Sunday, April 20, 2008

Académico en la sesentena desea conocer mujer interesada en Mozart, James Joyce y la sodomía



Comentario con spoilers puesto que no se trata de inducir a nadie para ir o no a ver la película ya que siendo de Isabel Coixet eso es una decisión que casi todos los espectadores han tomado previamente y sin necesidad de consultar con nadie.

Yo he visto dos películas suyas (“Cosas que nunca te dije” y “Mi vida sin mi”) que casi me han gustado y que seguramente me hubieran gustado más de no tener un doblaje tan horrible (algo que por cierto vuelve a suceder aquí, no entiendo por qué las películas de esta mujer tienen siempre ese problema). No fui a ver la anterior a esta porque el tema (tipo achicharrado en plataforma pretolífera sobre mar gris ceniza) no me atraía demasiado.

En cambio “Elegy” supone una variación sobre el cine de Coixet sobre todo porque, que yo sepa, es la primera vez que la película no está basada en una historia de su invención sino en un relato (de titulo original “El animal moribundo”) del prestigioso escritor Philip Roth.

Es la historia de David Kepesh un maduro profesor universitario cuyo mayor entretenimiento es seducir a sus alumnas aunque, para evitar problemas legales y académicos, siempre lo hace una vez finalizado el curso. La elegida en esta ocasión es Consuela, una estudiante de origen cubano. Al principio de la película Kepesh aparece como un diletante únicamente interesado por el sexo que incluso utiliza su erudición y su prestigio como cronista cultural en los medios sólo como un instrumento para encandilar a sus futuras amantes. Las causas de su comportamiento parecen obedecer a una deliberada intención de separarse de la moral dominante (de ahí su mala opinión sobre el matrimonio o esa escena que abre la película y que describe el conflicto entre el puritanismo de los pioneros de Nueva Inglaterra y aquellos que no quieren sujetarse a sus leyes) o más bien, como sostienen sus amigos, una forma de protegerse contra los conflictos emocionales que atormentan a la mayor parte de la humanidad.

Como quiera que sea lo cierto es que Kepesh acaba enamorándose de Consuela lo que parece bastante verosímil y Consuela acaba enamorándose también del viejo profesor lo que ya resulta más difícil de creer sobre todo porque la película no ayuda demasiado a ello. No hay que echarle la culpa a una mala adaptación del original literario ya que el propio libro tampoco parece muy interesado en esta parte de la historia. De hecho los problemas de Elegy se producen precisamente cuando se ocupa de algunos de los personajes que rodean a Kepesh (como los interpretados por Dennis Hopper, Peter Sarsgaard y Patricia Clarkson) y cuya presencia sólo se justifica por que también aparecen en el libro ya que ninguno de ellos contribuye demasiado a profundizar en la personalidad de Kepesh ni aportan demasiado a lo que se cuenta. De ahí quizás viene el hecho de que la peor escena de la película es la de la muerte de George (Dennis Hopper) que resulta tan grotesca que me cuesta trabajo creer que haya sido filmada en serio.

Por el contrario cuando Coixet se desmarca más de la historia y se centra en la intimidad de los dos amantes es cuando consigue hacerlo mejor, algo lógico puesto que es en esta parte de la película en la que la directora se encuentra más a gusto ya que tiene más libertad para recurrir a los trucos visuales (playa solitaria en invierno y tal) y sonoros que tan bien conoce, como el poner de fondo musical la Gnossienne numero tres de Erik Satie, una melodía que haría que incluso una escena de dos saltamontes fornicando resultara hermosa.




Es también en estas escenas (a la que podríamos añadir toda la parte final, esto es, la que empieza con la última visita de Consuela a la torre de marfil del profesor) donde los dos actores protagonistas dan lo mejor de sí. Especialmente en el caso de Ben Kingsley uno de los mejores actores del mundo pero que, a excepción de esos momentos ya señalados, no parece encontrase demasiado a gusto con el personaje (al que en un principio iba a interpretar el, quizás más adecuado Al Pacino) además de que no comprendo ese empeño de Coixet en sacarle tan feo. O yo al menos no recuerdo otras películas suyas donde se noten tanto sus enormes narices y orejas que le dan un aspecto más digno del emperador Ming que de un profesor tarambana.

Resumiendo una película donde lo concreto y lo intimo (es decir lo que no necesita discurso alguno) resulta más valioso y perdurable que lo general y teórico. Algo es algo.

Labels:

14 Comments:

Blogger Vargtimen said...

Hombre, si solo tenías vistas "Cosas que nunca te dije" y "Mi vida sin mí", no me extraña que aún tengas valor para darle una oportunidad a esta insoportable mujer.

A mí "Elegy" me pareció mejor que otras películas suyas porque es en la que menos se la reconoce. De todas formas me resultó cansina, poco creíble, y muy limitadita en todos los aspectos salvo en la interpretación de Kingsley.

9:58 PM  
Anonymous dexter said...

Ehhhhhh, oohhhhh, ahhhhh, no la he visto, pero quería darle un toque Coixet al asunto. Cuando la vea te comento algo, ehhhhh, ohhhh, vale?

