se dejaba ver. Vamos, que no era Boxing Helena...

Me está empezando a caer simpática Miranda July :))

2:04 AM  
Blogger SisterBoy said...

La de Kevin no la vi en su día porque los comentarios no me convencían pero supongo que caerá algún día.

Ay de mi :( mi campaña anti Miranda está teniendo resultados adversos

8:32 AM  
Blogger Slim said...

No tenia ni idea de quien era Miranda, pero después de leer esto a mi también me cae mal:
http://www.que-leer.com/1531/miranda-july-%C2%BFpero-de-que-va-esta-chica.html

3:05 AM  
Blogger SisterBoy said...

¡Excelente! la armada anti-July se va engrosando.

3:26 AM  
Blogger El Impenitente said...

Si Miranda July os cae mal a vosotros dos, pues me uno sin leerla ni ver sus películas. Eso que me ahorro.

Me siguen gustando mucho más las malas críticas que las buenas. Iré al infierno seguro.

8:26 AM  
Blogger SisterBoy said...

Ojala fuera tan divertido verlas que escribir sobre ellas :)

12:49 PM  
Anonymous manipulador de alimentos said...

Lo dicen en una escena de 'Dans la maison' a mitad de la película: es una comedia estúpida, todo esto es ridículo. La película de François Ozon es ñoña en su ventana 'voyeurística' (¡ay qué diría el maestro Hitchcock!), un escape apenas maloliente, que ni siquiera satisface al que lo despide. ¡Mejor nos vamos todos a China! Un saludo!!!

12:40 PM  

Post a Comment

<< Home