11:33 PM  
Blogger SisterBoy said...

Pues ya te digo que no me parece ni de lejos de los mejores trabajos de Kingsley.

Dexter a la espera quedo ¿te creeras que nunca he visto el famoso discurso de agradecimiento en la entrega de los Goya donde nació la fama balbuceante de Coixet?. :(

11:44 PM  
Blogger 3'14 said...

Pese a gustarme las anteriores películas de la Coixet, con esta tengo que decir que me ha supuesto cansino todo el tema de la promoción, si es que la he visto por todas partes!!! Y eso ya era un punto a favor de quedarme en casa. Después está el hecho de que protagonice Penélope Cruz, lo que me supone un extraesfuerzo en ir a verla. Pero vamos, después de afirmar con rotundidad que no pensaba verla, este fin de semana he estado a punto (si es que no tengo criterio ni credibilidad), de no haber sido que la versión en el cine más próxima era doblada al catalán (y por ahí ya no paso!), esperaré a comprarla y verla cómodamente desde mi casa para poder ir haciendo pausas para ir a vomitar al WC. Pero sí, supongo que después de tanta fobia previa que le he tenido a la peli, que menos que verla para poder confirmar o rectificar, que es de sabios, mi primera intuición.

12:50 AM  
Anonymous joanarcaic said...

Patricia Clarkson...........por Dios estoy in love con esta mujer desde "The Agent Station" (tampoco hace tanto)............
aunque con la Coixet no puedo y con esta peli, menos. curioso que un material tan, a priori, a medida de la Coixet, parezca que le va tan grande. en serio, no es una mal directora, pero si que siempre tengo la sensación que sus historias no dan para mas de 40-50 minutos y que a partir de ahí la cosa se repite eternamente. eso y su gusto por "los animales heridos" me hace aburrir su cine (por Dios, algún día podría rodar algoa alegre, no?)......

4:15 AM  
Blogger foscardo said...

Pues a mi Kingley me da mucho morbazo.
Cuando filamara la coixet una peli en su propia casa? O es que no es cool...

Por cierto Cotorreo: tengo un amigo que su mujer la conoce muy bien ya que es quien pone orden en su casa, la coixet. Se ve que la tipa muy diseño y tal pero es mas desordenada que un retrato cubista de picasso.
Un buen dia fue a su casa a trabajar, pensando que no estaba se pudo a trabajar. Al poco oye un rido se gira y se encuentra de bruces con sarah polley que estaba de invitada en su casa. La coixet estaba de parranda. Lo que hubiera yo dao por ver a la Polley tan natural. Ojo no en pelotas pero si de andar por casa. Huy me estare volviendo hetero???

7:36 AM  
Blogger SisterBoy said...

No si ya te digo que me parece buen actor y creo que tiene buena presencia pero en esta peli le han sacado con unas orejotas y una narizota que le favorecen bien poco

7:43 AM  
Blogger Deckard said...

Los anuncios de compresas si que eran alegres. "Cosas..." en su día me gustó pero no he vuelto a verla (en parte porque me da dentera Lili Taylor) y con "Mi vida..." deseaba que se muriera de una puta vez para pasar a otra cosa. Me pareció que la actitud de la protagonista era de un artificioso indignante.

8:41 AM  
Blogger foscardo said...

A mi "Cosas" ni fu ni fa a Miguelillo le gusto mucho. "Mi vida" me gustado mucho más, muy triste y muy poetica.
"La vida secreta" me dejo igual pero menos que "Cosas"

Es que sarah polley es mucha sarah.

11:59 AM  
Anonymous Ra está en la aldea said...

A "Mi vida sin mí" me gustó bastante, pero no tengo palabras para definir cuánto me repelió "La vida secreta de las palabras". Vamos, que creo que deberías verla sólo para poder odiarla. Se la ve a ella, a la Coixet, todo el rato moviendo los hilos y pensando "y aquí os vais a emocionar", "y aquí vais a llorar", y "fíjate qué cosa tan poética y simbólica es poner a un pato en una plataforma petrolífera". La cosa más impostada y artificial que te puede echar a la cara. Salí del cine indignada, ultrajada y violada, algo que pocas veces me pasa por muy grande que sea la mierda que haya visto.
Foscardo, ¿podrías volver a explicar el cotilleo? es que no lo he entendido muy bien y no hay nada que me guste más que una historieta comprometedora.

2:44 AM  
Blogger Slim said...

yo tambien sali del cine de ver LA VIDA SECRETA...bastante decepcionada porque lo cierto es que MI VIDA SIN MI es una de mis peliculas favoritas. por eso ahora con esta me da un poco de miedo ir a verla...sera como la una, sera como la otra, o no sera ninguna de las dos cosas?

que la coixet sea desordenada en casa no me extraña en absoluto. y la sarah polley en chandal...pues tambien me la imagino..jaja

7:55 AM  
Blogger foscardo said...

Pues nada que un día la mujer de mi amigo fue a limpiar la casa de la coiet que es mas desordenada que un cubo rubic sin terminar y mientras limpiaba se topó de bruces con Sarah Polley que se acababa de levantar de domir. No se si sola o con la isabel... Por cierto otro día se encontro con Pedro almodovar y se pasaron un buen rato largo charlando.

9:04 AM  
Blogger 3'14 said...

El sábado fui a verla. Yo preferiría haber ido a ver Lars y una chica de verdad, por tres motivos: Era de lo programado en cartelera lo que me parecía más interesante, la única en VOSE en toda Girona y mis ganas de reirme un rato.

Pero como no iba sola y a mi amiga le apetecía más la propuesta de la Coixet y sabiendo que tarde o temprano yo también la vería (aunque hubiera sido en casa), pues acepté verla en cine, eso sí, doblada al castellano.

Y bueno... ¿Qué decir? No puedo criticar la forma en la que está rodada. Sus imágenes son bellas, buenos planos, etc.. etc... Pero... uff!!! Aun no habiendo leído "El animal moribundo", me quedo con la sensación de que, la novela debe estar infinitamente mejor que la película. Me aburrí soberanamente, a pesar de que los temas que trata son interesantes, ya que son aspectos de las relaciones interpersonales que en una medida u otra a todos nos afectan, y este tipo de historias personalmente me atraen. Pero... Lo siento, las formas, por muy bien que estén ejecutadas me distancian de la esencia, de lo que realmente importa y para mí eso ya supone un punto negativo. La Cruz no acaba de estar del todo mal en su papel (que aproveche cuanto pueda, pues con sus 33 largos años pocos papeles creíbles podrá seguir haciendo de recién licenciada universitaria...) Y bueno, a pesar de colocarla primero en los títulos de crédito que quede claro: el máximo protagonista es Kingsley, ella simplemente es un instrumento (objeto) para mostrar la evolución del personaje central. Incluso la chica de verdad de Lars podría haber hecho el papel.

En cuanto a lo salvable y lo denunciable, totalmente de acuerdo contigo en la escena de la muerte de su amigo. Por Dios! Pero si no podía parar de reirme!!! Esto es buena señal para captar espectadores entre el público que no soporta el dramatismo sensiblero de la directora. Tampoco podía concentrarme en la seria y trágica situación que atravesaban los personajes durante la noche vieja, cuando en plena conversación lacrimógena, el primerísimo plano a Pe evidenciaba su algo más que vello facial, debería plantearse un cambio de nombre y hacerse llamar Penélope Pantoja.
Un poco más en serio, decir que las conversaciones entre el profesor y su hijo me parecen de lo mejor de la película, sobretodo por el problma moral que plantea y la posición de cada uno frente al conflicto (en este caso el que lo tiene es el hijo, y muestra pasados los años que, la actitud supuestamente despreciable por parte del padre años atrás pro el "abandono", en realidad era mucho más honesta)
O bien el último encuentro entre Clarkson y Kingsley. Verdades como puños, por evidente y cliché que pueda parecer, dejan en bandeja en una muy resuelta escena (y que bellísima que es esta mujer, Dios!! Y que duro para las demás (me incluyo) sabernos dueñas de ese destino con el añadido de que ni tenemos la clase, la belleza, el cuerpazo ¿sigo? de ella... me callo que me deprimo.

Me agradan las reflexiones del personaje masculino durante la voz en off. No así las conversaciones poco verosímiles con su amigo. Ni las que mantienen respecto a su relación con Pe, aplicando esta el mismo ritmo, tono que hacen uso otros personajes femeninos de otras pelis de la Coixet (parece ya único registro que la directora supiera utilizar para los discursos de sus personajes femeninos, recuerdo en cosas... a Lili Taylor, a Polley en Mi vida sin mí y ahora a Pe, y parece que todo el universo femenino reflexione por igual. Eso no me gusta.)

La peli no pasará a mayores. Ben Kigsley efectivamnte sale desfavorido físicamente, pero no así en su interpretación. La Coixet cada día me interesa menos como cineasta.

¿Si me ha gustado la peli? Pues no la detesto pero en alguna ocasión eché en falta tener una palangana a mano para arrojar a gusto.

Estoy de acuerdo con tu párrafo final, pero añadiendo que, personalemnte no me ha convencido el cómo lo ha tratado, motivo suficiente para no gustarme la peli, no así el tema.

2:17 AM  
Blogger SisterBoy said...

El libro es un largo monólogo del personaje de Ben Kingsley y ayuda bastante a comprenderlo a él y a sus motivaciones. Coixet no puede usar esa técnica (no es conveniente tampoco abusar de la voz en off) así que tiene que darle más protagonismo al circulo que rodea a Kopesh para tratar de dotarle de más profundidad.

En cambio todo lo referente al perosnaje de Consuela resulta bastante ajustado al libro ya que, como se ha dicho, es un personaje que funciona únicamente como espejo deformante del protagonista.

Lo malo de la escena del fallecimiento del personaje de Dennis Hopper es que podía haberse resuelto de manera digna, e incluso emotivo, reproduciendo las mismas imagenes pero de una forma más habilidadosa. Tengo la sensación de que Coixet no se la tomó en serio, y esto es un elogio hacia ella.

5:26 AM  

Post a Comment

<< Home